Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 13 de Marzo de 2018

1834

0

Después de la jornada del domingo, el ajedrez paisa en el Congreso se revolvió. Estas son las conclusiones de ese reacomodo de poder para los próximos cuatro años, y de cara a las presidenciales de mayo.

 

1

Con Duque, Uribe es más que nunca el rey

En Antioquia siempre ha ganado el que diga Uribe.

En todos los municipios de los cuatro departamentos de la región paisa, Duque fue el ganador de la consulta de la derecha, y la proporción de la gente que salió a votar en cada departamento es superior a la que pidió el tarjetón de esa consulta a nivel nacional.

En Antioquia, Iván Duque arrasó con el 73 por ciento de los votos, más del triple de los que sacó Marta Lucía, y Ordóñez sacó 50 mil votos.

Las personas que eligieron a Duque en Antioquia constituyen un 20 por ciento de sus votos a nivel nacional, y eso demuestra que el arrastre que tiene el Centro Democrático en su tierra va más allá de la derecha.

Las protestas en los puestos de votación en Antioquia porque en 35 puestos de votación se acabaron los tarjetones antes del mediodía, demuestran que las ganas de votar de ese 21 por ciento del censo electoral departamental eran más por el uribismo que otra cosa.

En el Eje, en cambio, los votos por Ramírez y Duque no estuvieron tan distantes como en Antioquia.

En Risaralda, Duque sacó 40 mil votos más que Ramírez; en Quindío Duque dobló su votación, y en Caldas la diferencia entre ambos fue de 34 mil votos.

En los tres departamentos del Eje la participación estuvo entre el 17 y el 19 por ciento de las personas habilitadas para votar.

 
2

Aún con listas abiertas, Uribe ganó más

El Centro Democrático pasó de tener cinco cámaras en Antioquia a siete, mantuvo la que tenía en Caldas y pasó de cero a una en Risaralda y Quindío.

En Antioquia, la lista a la Cámara del Centro Democrático fue la que más votos tuvo, y sacó el doble de la lista del Partido Liberal, la segunda en votos en el departamento.

Así, el representante repitente Óscar Darío Pérez fue el mayor elector del departamento (con 84 mil votos), y detrás de él entraron cuatro cabezas nuevas y la actual representante Margarita Restrepo. A ellos equis sobre el logo -que fueron la segunda votación de la lista y del departamento- los arrastraron hasta llegar.

En Caldas se mantuvo la curul que tenía el uribismo, con Luis Fernando Gómez, la ficha de Óscar Iván Zuluaga, y los votos por la lista a comparación de hace cuatro años pasaron de 30 mil a casi 35 mil.

En Quindío, los votos por el Centro Democrático a Cámara pasaron de 19 mil en 2014 a 39 mil, e hicieron que Diego Javier Osorio, el candidato del Gobernador, le quitara una de las dos curules que tiene Cambio Radical.

En Risaralda, los votos uribistas pasaron en cuatro años de 30 mil a 52 mil, y metieron a la Cámara a Gabriel Jaime Vallejo, empresario fórmula del caficultor Alejandro Corrales, que estrena al departamento con senador del Centro Democrático.

Vallejo ocupó una de las dos curules que tiene actualmente el grupo de Samy Merheg, cabeza azul del departamento.

Aunque para Senado las curules antioqueñas bajaron de cinco a cuatro (José Obdulio Gaviria se quemó, por ejemplo), los votantes por esa lista pasaron de ser el 25.8 por ciento al 32.8 por ciento del total en el departamento.

En el Eje se mantuvo el senador caldense, Carlos Felipe Mejía, y con Corrales entró una nueva ficha de Risaralda.

 
3

Petro superó las expectativas de su gente

En una región donde la izquierda ha tenido poca representación en el Congreso, Petro alcanzó los 200 mil votos. Eso significa que sí hay petristas paisas y se están haciendo contar para la primera vuelta.

Luis Fernando Llinás, el coordinador de Antioquia Humana, esperaba que los votos por Gustavo Petro en Antioquia fueran 100 mil. Pero ese 3,5 por ciento de personas que salieron a votar les dieron la noticia de que hay más Antioquia Humana de la que creían.

Petro sacó 123 mil votos, lo que le alcanza a una lista a la Cámara en el departamento para poner dos representantes.

Como en Antioquia, en todos los municipios del Eje Cafetero ganó Petro, y la participación en la consulta fue del 5 por ciento en Quindío y Risaralda, y del 3 por ciento en Caldas. En Risaralda y Quindío la votación de Petro fue más de la de cualquier representante elegido en estas elecciones y en las pasadas.

 
4

El tablero conservador se estremeció: subió Trujillo y cayó Suárez

En Antioquia, la novedad azul fue cómo se reacomodaron sus tres poderes. Con la llegada de Carlos Andrés Trujillo a Senado, la casa de Itagüí se mantuvo como la líder, con casi 71 mil votos. Pero en Cámara lideró Nicolás Albeiro Echeverri, la fórmula del senador reelecto Juan Diego Gómez, y a él le siguió la exsenadora Nidia Marcela Osorio, de Trujillo.

El grupo de Itagüí quedó entonces con un Senador y un Representante; el de Gómez igual; pero se desinfló la casa de Bello, porque pasó de tener una senadora dos períodos y dos representantes, a quedarse sin senadora y con una sola Cámara, que es el repitente Germán Blanco, con la tercera votación de la lista. El actual representante Horacio Gallón, aliado de los Suárez, se quemó.

Con eso, Itagüí debilitó a la casa de Bello, y Gómez se mantuvo casi intacto en el poder.

En Caldas, el yepismo perdió su cámara -que era la única del Partido- con Arturo Yepes Alzate. Sobre él se impuso el grupo del senador Luis Emilio Sierra, con Félix Chica, el exdiputado que tenía la bendición de la Iglesia Católica para estas elecciones.

En Risaralda el conservatismo, que es del senador Samy Merheg, perdió una curul en Cámara, pues solo logró montar al repitente Juan Carlos Rivera. Y así entraron al ajedrez de poder en la Cámara el Centro Democrático y un segundo alfil liberal.

 
5

El liberalismo se impuso y se renovó con los nuevos gamonales

Para la Cámara, los liberales siguieron siendo en Antioquia los segundos más votados (después del Centro Democrático); y en los tres departamentos del Eje fueron la primera fuerza.

Los dos senadores rojos que tenía Antioquia se hundieron el domingo. Luis Fernando Duque, que llevaba 20 años en el Congreso, se quemó con 29 mil votos en todo el país; y Sofía Gaviria, que tenía como bandera ser la Senadora de las víctimas de las Farc, y que ya no contaba con la maquinaria de su hermano, el exalcalde de Medellín Aníbal Gaviria, sacó apenas 14 mil.

Pero Antioquia mantuvo sus dos curules, que venían de la Cámara: el polémico Julián Bedoya fue el rojo número seis en votos a nivel nacional, con 74 mil, de los cuales 53 mil salieron de Antioquia. Y con Iván Agudelo la Universidad de Medellín llegó al Senado con 53 mil votos antioqueños.

En Caldas, Mario Castaño se coronó como el nuevo barón rojo, con 48 mil votos -la elección más alta del departamento- y 73 mil a nivel nacional. Y la curul que ahora tiene en Cámara la reemplaza una de sus dos fichas, José Luis Correa, también con la votación más alta del departamento.

Así, Castaño anuló totalmente el liderazgo que tuvo la heredera del barquismo, Adriana Franco, que se lanzó a la Cámara por Cambio Radical y se quemó con casi 12 mil votos.

En Risaralda, César Gaviria no alcanzó senador, pero sí le metió otro representante a su Partido en su tierra. Su ficha a Senado, Carlos Humberto Isaza, sacó 39 mil votos, de los cuales 22 mil salieron de Risaralda. En su departamento fue el segundo más votado, después del azul Samy Merheg.

Sin embargo, en Cámara Diego Patiño logró repetir, y llegó a ocupar una segunda curul la fórmula de Isaza, Juan Carlos Reinales, que también está en la rosca de Gaviria.

En Quindío, Luciano Grisales, que se alió con Julián Bedoya, mantuvo su puesto en la Cámara; aunque la jefa natural del partido, Luz Piedad Valencia, se quemó con 50 mil votos, de los cuales 34 mil fueron en su departamento.

 
6

En su casa, Fajardo mostró que tal vez se puede

El exgobernador de Antioquia pasó la primera prueba. Su candidato predilecto, Iván Marulanda, quedó en la lista verde a Senado, que duplicó sus curules.

Marulanda pasó básicamente arrastrado por los verdes. En Antioquia sacó apenas 9.800 votos. De primero estuvo Mockus, de segundo el logo del girasol y de tercera Angélica Lozano. Fue el séptimo en la lista en pasar, con 26 mil votos.

El candidato que tenía Fajardo a la Cámara en Antioquia, Diego David, no le dio para llegar. Quedó de tercero en la lista, con 10 mil votos, 23 mil menos que León Fredy Muñoz -el único que quedó de la lista, y que le estaba haciendo campaña a Caicedo en la consulta de la izquierda- y 13 mil menos que Daniel Duque, la fórmula de Lozano.

Con esos resultados, Fajardo mostró que su movimiento, Compromiso Ciudadano, es capaz de poner un senador, pero con ayuda de un Partido fuerte como el Verde, que el domingo duplicó sus curules.

También probó que no le da para poner un representante a la Cámara, y que los votantes antioqueños a Congreso le creen más al partido que avala sus candidatos que a él.

 
7

Mauricio Lizcano y Germán Hoyos lograron mantener viva a La U

Aunque se mudó para donde Vargas Lleras cuando se lanzó para Presidente por firmas, Mauricio Lizcano quiso mantener el nido caliente en La U. Y lo consiguió.

Juan Felipe Lemos, su ficha a Senado, sacó 46 mil votos en Antioquia y 24 mil en Caldas. Y, aunque no pudo ganar en Cámara con las fórmulas de Lemos en Risaralda y Antioquia, alcanzó a poner a su papá, Óscar Tulio Lizcano, como el segundo representante de Caldas, después del candidato de Castaño.

Con esto, el Senador caldense muestra el arrastre que sigue teniendo en la región, a pesar de lo debilitada que quedó La U en Risaralda, por ejemplo, con la caída del dos veces representante Didier Burgos, de la hija del senador destituido Carlos Enrique Soto, Andrea Soto, y de la fórmula de Lemos en Antioquia, Luis Fernando Ortiz.

Lizcano mostró también que está por encima de Hernán Penagos, el otro jefe de La U caldense que aspiraba a Senado y se quemó. Y su fórmula, Islén Pineda, no pasó los 20 mil votos.

Por su parte, el Senador Germán Hoyos pudo mantener su puesto y montar a Cámara a Mónica Raigoza, su fórmula. Así pudo salvar una de las dos curules que tenía el Partido en Antioquia. 

 
8

Cambio Radical no pudo poner senador en Antioquia, perdió representante en Quindío y ganó uno en Caldas

El Partido de Vargas Lleras fracasó en Antioquia porque no creció.

La apuesta del vargasllerismo en Antioquia para Senado era el exgerente de la empresa de Vivienda de Luis Pérez, Guillermo Palacio, que no alcanzó a llegar. Tampoco lo hicieron sus dos fórmulas más fuertes, Mauricio Parodi y Alex Flórez.

En cambio sí quedó José Ignacio Mesa, que iba en fórmula con el hundido Bernabé Celis. Él tiene una estructura propia en el departamento, principalmente en el Nordeste, en el Bajo Cauca y en el Magdalena Medio, que le ayudó a mantener la única representación en Cámara que tenía Cambio.

Sin embargo, en Caldas, un terreno antes inexplorado para Vargas, su Partido ganó un escaño con el exalcalde de La Dorada, Erwin Arias. Él, aunque fue el elector con menos votación, representa la entrada del vargasllerismo a ese departamento, y le abona un terreno al candidato presidencial para mayo.

Mientras tanto, en Quindío Vargas perdió. Su figura más visible a nivel nacional, la cuestionada exgobernadora Sandra Paola Hurtado, no alcanzó curul, y así el Partido pasó de tener dos representantes a uno, con el repitente Atilano Giraldo.

La curul que tenía Cambio no la ocupó la casa liberal de Luz Piedad Valencia, como habíamos dicho que podría suceder, sino que se la ganó el Centro Democrático, que sacó casi igual número de votos que la lista vargasllerista a la Cámara. Eso demuestra que la fuerza política en el Quindío ya no es de dos, sino que podría empezar a ser de tres.

 
9

Los cristianos cafeteros mostraron que su tamaño es de Senadora

El partido Mira, que tiene su potencial electoral concentrado en su iglesia (de Dios Ministerial de Jesucristo Internacional), pasó de no tener ni un representante a la Cámara en el Eje Cafetero a poner senadora.

Aideé Lizarazo, exconcejal de Armenia que se había lanzado a la Alcaldía en 2011 y a la Cámara en 2014, logró llegar al Senado con votos del Eje Cafetero.

Fue la candidata del Mira más votada en el Eje. Sacó 18 mil votos en su natal Quindío, 21 mil en Risaralda y 11 mil en Caldas. Ella le había dicho a La Silla que su meta era sacar en los tres departamentos 60 mil votos.

Lizarazo ocupó la tercera curul nacional de ese Partido, y con el impulso de las 61 iglesias que hay en toda la región, le puso al Quindío su única representación en el Senado.

 
10

La Farc, inadvertida

El partido de la exguerrilla en Antioquia tuvo la penúltima lista a Cámara con 6 mil votos, y la de Senado solo sacó 4 mil. En todo el Eje no pasó de 2 mil votos en cada lista.

Habíamos dicho que el lunes tendríamos un mapeo de en qué municipios la Farc tenía chance de poner un alcalde o concejales y encontramos que más de 3 mil votos a Cámara vinieron de Medellín y el Valle de Aburrá (principalmente de Envigado y Bello), y el resto salió de municipios como Dabeiba, Ituango y Anorí (donde hay espacios de capacitación y reincorporación) y de zonas aledañas de Urabá, el Nordeste y el Norte.

Con la votación que sacó en Antioquia, la Farc le mostró al departamento que no tiene posibilidad de alcanzar más curules en Congreso de las que les asignaron los acuerdos, y que como partido político no es competencia para nadie.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia