Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 28 de Febrero de 2019

1685

1

El viernes pasado el Alcalde de Rionegro, Andrés Julián Rendón, afirmó en sus redes sociales que “Rionegro será la primera ciudad de Colombia en tener un tren automático”. También dijo que pronto abrirá su licitación, y eso porque tiene un nuevo camino para sacarla adelante, cuando los anteriores se empantanaron.

Su anuncio se dio al enterarse de que el Tribunal Administrativo de Antioquia revivió el Acuerdo por el que el Concejo le aprobó vigencias futuras por 5 billones de pesos y 25 años para financiar el tren, que estaba suspendido desde septiembre.

Aunque esa suspensión no es lo único enredaba el proyecto, pues la forma de contratarlo ha tenido tropiezos, el Alcalde presentó un nuevo camino para dejarlo listo antes de irse, el 31 de diciembre.

El plan A se le enredó

Como contamos, hace tres meses el proyecto ya estaba enredado porque la vía por la que Rendón quería construir el tren tenía el tiempo encima.

Para noviembre Fonade, entidad con la que Rionegro contrató la estructuración del proyecto, había encontrado dos problemas en ese camino.

Uno es que el municipio debía permitir que los proponentes en la licitación presentaran tecnologías alternativas al tren ligero automático, que es una que no existe en el país y ni en otras partes del mundo con la longitud del proyecto de Rionegro. Eso, para no correr el riesgo de direccionar el contrato.

El otro es que no vio viable que un municipio de 130 mil habitantes, con ingresos anuales por 377 mil millones de pesos, se endeudara por el monto y plazo que aprobó el Concejo; y por eso dijo que tenía más sentido que Rionegro consiguiera cofinanciación de Antioquia o de la nación.

Esas recomendaciones terminaron en una pelea. Para la Alcaldía Fonade se demoró en la estructuración hasta el punto de que le pidió que devolviera parte de la plata que le pagó para hacerlo, y Fonade no está de acuerdo.

Al final, el Municipio contrató otra firma para que hiciera esa labor, como contamos, y le pidió al banco de segundo piso del Departamento, el Idea, que validara su proyecto. Con eso podía buscar el visto bueno del Ministerio de Hacienda para poderse endeudar y así poder licitar.

Sin embargo, finalmente no hubo contrato “por la situación confusa entre el municipio y Fonade”, nos explicó Liz Margaret Álvarez, gerente del Idea, y el plan A de Rendón se frenó.

A pesar de eso, el Alcalde tenía un plan B para concretar su proyecto más ambicioso en los 10 meses que le quedan.

El plan B, en veremos

Rendón insistió.

A principios de diciembre consiguió -con la palanca del representante uribista Esteban Quintero, su primo, y la compañía del senador Álvaro Uribe- una reunión con la Ministra de Transporte para pedirle que fuera la Nación hiciera la licitación.

La conclusión de ese encuentro fue crear una mesa entre la Alcaldía, la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI y el Ministerio, para evaluar si la primera podía salvar el proyecto, licitando este año a pesar de que seguía embolatada la financiación con vigencias futuras del municipio.

A pesar de que ya no están embolatadas, la palanca del Gobierno nada que se mueve.

La respuesta oficial de la ANI a La Silla Vacía, cuando le preguntamos por los avances de esa evaluación, es que “se ha dado inicio a mesas de trabajo e intercambio de información para revisar el estado del proyecto y determinar la viabilidad del apoyo solicitado”.

Es decir, que lo siguen estudiando.

Mientras se empantanaba ese plan B de Rendón, el A quedó definitivamente descartado.

Eso porque los municipios que no son de categoría especial, como Barranquilla o Bogotá, no pueden contratar Asociaciones Público Privadas en su último año de administración, como también explicamos. Y Rionegro no lo es.

Pero eso no frenó a Rendón, quien presentó una tercera alternativa, que estaba trabada hasta la decisión del Tribunal.

El plan C, el del piso más firme

La idea nueva propuesta del Alcalde es que la empresa municipal Sistema Operativo de Movilidad “Oriente Sostenible”, Somos, que creó en 2016 y tiene al frente a un exconcejal de su cuerda, sea la encargada del proyecto.

Eso porque según la Ley 80, las empresas industriales y comerciales del Estado como Somos sí pueden concesionar proyectos en el último año de los alcaldes y gobernadores.

Eso le despeja el camino para seguir adelante con el plan de financiar el tren con vigencias futuras, abrir la licitación en mayo y adjudicar el contrato en septiembre, tres meses antes de salir de la administración, a pesar de que sea contrario a lo que le había recomendado Fonade.

La idea es que Somos entregue por concesión un contrato Boomt (construir, poseer, operar, mantener y transferir, con siglas en inglés), como el que tiene la sociedad Hidroituango con EPM, por 25 años, algo que puede hacer como empresa Industrial y Comercial del Estado, que tiene régimen de contratación especial.

Le preguntamos al gerente de Somos, David Orlando Quintero, por qué solo ahora surge esta opción, y nos respondió que es la alternativa que queda luego de haber explorado con la ANI y con el Ministerio de Transporte un respaldo a nivel nacional.

Le preguntamos a la Alcaldía por qué hasta ahora deciden contratar por concesión, cuál es el rol de la ANI en el proceso licitatorio del proyecto y otros detalles sobre este, pero hasta el cierre de esta historia no nos había respondido las preguntas.

Sin embargo, el camino sigue siendo culebrero.

La victoria que puede no serlo tanto

Por el lado de la financiación puede haber más líos.

El concejal opositor Ricardo Nieto, que demandó el proyecto y pidió la medida cautelar que lo frenó por varios meses, le dijo a La Silla que volverá a pedir una medida cautelar, con nuevos argumentos.

Uno de ellos, nos explicó su hermano el abogado Gonzalo Nieto, que está al frente de la demanda, es el concepto de Fonade que como estructurador dijo que era inviable financiarlo con vigencias futuras.

“Si se abre la licitación, vamos a mandarles una carta a los proponentes advirtiendo que el proyecto tiene un lío judicial de por medio”, agregó el abogado.

Además de esa oposición al proyecto, la carrera del Alcalde por dejar listo el tren ligero depende de cuánto tarde la convocatoria.

Por tratarse de un sistema de transporte tan particular en la región, conseguir varios interesados podría tomar más de seis meses, y Rendón calcula abrir la licitación a siete meses de salir de la Alcaldía.
De tomar más tiempo, el futuro del tren dependería del alcalde que llegue y no es fácil que sea uno que represente la continuidad de Rendón por los golpes de popularidad que ha recibido por haber sacado adelante un cobro de valorización.

Comentarios (1)

JONATHAN ALEXANDER RESTREPO MARIN

28 de Febrero

1 Seguidores

Es increíble como un Alcalde que debería velar por el bienestar de los Rionegreros, solo este buscando la manera de dejar peor financieramente nuestro municipio, no vislumbro un escenario donde se realice este sistema de transporte, y mucho menos donde la gane el candidato del continuismo

Es increíble como un Alcalde que debería velar por el bienestar de los Rionegreros, solo este buscando la manera de dejar peor financieramente nuestro municipio, no vislumbro un escenario donde se realice este sistema de transporte, y mucho menos donde la gane el candidato del continuismo

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia