Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 18 de Octubre de 2018

901

0

Con la posesión de Diego Durango Hernández como contralor encargado de Cali arrancó oficialmente la carrera para el puesto en propiedad que el Concejo de la ciudad elegirá antes de diciembre. En la puja ya hay viejos aliados del Concejo y del alcalde Maurice Armitage.

La elección se hace porque el Contralor electo para este periodo renunció para ser Notario, por lo que el periodo de su reemplazo será hasta febrero de 2020.

No obstante el poco tiempo que podría desestimular a que potenciales candidatos se lancen porque es apenas de 14 meses, el cargo es clave para políticos locales ya que esta elección casa con la precampaña de las regionales de octubre del próximo año.

Tener un Contralor aliado puede servir el próximo año para la campaña, una idea que le dijeron a La Silla Pacífico las nueve fuentes entre concejales y políticos locales que conocen la movida por dentro.

Tan así es que un congresista cercano a Armitage nos dijo que el mismo Alcalde ha expresado en reuniones privadas que no sería conveniente tener un Contralor “inadecuado” para su administración durante todo el año electoral que se avecina, ya que podría ser usado políticamente por los candidatos a sucederlo.

Al menos como corroboramos en la reportería, habría desaparecido el fantasma de la dilación de la elección para dejar a Durango Hernández por el siguiente año, toda vez que ya fue convocado el concurso de méritos por parte de la Universidad Libre.

Por eso ya hay varios aspirantes que, previendo que pasarán el examen universitario, están buscando los apoyos dentro del Concejo, que elegirá de una lista que pase la institución.

Los que ya arrancaron con el Alcalde, Concejales y los de Dilian

En el partidor inicial, según nos dijeron las nueve fuentes, además de dos periodistas que conocen dentro la movida, están al menos cuatro candidatos: el exfuncionario de Coljuegos Luis Alfredo Gómez; la funcionaria de la Contraloría del Valle, María Fernanda Ayala; el exconcejal José Fernando Gil y el exsecretario del Concejo Wilmer Guerrero.

Todos, según pudo corroborar La Silla Pacífico, ya arrancaron lobby con concejales de su entraña y aliados en la administración Armitage.

En el caso de Luis Alfredo Gómez, un abogado con maestría en Derecho, la totalidad de las fuentes nos lo refirieron como el de Armitage y Rodrigo Guerrero, esto porque Gómez es conservador como el exalcalde y fue su Secretario de Bienestar Social.

Gómez, quien fue vicepresidente de operaciones de Coljuegos hasta hace poco, ya se ha reunido con varios concejales, según él mismo nos confirmó.

“Guerrero es el componedor en esta elección para Armitage, como lo fue en las elecciones a la Alcaldía”, nos dijo una de las fuentes, en relación a Guerrero, quien como contamos fue el puente entre los políticos y el empresario en la campaña de 2015.

Guerrero nos dijo que a Gómez le tiene aprecio, pero no está en su campaña. Lo mismo dice el candidato. Uno de los concejales con los que Gómez se reunió nos dijo que fue el candidato el que lo buscó y no el exalcalde.

La abogada con maestría en Planeación, María Fernanda Ayala ya había sido candidata a la Contraloría en el periodo anterior. Aunque tenía el respaldo de los Liberales y Cambio Radical, su nombramiento se cayó esa vez por tener una inhabilidad ya que trabajaba en la entidad meses antes de su postulación.

Actualmente es funcionaria de la Contraloría Departamental y no es claro si está inhabilitada. Según pudimos comprobar, ya se reunió con varios concejales como Juan Pablo Rojas (liberal), quien le manifestó su respaldo.

En el caso de José Fernando Gil, un ingeniero civil especialista en finanzas y derecho administrativo su principal activo es estar en la entraña del grupo que controla La U en el Valle, en cabeza de la gobernadora Dilian Francisca Toro.

Fue candidato a la Cámara en la lista que armó el grupo para Valle en las pasadas legislativas (se quemó con 19.400 votos), y trabajó en la administración de Toro como asesor financiero de la Gobernación, además fue 14 años concejal en Cali.

Su principal aliado en el Concejo es el concejal de La U, Henry Peláez, quien nos dijo que le ve posibilidades a su amigo porque ya es conocido dentro de la entidad.

No obstante esa cercanía con La U de Dilian no garantiza que tenga apoyos de otros sectores, sobre todo con los aliados de Armitage.

Al parecer, a Armitage no le gustaría esta candidatura precisamente por esa cercanía con la Gobernadora, según nos dijo un cabildante que dijo haberlo escuchado hace 15 días del propio Alcalde.

Tener al Alcalde en contra no molesta en La U. “El Alcalde le dice a todos ‘sí hágale, láncese’ y luego los deja colgados de la brocha”, nos dijo un concejal de La U.

Si eventualmente esa candidatura toma fuerza, sería un nuevo pulso de la puja que cumple dos años entre Armitage y la gobernadora Toro.

Al menos de arranque, no tendría la totalidad de concejales de La U, que son cinco, porque no todos están alineados con la Gobernadora, como es el caso de María Greace Figueroa, del grupo del senador Roy Barreras, opositor de la mandataria.

Según corroboramos, el candidato Gil ya se reunió con otros concejales de la coalición.

Finalmente, está el abogado Wilmer Guerrero, quien viene de trabajar con la administración del exgobernador Ubeimar Delgado como asesor de Despacho, Secretario Privado, jefe jurídico de la Beneficiencia del departamento y asesor del banco departamental Infivalle.

Además, fue secretario general del Concejo, cargo que lo acerca a los cabildantes que definen la elección. En la precampaña ya se reunió con el concejal rojo Juan Manuel Chicango.

Por fuera del partidor quedó el exasesor de Emcali, Diego Martinelli, quien era visto al inicio de esta precampaña como el candidato del senador vargasllerista José Luis Pérez, un poderoso en el Concejo y aliado de Armitage.

El rumor comenzó porque Martinelli se encontró a un concejal (no nos dijo cuál) en un vuelo a Bogotá y éste le propuso aspirar. El exfuncionario declinó porque quiere aspirar para el próximo periodo y no quiere quedar inhabilitado en esta elección.

Por ahora, con este panorama servido, arranca la carrera por el puesto.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia