Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 05 de Febrero de 2019

8282

0

Con una caja con claveles blancos manchados con tinta roja y una nota en letras de recortes de revista en la que se le señala como objetivo de las Águilas Negras, el periodista Wiliiam Vianney Solano recibió una nueva amenaza directa contra su vida en menos de dos años.

 

Ocurrió el viernes pero solamente hasta ayer saltó al ámbito nacional, luego de que periodistas como Daniel Coronell, el abogado y columnista de El Espectador Ramiro Bejarano (amigo del periodista) y El País de Cali hicieron eco de la denuncia que puso.

Solano lleva 18 años como periodista y luego de trabajar en Caracol Radio y RCN Radio y ganarse una beca de la Fundación nuevo periodismo Iberoamericano, fundó hace una década el periódico virtual Dcerca a través de una página propia de Facebook, una emisión diaria por Facebook Live donde habla de sus investigaciones y un canal de youtube donde sube las pruebas de lo que dice en sus columnas.

Paralelamente, en 2015 se lanzó al concejo por el Partido Verde (se quemó con poco más de 100 votos) y es veedor ciudadano en protección ambiental y animal.

De acuerdo con la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), las denuncias de Solano en su medio causan las amenazas, a punto que hoy usa chaleco antibalas y tiene un escolta de la UNP, luego de que dos motos lo interceptaran y amenazaran hace dos años cuando iba caminando por la calle con su hijo.

Otra vez, el año pasado, cuando hablaba con defensores de derechos humanos en su casa, recibió una llamada al fijo donde le dijeron “perro hp hasta cuando te tenemos que aguantar acá, si no te vas atenete a las consecuencias”.

En la denuncia ante la Policía que puso luego de recibir el sufragio, Solano dijo que sospechaba de “gente que está al servicio de personas que he denunciado: el señor Julián Latorre y John Harold Suárez”, alcalde de Buga y ahijado político del dos veces mandatario de ese municipio y actual senador del Centro Democrático, respectivamente.

Solano nos dijo que no tenía una prueba directa de que esa amenaza llegara de ese grupo político.

Pero insiste en que cada vez que hace denuncias de la administración municipal que tocan a Suárez o su ahijado y sus aliados en el Concejo, tiene procesos judiciales o amenazas e intimidaciones.

“No digo que ellos me van a matar, pero mandan insultos con payasos”, nos dijo.

Según supo La Silla Pacífico, el senador Suárez estudia acciones judiciales contra Solano por señalarlo del sufragio ante las autoridades. Una persona cercana al congresista nos dijo que Suárez no conoce al periodista y que el caso es un episodio más de una “estrategia política en su contra” para desprestigiarlo.

“Él lleva enquistado en el poder al menos 20 años. No es que yo lo ataque, sino que hay que revisar el poder y él ha estado ahí”, nos dijo Solano.

De Suárez el periodista denunció presuntas irregularidades en la nómina de su administración, un carrusel de contratación en el hospital municipal y la presunta injerencia del hoy Senador en la Procuraduría y Fiscalía de Buga, como lo retomó el columnista Bejarano, opositor de la clase política del Valle y de quien Solano es cercano.            

Y de su grupo político contó cómo el concejal James Hernán Gómez tenía injerencias en los contratos del PAE del municipio y denuncias por violencia intrafamiliar, lo que le valió a mitad de 2017 una demanda por injuria.

Ese caso fue famoso porque el juez del caso ordenó a Solano entregar sus claves de Facebook para revisar quién era la fuente de sus notas y la Flip denunció que era un caso de “acoso judicial” contra el periodista.

Luego ese Concejal lo entuteló por presuntamente violar su buena honra, pero la Corte Constitucional dijo en su sentencia, que el político no dio pruebas que desmintieran la denuncia de Solano.

“En general sí encontramos una amenaza a su trabajo. Hay muchas formas de violencia contra los medios y él las ha recibido todas: no le dejan acceder a las fuentes, lo amenazan, recibe llamadas en su casa y el Estado no lo protege apropiadamente”, nos dijo Luisa Isaza coordinadora de defensa a periodistas de la Flip, que le ha hecho seguimiento a su caso.

Solano es el tercer periodista que ha denunciado violaciones para ejercer su trabajo según reporta la Flip en lo que va corrido del año en Valle. En 2018 hubo 477 denuncias en todo el país.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia