Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 30 de Mayo de 2019

1341

0

La apuesta de los alternativos para competir la Gobernación del Valle a la candidata Clara Luz Roldán, que cuenta con la maquinaria política de La U, de un sector liberal y la burocracia de la gobernación de su amiga, Dilian Francisca Toro, arrancó a despegar vía los movimientos y partidos de centro e izquierda que hoy harán una especie de lanzamiento para presentar a los candidatos que buscarán un acuerdo.

Los ‘llamados’ a la unión son la exministra y exliberal Griselda Janeth Restrepo que inscribió 150 mil firmas; el exasesor de asuntos afro Oscar Gamboa, quien anunció que en dos semanas entregará 150 mil firmas para inscribirse; el verde Duvalier Sánchez; el excandidato al Senado, del Polo, Alejandro Ocampo; y el petrista Ferney Lozano.

Tienen en común que han sido contradictores de la actual Gobernadora, cuya candidata Roldán es la única con aval confirmado (en el uribismo y los godos aún está en definición), por lo que por ahora es el ToConDí (Todos Contra Dilian) que va avanzando.

Si bien desde ya hay acercamientos e incluso mediadores, la cuesta arriba de lograr una unión es más de forma que de fondo. Además del tiempo que juega en contra.

Los primeros pinos

Hace una semana, los partidos Verde, Polo y Unión Patriótica; la Colombia Humana del senador Gustavo Petro; En Marcha del exministro Juan Fernando Cristo y Fuerza Ciudadana del exprecandidato Carlos Caicedo, enviaron una carta a los cinco aspirantes para que busquen un mecanismo para unirse alrededor de un candidato antes del 20 de julio, 7 días antes de que se cierren las inscripciones para las regionales de octubre.

Eso limitó el número de aspirantes que estarían en la alianza.

 

Por ejemplo, en la carta no aparece la exrepresentante verde Ana Cristina Paz, quien sonaba como precandidata, pero sí se la enviaron al otro aspirante verde, Duvalier Sánchez; incluso hubo ruidos porque en una primera versión de la misiva no fue incluido el petrista Lozano lo que, tras quejas de los otros precandidatos, resolvieron en una segunda versión.

Según dos de los seis consultados para la historia, la elección de precandidatos se dio por “consenso desde Bogotá”, como nos dijo uno de ellos.

Con esa carta blanca para buscar la unión, comenzaron las reuniones.

Hubo una entre la exministra Restrepo y los senadores del Polo Wilson Arias y Alexander López Maya; otra entre Restrepo, Gamboa y Lozano; y una más entre Sánchez y Restrepo.

Todos dicen estar listos a participar en un “mecanismo” como proponen las cabezas de los partidos y movimientos en la carta. Eso bajo el entendido de que quieren ser alternativa a Roldán y al uribismo, que busca otra alianza con sectores de derecha y el candidato conservador Álvaro López, que aún no cuaja.

“Básicamente es distanciarnos tanto del Centro Democrático como de los clanes regionales”, nos dijo el senador Arias; “Hay que derrotar el clientelismo y la politiquería que ha hecho la Gobernación su principal empresa clientelista durante muchos años”, nos dijo Sánchez. 

Pero más allá de las intenciones, lo que hoy arranca tendrá varios retos cuesta arriba, que van desde el mecanismo de consenso, hasta el tiempo y si esta alianza va a estar por encima de las aspiraciones regionales de cada movimiento.

De fondo y forma

Aunque la fecha del 20 de julio no es una camisa de fuerza, la meta es evitar de entrada un escenario con aspirantes que se dividan los votos del mismo sector y más bien armar desde ya una tercería para pelearle a Roldán.

Por tal razón, el primer reto es encontrar el mecanismo.

“Llegar al 20 de julio y no tener nada claro da al traste la unificación. Llegar a un consenso para que no se inscriba tanta gente”, nos dijo Gamboa.

Para eso ya hay propuestas que van desde foros y debates hasta encuestas, una alternativa que defiende Sánchez. “Paguemos una encuesta entre todos los partidos para definir”, nos dijo.

“La idea es que ellos se pongan de acuerdo en un mecanismo expedito, si no se tratará de ayudar desde Bogotá”, aclara el senador Arias, quien actúa como “mediador” para “cuidar mucho este proceso”.

”Queremos una convergencia ciudadana”

Duvalier Sánchez, precandidato

En ese punto también juegan los apoyos políticos que vaya recogiendo cada aspirante, que al final de cuentas es el que pesa en las urnas en octubre.

Por ejemplo, Restrepo tiene el apoyo del exministro Cristo y su grupo (que también pujan por darle aval del partido afro Colombia Renaciente); Sánchez tiene “carta para negociar” con los Verdes y un sector fajardista que lo apoya; mientras que Gamboa tiene arraigo liberal y aliados en el Polo; y Ocampo y Lozano tienen arraigo en el Polo, aunque ayer el senador Arias  dijo públicamente que pedirá que su partido apoye a Restrepo.

Otro reto es saber si habrá espacio para más candidaturas y movimientos. Tanto Gamboa como Sánchez esperan a que no se suscriba solo a partidos de la izquierda.

“Si queremos una convergencia, que sea más alternativa y ciudadana, no solo de izquierda extrema, pues nos van a encasillar en algo que no somos”, nos dijo el precandidato verde, que viene de las entrañas del fajardismo.

”Nos interesa que esto no sea coyuntural”

Ferney Lozano, precandidato

Eso refleja que, como hemos contado el fajardismo sabe que en varias regiones no repetirá la Coalición Colombia con el Polo y los Verdes, en parte por las reticencias en muchos lugares a hacer una coalición con el petrismo.

Ya en Cali y en Cartagena el fajardismo mostró que van solos.

A eso se suma el reto de saber si esta naciente unión sirve solo para la Gobernación o se extiende a alcaldías, asamblea y concejos, algo por lo que puja el petrismo con miras a ganar espacios de cara a las próximas presidenciales.

“Nos interesa que no sea coyuntural, que sea también Alcaldía de Cali, que hagamos listas conjuntas y que podamos continuar en ese trabajo para 2022”, nos dijo el precandidato petrista, Ferney Lozano.

Otra fuente, del grupo del exministro Cristo, nos dijo que si la convergencia se traslada a apoyar a la Alcaldía de Cali al exalcalde y exsenador verde Jorge Iván Ospina, que ya tiene el aval de su partido y el apoyo del petrismo, eso reforzaría su ya holgada aspiración de partidos de izquierda.

”Llegar al 20 de julio sin nada es dar al traste”

Oscar Gamboa, precandidato

No obstante, para Sánchez la idea es que los dos procesos vayan por separado. “Gobernación es otro contexto donde debemos buscar acuerdos programáticos, dice el precandidato verde.

De hecho, según el petrista Lozano, desde febrero los verdes “se alejaron de la mesa” que busca listas unificadas para cargos en concejos y Asamblea, “No es una ruptura, pero van poco”, nos dijo.

Así las cosas, a partir de hoy los alternativos entran en una contrarreloj para probar si la unidad en Valle de alternativos funciona y tiene gasolina, impulso y apoyos para llegar con fuerza a octubre a pelear a las maquinarias.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia