Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 25 de Febrero de 2019

4012

1

A cuatro meses de que comiencen las inscripciones oficiales de los candidatos para las elecciones regionales, la mayoría de precandidatos en la región paisa, bastión uribista, repiten un patrón: una imagen fresca, cargada de uribismo 2.0, como la del presidente Iván Duque, en sintonía al discurso anticorrupción que tanto ha pegado el último año y muy cercana al sector empresarial. Aunque este perfil no es el único. 

Luego de investigar quiénes son los 21 precandidatos a las gobernaciones y alcaldías de las capitales en Antioquia y el Eje Cafetero, encontramos tres tipos: los jóvenes parecidos a Iván Duque; los empresarios novatos en política; y los tradicionales que quieren renovar su discurso.

1

Los políticos jóvenes al estilo Duque

Siete de los 21 precandidatos se parecen al uribismo 2.0 que inauguró Iván Duque cuando se posesionó, al decir que llegaba a la Presidencia “una nueva generación, motivada por el servicio y no por el ejercicio vanidoso del poder”. 

Eso porque son jóvenes, más tecnócratas que políticos, y con un discurso que habla más de legalidad, emprendimiento y desarrollo social, que de “mano dura” y seguridad.

De hecho, lo que más repiten los dirigentes y militantes uribistas que consultamos en Antioquia y el Eje Cafetero, es que el senador Álvaro Uribe está buscando “nuevos liderazgos” para las elecciones de octubre. 

“Queremos dirigentes jóvenes porque son más dinámicos, más transparentes, sin vicios ni compromisos políticos”, nos dijo Claudia Bustamante, la twittera y excandidata al Senado del Centro Democrático.   

Esa directriz se empieza a notar, más que todo, en la baraja de aspirantes a la Alcaldía de Medellín. Tres de los seis precandidatos, que empezaron a promover su precandidatura el año pasado y son los más visibles, no superan o están cerca a los 40 años. 

Ellos son la diputada Ana Cristina Moreno, el exsenador Alfredo Ramos y el concejal Jaime Mejía.

Aunque son caras jóvenes, los tres pertenecen a equipos políticos tradicionales como el de Luis Alfredo Ramos (los primeros dos) y Fabio Valencia Cossio (el tercero); pero sus formas de hacer campaña son más del estilo de centro, como contamos.

Además, la seguridad, un tema álgido en Medellín y bandera del Centro Democrático, no tiene tanto protagonismo en el discurso, sino que se enfocan más en hablar de desarrollo económico, sostenibilidad, emprendimiento e innovación. 

Incluso cuando lo mencionan, lo hacen con un lenguaje más moderado, como la diputada Moreno, quien cerró su intervención en la presentación oficial de precandidatos diciendo: "haremos una Alcaldía con mano firme y corazón de mamá".

En el Eje Cafetero los precandidatos casi ni mencionan la palabra; en cambio, casi todos hablan del desarrollo del campo al estilo Duque, con inversión y generación de empresa. 

Sus perfiles académicos también encajan en el uribismo 2.0: todos son profesionales, y 14 de los 21 tienen especializaciones y maestrías. 

Otro factor común es la ausencia de caciques políticos detrás de ellos; la mayoría no menciona quién los respalda, dicen que la campaña es “de la gente” y que quieren ser candidatos de “opinión y no de maquinaria”. 

“Creo que Duque ganó, entre otras cosas, porque los votantes desde hace rato queremos renovación. Estamos cansados de los linajes políticos de toda la vida”, nos dijo una fuente ramista de Antioquia.

 
2

Los empresarios novatos

Cinco de los 21 precandidatos vienen del sector privado, sin experiencia en política en lo público; y ese factor pareciera ser más un plus que un contra por el respaldo que les han dado dentro del partido.

Eso se nota más que todo en el uribismo del Eje Cafetero. 

Tres de los cuatro precandidatos a la Alcaldía de Pereira son empresarios de la construcción que aterrizaron en la política en las pasadas elecciones legislativas, en las que apoyaron al senador Alejandro Corrales y al representante Gabriel Jaime Vallejo, que también venían del sector privado cuando se lanzaron al Congreso el año pasado.

De hecho, el senador Corrales animó a Adriana López, Dionisio Arango y Fernando Restrepo a participar.

“Con nuestra campaña se dieron cuenta que se puede hacer política de una forma diferente, sin necesidad de tener trayectoria en este mundo de la política”, nos dijo Corrales. 

El cuarto aspirante y único concejal del Centro Democrático en Pereira, César Gómez, también es joven en la política; llegó en 2013 por la senadora María del Rosario Guerra, tras trabajar en su empresa de plantas de tratamiento de aguas y como asesor en el tema ambiental. 

En Caldas se ha movido fuerte la aspiración de Camilo Gaviria, hijo de la jefe política del uribismo en el departamento, Adriana Gutiérrez. Gaviria gerenciaba una empresa familiar de agro y se estrenó en la política haciéndole campaña a Duque el año pasado, como contamos.

Según un concejal uribista y tres dirigentes políticos liberales de Caldas, por su mamá y el perfil empresarial, tiene todas las de ganar el aval del partido. 

Incluso en el Quindío, donde hasta ahora solo suena a la Gobernación el nombre del excandidato a la Cámara, Fabio Olmedo Palacio, dos miembros del directorio departamental del partido nos dijeron no tienen precandidaturas fuertes; y uno de ellos nos confesó que quieren un empresario sin pasado político.

 
3

Los políticos tradicionales

A pesar de esos rasgos, entre los 21 hay 9 políticos tradicionales, que llevan en eso más de 15 años, han militado en varios partidos o han tenido varios cargos públicos en administraciones locales y departamentales.

Uno de ellos es el aspirantes a la Gobernación de Caldas, Jorge Luis Ramírez, quien aspiró a la Cámara el año pasado por el Centro Democrático y antes fue diputado conservador entre 2008 y 2015 del Partido Conservador. Es de la cuerda del exsenador Luis Emilio Sierra, y tiene votos en el norte de Caldas. 

Llegó al uribismo cuando Óscar Iván Zuluaga lo invitó a acompañarlo en su aspiración presidencial de 2014, y el año pasado apoyó la campaña del senador zuluaguista Carlos Felipe Mejía, quien, según Ramírez, lo animó a participar por el aval para ser Gobernador. 

A pesar de eso, según un corporado uribista, entre las bases lo ven como un “recién llegado”. Dice que no es fácil entregarle las banderas del partido “a alguien que ha militado ya con otros movimientos”. 

La semana pasada también se sumó a la baraja caldense otro político tradicional: el exsenador Luis Guillermo Giraldo, quien lleva más de 50 años en la política y es reconocido por haber sido el presidente del comité promotor que buscó la segunda reelección de Uribe. 

En su larga carrera política protagonizó escándalos como “el gran robo a Caldas” y la investigación de la Fiscalía por los delitos de fraude procesal y falsedad en documento público en la campaña de la tercera reelección fallida de Uribe, de la cual fue absuelto en 2016. 

En Risaralda hay precandidatos que hicieron parte del equipo político del exsenador Carlos Enrique Soto, de La U y destituido por malversación de fondos públicos.

Uno de ellos es el exgerente de Infipereira, Javier Monsalve, quien llegó al Centro Democrático el año pasado, ayudó a gerenciar la campaña del senador Corrales y coordinó la logística del día de las elecciones al Congreso en el departamento.

Monsalve ocupó cargos locales con administraciones de La U entre el 2008 y el 2015; y en 2016 fue director de infraestructura en el Ministerio de Transporte, cuando era ministro Jorge Eduardo Rojas, exalcalde de Manizales de ese mismo partido.

El precandidato le dijo a La Silla que trabajar en las campañas de los congresistas Corrales y Vallejo, “me animaron a hacer política de una manera diferente” y que se alejó de La U porque ese partido “venía tomando decisiones que no marcaban un futuro con opciones claras”.

Otro caso es el de Iván Naranjo, precandidato a la Gobernación de Risaralda.

Se lanzó a la Cámara el año pasado por el Centro Democrático, con el apoyo del diputado uribista Durguez Espinosa, pero arrancó en política como conservador (por ese partido fue concejal en 2004 y aspiró al Senado en 2009) y luego militó en Cambio Radical.

En el Quindío, por su parte, se inscribió Antonio Restrepo, exrepresentante a la Cámara por Cambio Radical, para la Alcaldía de Armenia. Restrepo era del grupo de la exgobernadora inhabilitada e investigada Sandra Paola Hurtado, hasta julio del año pasado que renunció al partido para irse por firmas, pero finalmente aterrizó en el Centro Democrático. 

La aspiración de estos precandidatos podría no despegar tanto porque no sintonizan con esa nueva imagen que quiere mostrar el Centro Democrático de relevo generacional y políticos diferentes.

Aquí puede conocer los 21 perfiles que armamos. 

 

Comentarios (1)

forum

25 de Febrero

0 Seguidores

todos los candidatos a la alcaldia de Mde son de Juan Carlos Vélez? pues que ...+ ver más

todos los candidatos a la alcaldia de Mde son de Juan Carlos Vélez? pues que apoyen a Juan Carlos Vélez, no?

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia