Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 11 de Diciembre de 2018

7445

2

Si algo tienen en común los precandidatos a la Alcadía de Medellín, los de todos los colores y partidos, es que el centro les marca la pauta. Los uribistas no se abrazan con sus padrinos, otros se separaron de sus partidos y van por firmas, y los de izquierda más radical ni suenan ni truenan.

Esa estrategia la respalda una encuesta del Centro Nacional de Consultoría, que circula por estos días y arrojó que la gente preferiría votar la consulta para escoger un candidato independiente (con el 43 por ciento), que votar por la ficha del Centro Democrático.

Así arranca la movida por la Alcaldía.

Los uribistas no solo apelan a Uribe

Un hashtag en redes sociales, recorridos por las comunas y encuentros con grupos ciudadanos, son el factor común de la campaña que ya están haciendo los tres precandidatos uribistas que más suenan.

El primero, el exsenador Alfredo Ramos, tiene a favor ser el hijo del exgobernador Luis Alfredo Ramos, quien es un referente del partido en Antioquia, donde muchos lo ven como víctima del sistema de justicia. Además, fue senador y compañero de bancada del presidente Duque.

Ramos, quien representa un lado radical del uribismo, viene usando un juego de palabras con #InspiRamos en redes sociales, y con reuniones con líderes barriales. Por ejemplo, la semana pasada tuvo un encuentro con un grupo de 80 ejecutivos junior de diferentes sectores y luego con jóvenes universitarios, según una fuente cercana que está le haciendo campaña.  

La segunda es la diputada Ana Cristina Moreno. También viene abriéndose espacio con una estrategia de la calle: ha hecho recorridos en Manrique y San Javier y planea hacer 26 en total antes de marzo, la fecha tentativa del partido para escoger el candidato oficial.

Según un militante uribista cercano a Moreno, la precandidata ya ha conversado con la senadora Paola Holguín para buscar el apoyo de su grupo, y con el alcalde Federico Gutiérrez -amigo personal de Holguín-, a quien apoya por redes sociales.

Por último, el concejal conservador Jaime Mejía recibió un empujón las últimas semanas con su nombramiento como presidente del Concejo, más un video de Uribe y una carta del Presidente felicitándolo por eso.

Mejía se está moviendo como los otros y ya ha realizado 30 talleres por sectores de comunas.

“Queremos llegar a los 245 barrios que tiene Medellín, queremos escuchar a los ciudadanos más que hablarles”, nos explicó, haciendo énfasis en esa estrategia y en la ayudita que le mandó Uribe con el apoyo del grupo de Fabio Valencia Cossio, quien lo respalda.

Según un dirigente uribista purasangre que nos habló off the record, todavía no hay un candidato que se destaque porque “creen que caminar la ciudad dos horitas al día, abrazar y dar picos les va a dar el mismo resultado que a Sergio Fajardo (...) pero no todos son Fajardos".

Eso porque los precandidatos uribistas, que por lo regular representan la derecha en sus discursos y sus posiciones en campaña, hablan de construir un plan de ciudad escuchando a todos los sectores.

Por otra parte, y ya fuera del ruedo de Centro Democrático, Juan Carlos Vélez está reuniéndose con bases uribistas y conservadoras en los barrios, mientras define por dónde se va a lanzar; y Santiago Gómez, la ficha de Federico Gutiérrez, todavía no empieza a hacer campaña, por lo menos públicamente.

Los ‘independientes’ reencauchan el estilo de su exlíder

“Recorridos”, “inmersión” y “escuchar a los ciudadanos”, son las palabras que también repiten con frecuencia César Hernández, Juan David Valderrama y Luis Bernardo Vélez, que quieren buscar firmas.

Además de su forma de hacer campaña, los tres precandidatos tienen en común su pasado con Compromiso Ciudadano y cargos en la Alcaldía de Federico Gutiérrez (quien también viene del fajardismo) como contamos.

Vélez arrancó en la política con Compromiso Ciudadano en el 2000 y fue el primer concejal del movimiento; pero se alejó de esa sombrilla desde el 2015 para ser secretario de Inclusión Social de Gutiérrez.

Es uno de los que más le madrugó a la campaña, pues ya registró un equipo promotor llamado ‘Somos Medellín’ y comenzó oficialmente el 21 de noviembre, con un evento en la calle 70 y la participación de artistas callejeros, a recoger las 50 mil firmas que necesita.

Al estilo Fajardo está recorriendo la calle y diciendo que quiere lograr el apoyo de muchos sectores, “desde la derecha hasta la izquierda, sin excluir a nadie y sin polarizar”.

César Hernández, que renunció a la gerencia de Metroplús en julio, tiene como antecedente una carrera de cargos públicos al lado de Fajardo, como manejar la Empresa de Desarrollo Urbano cuando este fue Alcalde, y dirigir el Depard cuando fue Gobernador.

También dice que quiere recoger lo bueno de todas las alcaldías anteriores y hacer programas para cada una de las comunas, por lo que está haciendo “inmersiones barriales” en las que se queda a dormir durante un semana en los barrios, trabajando con la gente.

En eso va a estar hasta marzo, para comenzar a recoger firmas por el movimiento que llamó ‘Medellín evoluciona’.

El otro que va por firmas es el primo de Fajardo, Juan David Valderrama, quien salió de la dirección del Inder en enero, peleado con el alcalde Gutiérrez tras haber gerenciado su campaña.

Según él, desde que se fue de la Alcaldía comenzó a preparar su candidatura haciendo equipos de trabajo que salen de los mismos barrios y las universidades, y voluntarios que se acercan a él por redes sociales.

Como el resto, ha hecho recorridos en comunas como San Javier y Castilla para construir el plan de gobierno; y va a arrancar a recoger las firmas desde enero. Quiere lanzar, además, una lista de 14 personas al Concejo con el nombre ‘Todos juntos’.

A pesar de su cercanía con el fajardismo, los tres se mantienen en que se quieren lanzar a la Alcaldía desligados de cualquier partido o movimiento político, y en que eventualmente participarían de una consulta de candidatos alternativos, luego de obtener el aval por firmas.

Los de la Coalición suenan pero no truenan

Compromiso Ciudadano, Alianza Verde y el Polo Democrático, que se unieron este año para las presidenciales y representan el centro que otros sectores están buscando, todavía no despegan en forma para las locales.

Por el lado de la Alianza Verde tienen a tres precandidatos del ala de Compromiso Ciudadano, el concejal Jaime Cuartas, el exsecretario de Cultura de Alonso Salazar, Luis Miguel Úsuga, y la exgerente de la empresa de Vivienda de Antioquia de Fajardo, Beatriz Rave.

Cuartas es cercano a la cuota fajardista en el Senado, Iván Marulanda, y está rindiendo cuentas de su gestión en las calles; Úsuga está conformando su equipo de campaña y visitando líderes barriales; y Rave hace unos meses manifestó que se quiere lanzar pero no se encuentra todavía en la ciudad para hacer campaña.

Aunque Cuartas es el que más camino lleva abonado, reconoce que no es el favorito dentro del Verde porque aprobó la venta de activos de EPM, cosa que le molestó al único representante a la Cámara  en Antioquia, León Fredy Muñoz.

Éste, que viene de la izquierda, le está abriendo trocha en el Partido al exliberal y exviceministro de TIC Daniel Quintero, quien también se opuso a esa propuesta de la Alcaldía de Medellín.

Quintero ha dicho que no sabe si va a aspirar, pero el representante Muñoz le confirmó a La Silla Paisa que ayer le pidió oficialmente al Verde el aval.

Aunque apenas se hace público, Quintero es quizás uno de los que lleva más tiempo haciendo campaña.

Desde la Consulta Anticorrupción en la que salió a la calle a entregar volantes con su cara y su nombre impreso al respaldo, hasta las gafas gigantes que llevó a la Alpujarra y el pedazo de queso que le entregó al gerente de EPM en el Concejo, tomando como bandera la crisis de Hidroituango para hacer campaña.

La otra pata de la coalición, el Polo Democrático, ya oficializó sus cinco precandidatos en un evento. Los que más suenan son la única concejal del partido en Medellín, Luz María Múnera, y el excandidato al Senado y exrepresentante Víctor Correa.

Múnera ya empezó a reunirse con sindicatos y organizaciones sociales y a construir su plan de gobierno con “propuestas más atrevidas” de ciudad que empezará a difundir por medio de videos cortos en redes sociales.

Mientras que el ex congresista se ha concentrado en buscar que “la mayor cantidad de tendencias dentro del partido se sumen a esta candidatura”, según la dijo a La Silla. También armó su equipo de trabajo y ha asistido a foros y charlas de ciudad.

En el Polo el centro también está marcando la parada.

La Concejal acepta que dentro de la coordinación municipal del partido no cuenta con tanto apoyo como Correa, pues ha diferencia de ella, él sí le hizo campaña a Fajardo en la primera vuelta y en la coordinación hay más representación del Moir, que Correa ha logrado sumarse.  

Además Múnera es la cara más alejada del centro. Estuvo con Petro en la segunda vuelta, y le ha hecho permanente oposición al Alcalde Gutiérrez principalmente con la crisis de Hidroituango, su estrategia de seguridad y en temas de inversión social.

Los otros tres candidatos, Héctor Hoyos, excandidato a la Alcaldía en 2015, y Javier Navarro y Carlos Ignacio Ospina, militantes del Polo, no han arrancado en forma sus campañas más allá de poner su nombre sobre la mesa.

Fuentes de los dos partidos y del movimiento de Fajardo no descartan la consulta interpartidista para un candidato único el otro año; y aunque todavía no se están cocinadas esas alianzas, es probable que hasta en el centro se busque el candidato más de centro.   

Y los tradicionales ni se sienten

Los tradicionales quieren hacer coalición para sacar un único candidato por consulta interpartidista, pero como están a la espera de la autorización de los partidos todavía no arrancan en forma.

La idea inicial era que el candidato saliera de un grupo de concejales de Medellín. Ellos son los liberales Aura Marleny Arcila, del grupo de la Universidad de Medellín, y Fabio Humberto Rivera, el concejal más votado de Medellín y cercano a Eugenio Prieto; los dos ya hablaron con César Gaviria para manifestarle su intención. Los otros son el conservador Carlos Zuluaga, cercano al clan Suárez Mira de Bello; y Jesús Aníbal Echeverri del Partido de la U, cercano a la casa lizcanista.

“Entraremos con más fuerza el primer trimestre (del otro año) cuando logremos esa autorización de los partidos", le dijo a La Silla Paisa la concejal Arcila. 

Pero Zuluaga, el concejal conservador, ya se bajó de ese bus, "ese tema está descartado", nos dijo para explicar que aspirará nuevamente al Concejo.

Los otros tres concejales llevan por lo menos 12 años en el Concejo, y son las caras visibles a nivel local de los partidos de siempre. Pero mientras esperan, ni se sienten.

En todo caso, se muevan o no por ahora, quedan pocas semanas para que las aspiraciones se terminen de decantar.

Comentarios (2)

Juan Diego Hern...

11 de Diciembre

0 Seguidores

No es que sea el santo de mi devoción, pero en este artículo les faltó menc...+ ver más

No es que sea el santo de mi devoción, pero en este artículo les faltó mencionar a Santiago Jaramillo, el concejal exuribista, quien lleva varios meses calentando su campaña.

José Saramago ..

11 de Diciembre

3 Seguidores

El ex-concejal Santiago Jaramillo fue expulsado del Partido Centro Democrátic...+ ver más

El ex-concejal Santiago Jaramillo fue expulsado del Partido Centro Democrático por faltas a la ética y disciplina. Dicen que tiene problemas de “salud mental”, de todas maneras lo cierto es que sus constantes conductas indecorosas afectaban el buen nombre del concejo y del partido al que pertenecía, el irrespeto verbal y por vías de hecho a otros concejales. ¿quien votaría por ese (loco) sujeto?.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia