Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 09 de Marzo de 2018

1042

2

En la primera vez que La Silla Paisa cubre elecciones en el Eje Cafetero, no solo contaremos quiénes van a representar a la región en el Congreso sino que estaremos atentos a cómo se reconfigura el poder político. En concreto, miraremos estos diez procesos:

 

1

El uribismo medirá su verdadera fuerza

El Eje Cafetero ha demostrado ser uribista, pero no del Centro Democrático.

El No ganó en el plebiscito del 2016 con más del 55 por ciento de la votación en los tres departamentos; Óscar Iván Zuluaga venció en primera y segunda vuelta en 2014, y la lista cerrada a Senado sacó la mayoría de votos en las legislativas pasadas en Risaralda y Quindío, y sacó 67 mil votos en Caldas.

Pero en los tres departamentos el Centro Democrático solo suma un senador y un representante, cuatro diputados y dos concejales de capitales, y en ningún departamento su lista a la Cámara fue la más votada: le ganó Cambio Radical en Quindío, La U de Lizcano en Caldas y el conservatismo de Merheg en Risaralda.

El domingo eso puede cambiar con la lista abierta a Senado que tiene tres candidatos del eje, las listas a la Cámara y la consulta de la derecha, que medirá el arrastre de Uribe con los votos por Iván Duque, y más cuando el caldense Óscar Iván Zuluaga no se está moviendo por ese candidato.

 
2

Los caldenses probarán si realmente votan caldense

Aunque hoy hay tres senadores de Caldas que llegaron con votos caldenses, para esta contienda hay falta de oferta para mantener esas curules.

Mauricio Lizcano llegó con 35 mil votos caldenses y 59 mil de todos lados; el conservador Luis Emilio Sierra con 25 mil votos en el departamento y 30 mil fuera; y la lista cerrada de Uribe alcanzó a poner el zuluaguista Carlos Felipe Mejía.

Pero ahora Lizcano y Sierra no se lanzan, y no hay candidatos fuertes caldenses en sus listas que los reemplacen. Lizcano apoya al Senado al antioqueño Juan Felipe Lemos; y Sierra ahora es el gerente de Vargas en el departamento y solo tiene un candidato a Cámara que herede su fuerza en su partido: el exdiputado Félix Chica.

Por su parte, a Mejía puede golpearlo la lista abierta de Uribe, según le dijeron a La Silla por aparte dos expertos de la región, ya que su padrino político, Óscar Iván Zuluaga, no es candidato presidencial ni ha estado activo en esta contienda.

El otro caldense que quiere reelegirse y tiene alta probabilidad de repetir es el polista Jorge Robledo, pero él no ha llegado al Senado como representante del departamento. De hecho, de los 191 mil votos que sacó en 2014, solo 8 mil fueron del departamento.

La esperanza de mantener la representación del departamento está en Hernán Penagos, de la U y quien con 29 mil votos a Cámara hace cuatro años en fórmula con Lizcano; y el liberal Mario Castaño, dueño de la maquinaria roja. Cada uno necesitaría unos 45 mil votos para llegar a Senado.

 
3

Mario Castaño probará la fuerza de su maquinaria

La curul del liberalismo caldense en el Senado está prácticamente fija.

Castaño, su líder, salta al Senado con la fuerza de sus éxitos recientes: en 2014 pasó de ser un funcionario de la Licorera de Caldas a sacar 26 mil votos a Cámara, y en 2015 puso seis alcaldías, incluyendo la de Manizales.

A eso le suma las dos fórmulas a Cámara con las que se ha recorrido el departamento. Su amigo, el dos veces diputado (que estuvo condenado en primera instancia por concierto para delinquir con paramilitares, pero que absolvió el Tribunal Superior de Bogotá) Carlos Hernán Serna; y la cabeza de lista, José Luis Correa, hijo de empresarios hoteleros y de transporte en la región. Ambos pintan fuertes, según nuestras fuentes.

Uno de ellos podría heredar su curul y el otro pelearse una segunda con La U, los uribistas y Cambio Radical.

 
4

Penagos y Lizcano papá medirán la supervivencia de La U

El Partido de La U, que en 2014 tuvo la segunda lista más votada a la Cámara después del conservatismo y sacó 45 mil de los 230 mil votos a Senado, ahora se juega su supervivencia con dos fuerzas.

La primera es la de Hernán Penagos, que llegó a la Cámara con 28 mil votos en 2014, sube a Senado y tiene como fórmula al exconcejal de Manizales y dos veces diputado, Islén Pineda, que sacó 12 mil votos en 2015.

A su favor juega también que el grupo de Lizcano pinta débil.

Eso porque esta semana el Consejo de Estado destituyó por inasistencia a las sesiones a su ficha en la Cámara, Luz Adriana Moreno; y porque el candidato a Senado de Lizcano es de afuera.

Pero eso no quiere decir que ese grupo esté muerto: la estructura del Senador apoya la aspiración a la Cámara de su papá, el ex congresista conservador Óscar Tulio Lizcano.

 
5

¿El yepismo cuenta sus días?

El exsenador Omar Yepes fue dueño de la tajada azul de la alianza que controló la burocracia y la representación caldense por más de 30 años. Pero ahora su hermano Arturo, que creció en política de la mano de su hermano, desde el Concejo de Manizales hasta el Congreso, no parece tener su apoyo aunque su hermano ha dicho que lo respalda. Eso se debe a que se distanciaron para las presidenciales del 2014 porque el primero empezó a acercarse al uribismo y el otro decidió irse por Santos, y en Manizales las únicas vallas en que aparece Omar Yepes son las de David Barguil.

Por eso, en estas elecciones Arturo se medirá solo, por lo cual está en juego el futuro de una familia que lleva más de 40 años con congresista.

Y si Félix Chica, el otro conservador que pinta fuerte porque es del otro grupo grande conservador de Caldas (del senador Luis Emilio Sierra, que no busca la reelección) y es el candidato del Arzobispo de Manizales, se quema, el conservatismo caldense dejaría de tener representación en el Congreso por primera vez desde antes del Frente Nacional.

 
6

Vargas Lleras se juega su debut en la Cámara caldense

Con los refuerzo del conservatismo sierrista y del grupo de Lizcano, la maquinaria vargasllerista arrancó con toda en Caldas.

Esa aceitada maquinaria se la juega por el consentido de Vargas en Caldas, el exalcalde de La Dorada -el municipio más grande de Caldas después de Manizales- Erwin Arias, a la Cámara, en fórmula con Rodrigo Lara, busca que Cambio Radical tenga su primer congresista caldense.

Además, el vargasllerismo tiene en su lista a la destronada jefe liberal Adriana Franco, heredera del difunto senador Victor Renán Barco y quien abandonó su partido después de quemarse en 2014 frente a Mario Castaño; al exgobernador de la alianza barcoyepista Mario Aristizábal; y a la exalcaldesa de Salamina, Olga Constanza Duque.

Con todos ellos es probable que la lista de Vargas alcance el umbral y ponga por primera vez un representante de Caldas.

 
7

El gavirismo probará su verdadera fuerza en Risaralda

 

El expresidente César Gaviria tiene un nicho en Risaralda, su casa, que para estas elecciones el apuesta a que su asesor y amigo de hace años, Carlos Humberto Isaza, llegue al Senado.

Isaza, tiene a todos los rojos alineados detrás, y especialmente el empujón del exgobernador y cuatro veces representante Diego Patiño, y al del grupo del alcalde de Pereira, Juan Pablo Gallo, también cercano a Gaviria, que tiene como candidato a la Cámara al exconcejal Juan Carlos Reinales.

Con ellos, los liberales pueden subri de uno a dos representantes, y llegar al Senado.

Con ello podrían igualar en poder en el Congreso al conservatismo del otro candidato risaraldense a Senado viable: el senador Samy Merheg, que tiene dos representantes, la Gobernación de Risaralda y fuerza en el Pacífico nariñense. Y, si eso ocurre, quedarían refrendadas como las dos fuerzas dominantes en el departamento.

 
8

El sotismo se juega la vida

El exsenador de La U Carlos Enrique Soto, que perdió la investidura el año pasado por tráfico de influencias, viene diezmado desde las elecciones de 2014 y muy malherido al haber perdido en 2015 la alcaldía de Pereira con el gavirista Juan Pablo Gallo. Solo le queda la alcaldía de La Celia, que apenas puso 568 votos al Senado en 2014.

Como muestra de que está golpeado no busca volver al Senado ni tiene ficha para mantener esa curul. Pero mantiene esperanzas de poder pues estrenó en la política a su hija, Andrea Soto, para que continuara con su legado en la Cámara.

Ella ha estado haciendo campaña con la bandera de ser nueva, mujer e independiente, hasta el punto de que en su publicidad suprime su apellido, pero su papá la muestra a ella como su ficha, en fórmula con el antioqueño Juan Felipe Lemos.

 
9

‘Toto’ probará su fuerza en el Quindío con la aporreada Sandra Paola

El domingo se verá qué tan fuerte le pegó a la exgobernadora Sandra Paola Hurtado su lío con la Procuraduría por contratación sin requisitos legales. Ella, como el representante más votado del Quindío, Atilano Giraldo, son las apuestas del vargasllerismo, encarnado en la casa de César Augusto Pareja, mejor conocido como ‘Toto’, pareja de Hurtado y sobrino de Giraldo, para mantener sus dos curules.

La puja viene con el liberalismo, que le apuesta a ganar poder con la fuerza de la cacica Luz Piedad Valencia, que pide votos para Senado con la premisa de que “quindiano vota quindiano”; el representante Luciano Grisales, que tiene a los contratistas de la alcaldía de Armenia haciéndole campaña; y el empresario del chance que se estrena en política, Anuar Oyola, luchando por otro curul en la Cámara.

Aunque esas dos fuerzas parecerían tener aseguradas sus curules en la Cámara con sus repitentes (Giraldo y Grisales fueron los más votados en 2014 con 23 mil votos cada uno), según un periodista consultado por La Silla, entra en la pelea el uribista Diego Javier Osorio, que tiene la bendición del gobernador Carlos Eduardo Osorio, tres diputados que suman 15 mil votos y al directorio departamental de su lado.

 
10

¿Pasará el Quindío de cero senadores a dos?

Hace cuatro años los votos quindianos se fueron para el senador bogotano Germán Varón, que tuvo el respaldo de la maquinaria de Sandra Paola Hurtado y su novio ‘Toto’ en Cambio Radical.

Esta vez el repitente Atilano Giraldo, tío de ‘Toto’, está con el candidato vallecaucano al Senado, Carlos Abraham Jiménez, y Hurtado se va con Rodrigo Lara, con lo que la fuerzas de Cambio Radical sigue apostándole a foráneos.

En cambio, los votos liberales parecen concentrarse en la exalcaldesa de Armenia, Luz Piedad Valencia, que apoyó al actual Alcalde y al Gobernador en 2015. Si logra que los quindianos voten por ella y no por el antioqueño Julián Bedoya, y sumar en otros departamentos donde ha hecho campaña, como el Valle y Chocó, podrá ser la primera senadora quindiana desde Amparo Arbeláez, destituida en 2012 por irregularidades en contratación cuando fue gobernadora.

Además, el Mira busca dar una sorpresa. Ese partido, que sacó 13 mil votos en Quindío para Senado en 2014, tiene a la quindiana Aydeé Lizarazo concentrando su campaña en los tres departamentos del Eje (donde la iglesia de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional , de la que nació el Mira, tiene presencia en todos los municipios) y con la expectativa de sumar al menos 60 mil votos, según le dijo a La Silla.

Hace cuatro años el Mira sacó a Senado 12 mil votos en Caldas, 17 mil en Risaralda y 15 mil en Quindío, un total de 44 mil votos. Y en el 2015 sacó para Asamblea 17 mil votos en Caldas, 27 mil en Risaralda y 16 mil en Quindío, que suman los 60 mil votos que busca Lizarazo y le alcanzaron para tener un diputado en los dos últimos.

 

Comentarios (2)

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia