Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 28 de Mayo de 2019

756

0

Juliana Enciso, exdiputada del partido extinto Colombia Viva, esposa del exsenador investigado por parapolítica Habib Merheg, y cuñada del senador azul Samy Merheg, sigue aspirando a la Gobernación de Risaralda. Hace un mes desistió de hacerlo por el conservatismo, y ahora tiene todo para que la avale la Alianza Social Independiente y los azules queden en dificultades para mantener la Gobernación.

Aunque no ha anunciado su candidatura oficialmente, el presidente de la ASI en Risaralda ya está haciendo campaña con ella; sigue recorriendo municipios e incluso se acercó la semana pasada a Cambio Radical para buscar otra posibilidad de aval.

Mientras tanto el Partido Conservador, que lidera en el departamento su cuñado, no logra decidir cómo definirá su candidato. Sea quien sea que lo reciba, si Enciso está en el tablero, Merheg y su partido podrían estar en aprietos para las elecciones de octubre.

ASI espera por Enciso

Hace un mes, Enciso publicó una carta en la que decía que no iba a aspirar por el Conservador por el ambiente hostil que sentía en el partido. También dijo que continuaría trabajando por Risaralda, esa semana publicó nuevas fotos en su Facebook visitando municipios y sigue presentándose como precandidata a la Gobernación en sus redes sociales.

En una entrevista en el medio local CNC hace una semana, Enciso dijo "siempre he querido ser gobernadora, van a pasar muchísimas cosas en estos próximos dos meses, hay Juliana para muchísimo rato”. 

Existe la puerta de que sea como candidata de la ASI, lo que dejaría a los godos con un rival de quilates y la amenaza de perder la Gobernación.

Según Jhon Pachón, presidente departamental de ese partido, él le propuso a Enciso que en vez de inscribirse en el Conservador, lo hiciera en su partido.

“Hemos sido más nosotros, por el conocimiento que tenemos ella y porque desde que fue diputada es cercana a las bases sociales e indígenas, los que nos hemos acercado y le hemos hecho la propuesta”, nos dijo Pachón.

Eso mismo piensa la presidenta nacional Berenice Bedoya, “El trabajo y la persona con lo que más nos identificamos es con ella. Es la persona ideal porque es una mujer que tiene un muy buen trabajo social”, le dijo a La Silla.

No ven problema que su esposo esté investigado por parapolítica y busque someterse a la JEP. “¿A cuántas personas han matado Juliana Enciso o Habib Merheg? El señor Merheg no tiene ni siquiera una orden de captura en su contra”, nos dijo Pachón.

Según Bedoya, están esperando que Enciso, con quien se han estado reuniendo, tome la decisión y les pida oficialmente el aval. Tiene plazo hasta el 10 de junio, cuando la ASI cierra sus inscripciones.

Mientras, Pachón está haciendo campaña con ella, presentándola como “una gran propuesta para el departamento”, junto a otros candidatos y miembros de la ASI.

Enciso parece estar tan decidida a montarle una campaña rival a los azules, que la semana pasada habló con un miembro de Cambio Radical que le dio la posibilidad de tener ese aval, según le contó a La Silla un corporado con la condición de no ser citado por no estar autorizado para hablar.

“Enciso sería la única candidata que le ayudaría al Partido a crecer en curules en el departamento, tiene un carisma impresionante, ha sido una de las únicas tres mujeres presidentas en la Asamblea. Eso le gusta mucho a la gente”, nos dijo.

César Castillo, coordinador de Cambio Radical en el departamento, le dijo a La Silla que aunque “es una gran dama y una mujer carismática”, no han decidido a quién avalar. Hay otros interesados como el precandidato Israel Londoño, exalcalde godo de Pereira que está recogiendo firmas, según Castillo.

A pesar de esos gritos de independencia, según dos fuentes cercanas a Enciso -un periodista y un político godo-, ella sigue esperando la decisión de su cuñado en el Partido Conservador. Y eso, más los roces internos, tienen a los azules cerca de partirse.

Aún sin Enciso, los azules siguen reventados

“Cualquier partido quisiera tener una Juliana Enciso como candidata”, nos dijo un dirigente godo de Risaralda que dice saber de primera mano que a la exdiputada le han ofrecido el aval cuatro partidos.

Según él, no se ha decidido porque si se lanza pondría en una situación difícil al senador Merheg. “Él es el jefe natural del partido y tendría que respaldar al candidato que se le entrega el aval”, nos dijo.

Mientras, el Conservador sigue reventado porque, según uno de sus tres precandidatos y tres azules miembros, no hay acuerdo en cómo entregar el aval.

Uno de los precandidatos, el exgobernador Victor Manuel Tamayo que volvió al Partido hace un mes, asegura que el gobernador Sigifredo Salazar está exigiendo que sea por consenso pero sin Tamayo.

Por su parte un miembro del directorio departamental dice que Diego Naranjo -el precandidato cercano a Salazar- tiene el veto del senador Merheg. Y en el medio está Álvaro Arias, que lo apoya el representante y presidente del partido en Risaralda, Juan Carlos Rivera.

El directorio nacional, en Bogotá, está decidiendo cómo salir de la encrucijada, pues el director Omar Yepes es amigo personal de Tamayo y le prometió que le iba a dar garantías, y la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez es más cercana al Gobernador y a Naranjo.

Con todo esto, no es claro qué hará el equipo político de Merheg, que se quedó sin Enciso y que, según el concejal de Pereira Stiven Cárdenas, es el que está más dividido.

“Hay unos con Álvaro Arias, otros que se fueron para donde Francisco Valencia, otros con Juliana Enciso. Pero esperamos que pueda recoger a todo su equipo en torno al candidato oficial”, nos dijo.

Pero el reloj corre en contra y en las próximas dos semanas Enciso debe decidir si se inscribe ante la ASI o Cambio Radical, lo que pondría en aprietos a los conservadores, que tienen la Gobernación desde 2015. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia