Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 05 de Febrero de 2019

7932

0

El domingo por la noche el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, salió por Teleantioquia a contar que la alcaldesa encargada de El Bagre, María Yolima Madrigal, firmó un pagaré por 300 millones de pesos al cuestionado partido Opción Ciudadana para que la ternara a ese cargo.

Esa denuncia, en la que el Gobernador pidió a Procuraduría, Fiscalía y Consejo Nacional Electoral que investiguen el caso, surge cuando la alcaldesa Madrigal denunció ante la Fiscalía los intentos del cuestionado excongresista sucreño Yahir Acuña, líder de Opción Ciudadana, por cooptar el poder de la administración local, similares a otros en el vecino Nechí, en un desembarco de este en el Bajo Cauca que contamos en detalle en esta historia.

El caso

La letra de cambio que firmó la alcaldesa encargada tiene fecha 20 de diciembre, un día antes de que el Gobernador eligiera de la terna un reemplazo para Ángel Mesa, el mandatario capturado por la Fiscalía en diciembre pasado.

El pagaré tiene como beneficiario a Daimer Palomino Chávez, quien vive en Nechí.

Palomino es líder de la campaña a la Alcaldía de ese municipio de Francisco Arrieta, expersonero de El Bagre y de Nechí y quien fue candidato por La U en 2015 con el respaldo de Musa Besaile, según un concejal del municipio que asegura que detrás de ese él está la gente de Acuña.

Justamente Acuña estaba detrás de la terna, según la alcaldesa.

Uno de sus asesores le contó a La Silla que emisarios del excongresista le hicieron firmar el pagaré en blanco como requisito para ternarla, junto con Briller Yual Ochoa y Generoso Segundo Barragán.

Según la alcaldesa, Ochoa fue quien la invitó a hacer parte de la terna como un favor a él y a Opción Ciudadana, pues necesitaban una mujer para que el Gobernador no devolviera la terna. Eso a pesar de que ella es una pastora de origen liberal, no militante del viejo PIN.

Ella dice que Ochoa, militante de Opción Ciudadana y exfuncionario del hospital municipal nombrado por el mandatario capturado, es su amigo personal y por eso aceptó ingresar a la terna para hacerle el favor.

Además, que firmó el papel sin saber que se estaba comprometiendo a pagar 300 millones de pesos a Palomino si llegaba a salir elegida de la terna. Pagarés iguales habrían firmado Ochoa y Barragán, según la alcaldesa.

Ochoa fue el primer secretario que nombró Madrigal como alcaldesa encargada, y en el cargo clave de secretario de Gobierno.

Sin embargo, tras apenas dos semanas, la segunda semana de enero, lo despidió por no cumplir con los requisitos pues solo era bachiller. Allí arrancó la pelea entre Madrigal y los asesores en la sombra de Acuña por no nombrar sus cuotas, como contamos.

A los cuatro días el partido radicó en la Gobernación una carta de renuncia de la alcaldesa y otra con una nueva terna, como registraron un medio del Bajo Cauca y el diario El Tiempo, pero Madrigal le aseguró a La Silla que le falsificaron la firma.

De hecho, por eso presentó una denuncia penal y dijo que venía tras presión de Acuña -quien, afirma, se reunió con ella personalmente en Sincelejo el 21 de diciembre- para tener burocracia e influencia en sus decisiones.

Por eso es tan llamativo que el pagaré recuerde un mito casi imposible de probar, pero con una sustancia que reveló La Silla, sobre la forma en la que ha hecho política Yahir.

La "letrapolítica"

Además de repartir plata y whiskey en campaña, en Sucre se repite que Acuña hace firmar pagarés a los políticos a los que les pone plata para amarrarlos. Así, si se echan para atrás, les cobra millones de pesos, o al menos hace público el documento.

La Silla reveló que eso pasó en plena campaña para las elecciones locales de 2015, con el entonces senador liberal Mario Fernández Alcocer, que había sido aliado de Acuña.

Pocos días antes de las votaciones apareció una letra de cambio sin fecha, firmada por Fernández, en que reconocía a Acuña una deuda por 200 millones de pesos, supuestamente de un préstamo para su campaña a Congreso de 2014.

La diferencia es que en El Bagre el pagaré no beneficia a Acuña sino a un líder político local, y no lo firma un aliado que necesitaba plata para hacer campaña sino los tres candidatos de una terna, que no tenían que hacer campaña.

Por eso, el pagaré se suma a las pistas que apuntan a los intentos de Acuña por meter sus tentáculos en Antioquia y puede revivir el mito de la "letrapolítica", a pocos meses de unas elecciones locales en la que se juega buena parte del poder de Yahir.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia