Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 15 de Mayo de 2019

1855

0

Este jueves se sabrá quién va a ser el candidato oficial del Centro Democrático para la Alcaldía de Medellín, la capital del principal bastión uribista. Pero eso no quiere decir que quien quede vaya hasta el final.

Es un momento clave en la carrera electoral para octubre porque empezará a marcar la ruta que tomará Álvaro Uribe en su casa: la de intentar poner alcalde de su partido o seguir el camino que Federico ‘Fico’ Gutiérrez empezó a abrir: el de la derecha independiente, joven, de volantes y camiseta, y con varios políticos detrás.

Sea quien sea el candidato oficial, hasta ahora el uribismo está más cerca de seguir el segundo camino.

Aspirantes purasangre con pinta de ‘Fico’

Hay tres cosas que tienen en común los aspirantes a candidato oficial uribista.

La primera es que pertenecen a casas políticas tradicionales del partido:

  • Alfredo Ramos tiene el espaldarazo y el mismo nombre de su papá, un peso pesado del viejo conservatismo paisa y cabeza de uno de los matices del uribismo: el exgobernador Luis Alfredo Ramos. Lo apoyan de frente los representantes Óscar Darío Pérez y Margarita Restrepo.

  • Ana Cristina Moreno, diputada del Centro Democrático, llegó a la política por el lado de las juventudes uribistas y luego se metió bajo el ala ramista: fue directora de Planeación durante la administración de Ramos. La respaldan el grupo del senador Nicolás Pérez (el sobrino del gobernador Luis Pérez), el grupo de la concejal Nataly Vélez, y otros bajo cuerda.

  • Jaime Mejía, concejal de Medellín con pasado conservador. Es el candidato del exministro Fabio Valencia Cossio, dueño de una de las casas políticas tradicionales y poderosas del departamento y hace parte del directorio nacional del Centro Democrático. Tiene senador, representante a la Cámara, diputado y concejal. Lo apoyan el senador Santiago Valencia y John Jairo Berrío, que hacen parte de ese grupo.

La segunda cosa en común entre los tres es que rondan los 40 años y no tienen trayectoria de más de un periodo en cargos de elección popular:

  • Alfredo Ramos aterrizó en la política electoral en 2014, en la lista cerrada del Centro Democrático a Senado. Fue congresista hasta el 2018.

  • Ana Cristina Moreno fue la diputada más votada del partido en el 2015, con 41 mil votos. Sigue en el cargo.

  • Jaime Mejía está en medio de su cuarto año en el Concejo.

El tercer elemento, que marcó la carrera por el aval, fue la forma de hacer campaña.

Más que mostrar su vínculo con Uribe, como suelen hacerlo los candidatos uribistas, hicieron lo que le funcionó al alcalde ‘Fico’ Gutiérrez hace cuatro años: salir a la calle con veinteañeros, vender una imagen refrescante y meterle la ficha a las redes sociales.

La campaña, además, se caracterizó por los elogios al Alcalde.

Los tres han dejado claro que quieren seguir los pasos de Gutiérrez, o al menos en buena parte.

Eso marca una diferencia grande con las elecciones de 2015, cuando el candidato uribista fue el exsenador Juan Carlos Vélez, un político curtido que venía del conservatismo, con más de 50 años de edad, y su principal emblema era ser “el de Uribe”.

Además, quien se gane el aval no tiene garantizado ser la ficha definitiva del uribismo.

El uribismo cree que no gana solo

Las once fuentes con las que hablamos (los tres precandidatos, dos congresistas, un diputado, dos dirigentes y tres militantes del Centro Democrático) coincidieron en que el partido quiere contar con ‘Fico’ para llegar a la Alcaldía por su popularidad y su visión de ciudad, que comparten.

Como hemos contado, la idea de Álvaro Uribe es buscarle el lado al grupo del alcalde por la admiración que le tiene, aunque hasta ahora no se sabe cómo.

El único paso en firme que han dado es dejar la puerta abierta para medirse con otras fuerzas políticas, como también contamos. Algo que puede implicar que el candidato no tenga la marca Uribe.

“El Partido tomó la decisión de irse con ‘Fico’ y de pronto con otros partidos o movimientos. Vamos a ver qué fuerzas participan”, nos dijo el representante a la Cámara César Eugenio Martínez.

En eso coincidieron el representante Óscar Darío Pérez y Fabio Valencia Cossio, el padrino de Jaime Mejía, y que también es cercano a Ana Cristina Moreno.

“Lo que está planteado es que hay que hacer una coalición que permita definir entre el candidato nuestro, el de ‘Fico’ o el conservador, si va a haber. Algo que garantice el triunfo en Medellín”, nos dijo el exministro Valencia.

Justo en ese punto es que salen a relucir las diferencias entre la casa Valencia y el ramismo, que tienen una pelea de vieja data. Una pelea que recordaron los roces públicos entre los precandidatos Ramos y Mejía durante la puja por el aval.

Aunque coinciden en que no ganan solos, el primero no tiene problema en no tener caballo propio con tal de hacer alianza con ‘Fico’. El segundo cree que la marca del Centro Democrático es lo suficientemente fuerte para ganar.

Jaime Mejía estaría abierto a no estar en el tarjetón el 27 de octubre: “Si soy yo el candidato, no tengo problema en sentarme con Santiago Gómez (el exsecretario de Gobierno de Gutiérrez y quien se proclama su ficha) y mirar mecanismos de consenso, una encuesta, algo así”.

En cambio, Alfredo Ramos cree que hay que contar con ‘Fico’ y hacer alianzas con grupos ciudadanos y políticos, pero bajo la sombrilla del uribismo.

Ramos nos dijo que “el Centro Democrático tiene la capacidad e iniciativa de liderar una coalición. No significa que vamos a imponer condiciones”.

Esa postura nos la resaltó por aparte, aunque con más contundencia, un dirigente purasangre que respalda a Ramos: “No puedo pensar en entregarle el partido más importante a ‘Fico’. No podemos correr el riesgo de no tener candidato del Centro Democrático”.

A eso se suma el malestar de algunos purasangre porque no les gusta el aspirante por firmas Santiago Gómez, como contamos, por su cercanía con La U y por su pasado fajardista.

Por eso, de lo que anuncien mañana dependerá qué lado coge más fuerza: el de sumar bajo el ala de Uribe, que representa Ramos; o el de poner de primera la alianza con ‘Fico’, que representa el concejal Mejía.

No es claro cuál de esos dos lados jalaría más si gana Ana Cristina Moreno.

La diputada nos dijo que “podemos hacer alianzas con el Centro Democrático como protagonista”, no descarta que pueda ser otro el candidato; pero cuatro fuentes por aparte -una ramista y tres que apoyan a Moreno- coincidieron en que el equipo de la senadora Paola Holguín, la apoya bajo cuerda. Justamente ese el grupo más fiquista dentro del Centro Democrático.

A juzgar por las encuestas, lo más probable es que el candidato oficial sea Alfredo Ramos, o Ana Cristina Moreno.

Pero pase lo que pase mañana, Uribe medirá la temperatura de su candidato sea para jugársela por su partido, como lo hizo hace cuatro años; o para sumarse a la nueva generación de derecha independiente que representa ‘Fico’.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia