Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 02 de Mayo de 2018

12925

2

El departamento del Quindío vive por estos días el remezón más grande de poder de los últimos años, que está golpeando las dos fuerzas más poderosas del departamento y le crea una oportunidad al uribismo para refrendar su poder en las presidenciales.

La sacudida, que arrancó el año pasado, se agudizó este fin de semana con la captura por presunta corrupción del alcalde de Armenia, Carlos Mario Álvarez y la confirmación en segunda instancia de la inhabilidad de la exgobernadora vargasllerista Sandra Paola Hurtado, por irregularidades en contratación. A eso se suma la detención, hace menos de un mes, de la exalcaldesa de Armenia y excandidata a Senado, Luz Piedad Valencia, jefe liberal del departamento, también por corrupción, y que ya está detenida.

Esos líos, a 25 días de las elecciones presidenciales, le despejan el camino al uribismo, la tercera fuerza electoral del departamento, y a Fajardo, pues impulsa su discurso anticorrupción y antipolítica tradicional.

Eso puede ser clave, pues aunque el Quindío solo puso 194 mil votos en la primera vuelta de 2014 y 242 mil en las elecciones al Senado, pueden ser los que definan una elección apretada.

Caen los colosos

La Fiscalía capturó el pasado 7 de abril a la exalcaldesa de Armenia y excandidata al Senado, Luz Piedad Valencia, por la apropiación de 22 mil millones de pesos a través del cobro de coimas en contratos de valorización durante su administración. Capturó a otros cinco exfuncionarios y a su esposo, Francisco Javier Valencia, quien aceptó los cargos de peculado por apropiación y concierto para delinquir agravado.

Los delitos que la Fiscalía le imputa a Valencia son celebración indebida de contratos, malversación de recursos públicos, concierto para delinquir, falsedad en documento público y contrato sin cumplimiento de requisitos legales. Esa captura movió el poder en el departamento porque Valencia es la jefe del Partido Liberal y porque representa la fuerza que desde su fundación ha mandado en el Quindío.

Valencia es la heredera de la casa política de su papá, el exrepresentante Luis Emilio Valencia ‘Carriel’, dueño de ‘Apuestas Ochoa’, principal financiador de las campañas locales y uno de los mayores empleadores del departamento, a su vez es heredero del cacique Ancízar López, uno de los fundadores del Quindío, su primer Gobernador, senador por casi 20 años y expresidente del Partido.

El grupo es tan poderoso que Valencia ganó la alcaldía en 2011 y logró poner un heredero en 2015, el hoy detenido Carlos Mario Álvarez. Por eso, y aunque Álvarez fue marcando distancia de su madrina durante su administración, las decisiones son una debacle para el grupo de Valencia.

El otro poder predominante en Quindío, Cambio Radical -que venía escalando cuando ganó la Alcaldía de Armenia en 2007, ocupó una Cámara en 2010 y dos en 2014- también quedó golpeado porque su cabeza más visible a nivel local es la cuestionada exgobernadora Sandra Paola Hurtado.

Hurtado, disidente del liberalismo de Luz Piedad Valencia, le arrebató la Gobernación a ese Partido con el impulso del hoy representante electo por tercera vez consecutiva Atilano Giraldo, y la plata e influencia de su sobrino César Augusto Pareja, ‘Toto’, novio de Hurtado, como hemos contado.

Aunque en 2015 Valencia recuperó tanto la Gobernación con el sacerdote Carlos Eduardo Osorio, de origen conservador; y mantuvo la Alcaldía con el filósofo Carlos Mario Álvarez, Hurtado conservó sus cuotas en las Empresas Públicas de Quindío y en la Corporación Regional de Quindío, fue vocera de la campaña por el No en el plebiscito, que ganó con el 60 por ciento de los votos en el departamento, y fue la ficha clave de Vargas para la campaña presidencial, como contó La Paisa hace tres semanas.

La exgobernadora se lanzó entonces a la Cámara; y Valencia se apuntó para ser Senadora. Hurtado se quemó con 15 mil votos, y Valencia con 34 mil.

La Procuraduría le adelantaba a Hurtado un proceso disciplinario por otorgar seis contratos directos sin los requisitos legales a las Empresas Públicas (EPQ) y la Promotora de Vivienda de Quindío (Proviquindío) mientras era Gobernadora.

Ese proceso terminó este fin de semana con una inhabilidad por 11 años en segunda instancia. Esa decisión del ministerio público también se llevó por delante a una de sus dos cuotas en la Gobernación, Jhon James Fernández gerente de la Corporación Regional de Quindío (CRQ), también involucrado en el caso, lo cual debilitó aún más lo que le quedaba de poder a Hurtado.

Los coletazos de la debacle

La caída de las dos baronesas quindianas perjudica las campañas de Germán Vargas y Humberto de La Calle, de quien son aliados.

Para el segundo, las capturas de Valencia y Álvarez han desencadenado un silencio entre los que, se supone, le estarían haciendo campaña. Primero, Valencia habría sido clave para ponerle sus 34 mil votos a Senado a De La Calle, pues además de ser la jefe liberal, tuvo en su campaña el respaldo de César Gaviria, que fue quien convenció a los rojos de apoyar unificados al exnegociador de La Habana.

Segundo, De La Calle tiene en su partido a Luciano Grisales, el representante más votado del departamento (con 28 mil votos, de la cuerda de Luz Piedad Valencia), y hasta ahora no se ha movido porque la gente está desmotivada.

“Han pesado tantos escándalos con las personas que han tenido liderazgo político que hay desinterés, desánimo, apatía e indignación. Convocar reuniones es difícil”, le dijo Grisales a La Silla. Añadió que hay una visita planeada de De La Calle la semana que viene, “pero todavía no hemos concretado la fecha, ni el lugar, ni nada”.

Con Vargas pasa algo parecido.

Hurtado fue el principal motor de su campaña en el departamento mientras era candidata a la Cámara (le recogió 80 mil firmas el año pasado y le organizó un evento en el departamento con diez mil personas el 25 de enero), pero desde principios de abril, tras quemarse, no le ha vuelto a hacer campaña.

Dos periodistas de Armenia le dijeron a La Silla Paisa por aparte que la exgobernadora solía enviar diariamente mensajes de campaña de Vargas por Whatsapp y redes sociales, pero que desde hace un par de semanas dejó de hacerlo, e incluso corre el rumor de que se fue del Quindío. Aunque no pudimos confirmar esa información, sus cuentas de Twitter y Facebook, con imagen de Vargas, están quietas desde el 18 de abril.

A cargo de la campaña de Vargas quedan Sandra Milena Gómez, candidata fallida a la Gobernación de Hurtado; la exsenadora liberal Amparo Arbeláez, que fue destituida y está inhabilitada por irregularides en contratación mientras era Gobernadora del Quindío (2008-2011), y el representante Giraldo, quien le reconoció a La Silla que “la campaña está muy fría”, pero que está “organizando todo para salir fuerte esta semana”. De hecho, tienen planeada una visita de Juan Carlos Pinzón y de Vargas el fin de semana aunque, según Gómez, las fechas no están confirmadas.

Papayazo para Duque... y Fajardo

En contraste, nuestras fuentes ven moverse las campañas de Iván Duque y Sergio Fajardo en el Quindío.

Hace cuatro años, aunque Hurtado y Valencia le hicieron campaña a Juan Manuel Santos, ganó el uribista Óscar Iván Zuluaga en primera y segunda vuelta, y el No ganó en el plebiscito de 2016, con el 60 por ciento de los votos.

Con esos antecedentes o el del abucheo al jefe fariano Timochenko, sumados al silencio de liberales y vargaslleristas y a la indignación de los quindianos por los escándalos de corrupción (por ejemplo, el diario El Quindiano propone la creación de un movimiento cívico nuevo de cara al 2019 para sacar a los grupos liberalers y de Cambio), el uribismo quiere sacar provecho.

“Estamos haciendo un trabajo absolutamente propositivo, que quiere oxigenar el ejercicio de la política”, le dijo a La Silla Diego Javier Osorio, representante electo y uno de los coordinadores de la campaña de Duque. Osorio explica que el Partido espera ponerle al candidato uribista en el departamento unos 120 mil votos en la primera vuelta, más que los 111 mil votos de Zuluaga en segunda vuelta de 2014.

Aunque Duque no ha visitado Quindío en las últimas semanas, el 21 de abril las senadoras María del Rosario Guerra y Paloma Valencia inauguraron la sede de campaña en Armenia, evento para el que hasta hubo que cerrar una calle entera porque fue mucha gente. “Eso nunca había pasado en Armenia con un partido que no fuera el Liberal o Cambio Radical”, nos contó un periodista del municipio.

El 26 y 27 de abril estuvo Álvaro Uribe en Pijao, Calarcá, La Tebaida, Circasia y Quimbaya, y el lunes pasado en la noche el exministro Carlos Holmes tuvo una reunión con casi 100 empresarios y miembros de la campaña, según el excandidato a Senado y empresario de la construcción Hernando Márquez, para hablar de la campaña de Duque y de lo local.

En esa reunión, nos contó el representante electo Osorio, “Holmes propuso que un grupo de personas reconocidas en el departamento, como el exalcalde liberal (1990) César Hoyos Salazar o Hugo Palacios (gerente del Banco de la República y Ministro de Hacienda de Belisario Betancur), se unieran para ser el respaldo del alcalde encargado que quede”. Pero le aclaró a La Silla que hasta ahora no suenan candidatos para las locales del 2019 porque están concentrados en Iván Duque.

Mientras el uribismo da pisadas de animal grande, la Coalición Colombia, que en Quindío es una fuerza menor, ve un espacio para crecer.

Eso porque la crisis es el típico ejemplo de uno de los lemas de Fajardo: “El que paga para llegar, llega para robar”, le recordó a La Silla Antonio Gutiérrez, directivo departamental del Polo Democrático.

El 27 de abril, por ejemplo, Fajardo habló en la Universidad del Quindío ante unas 2 mil personas. Allí, entre gritos y aplausos, enarboló su bandera anticorrupción. “Armenia conoce las consecuencias negativas de gobiernos y partidos corruptos. No podemos volver a elegir a los mismos”, dijo. Lo mismo hizo en entrevistas con los medios La Crónica del Quindío y Los Juanes, aludiendo a su época de Gobernador de Antioquia, cuando fue homólogo de Sandra Paola Hurtado.

Además, sus voluntarios, que son principalmente jóvenes, tienen equipos en los 12 municipios del departamento que se están moviendo desde el 15 de marzo, según le dijo a La Silla el coordinador de la campaña por la Alianza Verde, Sebastián Ramos. Esperan ponerle a Fajardo allí entre 45 mil y 50 mil votos.

La coyuntura también le cae bien a Petro, que tiene planeada una visita a Armenia esta semana. Según las fuentes que consultó La Paisa, el candidato de la izquierda no está tan fuerte en el Quindío como Duque y Fajardo, pero su campaña, que lideran principalmente universitarios, podría resultar beneficiada de esta remezón.

Con todo, lo que pase en las presidenciales que vienen será un punto de partida para que se renueve el poder político de Quindío, porque al viejo, ahora sí, lo tumbó la corrupción.

Comentarios (2)

SilviaM

02 de Mayo

0 Seguidores

El Quindío con Duque? Que mal informados están....es imposible e irresponsab...+ ver más

El Quindío con Duque? Que mal informados están....es imposible e irresponsable decir que el Quindio está con Duque...somos un departamento pequeño pero no tan ignorante como para seguir en lo mismo o peor...

Andres Felipe Garcia Rovira

02 de Mayo

2 Seguidores

No saber leer muesta la ignorancia que con el comentario espera disipar, ahi d...+ ver más

No saber leer muesta la ignorancia que con el comentario espera disipar, ahi dice textualmente que abre una oportunidad de crecimiento por el vacio generado, lo que implica es que si antes habia un edificio, ahora se puede hacer otro edificio o un parque a eso se refiere y la cuenta que hace es si descabezas a los dos primeros el tercero tiene opcion, no dice ahora todo el Quindio es de Duque.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia