Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 12 de Julio de 2019

2941

0

A dos semanas del cierre de la inscripción para las elecciones de octubre, el principal barón electoral del departamento, el senador y exgobernador Temístocles ‘Tito’ Ortega, no define a su candidato, lo que tiene prácticamente detenida la carrera a la Gobernación. 

La decisión es clave porque Ortega es el eje del ajedrez político de Cauca: fue dos veces Gobernador (1992 y 2011), tiene la maquinaria de la Gobernación de la mano de su amigo Oscar Campo y una veintena de alcaldes de su lado. El año pasado, en su primera campaña al Senado, fue el más votado de esa región con 53 mil votos (63 mil en total nacional). 

Para definirlo, en las últimas semanas Ortega montó una especie de ‘reality’ con los candidatos que veía cercanos, a quienes entrevistó personalmente; hizo alianzas con La U vía los congresistas Roy Barreras, Faber Muñoz y John Jairo Cárdenas y está a punto de cerrar otra con los conservadores, para mantener por tercer periodo consecutivo la Gobernación y pelearla a sus otrora aliados, los liberales.

El reality

A finales de mayo en un hotel de Popayán, cinco precandidatos a la Gobernación fueron citados por Ortega para revisar la posibilidad de unir coaliciones y elegir a un candidato para octubre. Al encuentro fueron:

  • Juan Diego Castrillón, exrector de Unicauca, doctor en Derecho, exdiputado de la UP en 1993. El representante John Jairo Cárdenas de La U le propuso el aval de La U.

  • Elías Larrahondo Carabalí, abogado, exalcalde de Buenos Aires (2011-2015) y exsecretario de Educación del gobernador Campo, miembro del Proceso de Comunidades Negras (PCN).

  • Maribel Perafán, exalcaldesa de Timbío (2012-2015), exsecretaria de Gobierno del gobernador Campo. Fue descrita por las fuentes como de la entraña de ‘Tito’, junto a Larrahondo.

  • Eduardo Grijalba, exalcalde de Santander de Quilichao (2012-2015) por La U e ingeniero civil.

  • Amadeo Cerón Chicangana, exdiputado de la ASI (2012-2015), indígena y cercano al movimiento Colombia Humana.

La foto oficial de los que estaban en la baraja de Tito y sus aliados Cárdenas y Barreras -que también asistieron- confirmaba tres cosas.

Primero que ya había cinco cartas fijas luego de meses de especulaciones alrededor de una decena de políticos, que el Senador de Cambio y en la Gobernación pusieron a sonar a ver cuál cuajaba (una táctica que nos dijeron tres fuentes conocedoras de las 12 que consultamos, era común en Tito para mantener expectativa política).

En esa colada entraron el exsenador liberal Jesús Ignacio García y el excandidato de La U, Felipe Muñoz. De hecho la última semana pusieron a sonar el nombre del exalcalde godo Francisco Puentes, quien no tendría planes de una candidatura.

Segundo, que con esa baraja el Senador apuntaba a varias corrientes para mantener de su lado a estructuras con las que ha tenido afinidad: consejos comunitarios (que lo apoyaron al Senado) vía Larrahondo; a indígenas vía Cerón y a políticos de La U, vía Castrillón.

Y tercero que, pese a los intentos, Ortega no haría alianza con sus otrora aliados, los liberales, con los que hizo coalición para 2015, como contamos en su momento.

“Intentamos un ejercicio en el que Temístocles y el aparato de la Gobernación apoyaran pero no se pudo porque quiere a alguien que lo represente”, nos dijo un político liberal que supo de la movida. 

Así las cosas, los rojos avalaron al exalcalde de Popayán, Víctor Libardo Ramírez el mes pasado.

Luego de la primera reunión en la que se habló de “una propuesta de Gobernación de convergencia”, como nos dijo el precandidato Castrillón, dentro de la estructura de Ortega hicieron encuestas para ver quién sonaba.

Esa versión nos la contaron, por aparte, un funcionario de la Gobernación que dijo haber visto una medición; y un curtido periodista que conoció de la movida porque otro funcionario se lo contó. La Silla Pacífico no pudo confirmar con más fuentes que eso haya ocurrido.

 

Según esas dos fuentes, el exrector Castrillón y la exalcaldesa Perafán, ganaban las encuestas internas. 

Paralelamente, los contendores comenzaron a abandonar la competencia, como el caso de Grijalba y Cerón; o buscar apoyos seguros en otros partidos, como ocurrió con Larrahondo, quien obtuvo el aval del partido afro Colombia Renaciente y de los consejos comunitarios del norte del Cauca (Aconc).

Así las cosas, a mediados del mes pasado, la competencia quedó entre Perafán, Larrahondo y Castrillón; y ‘Tito’ se movió con los dos primeros, que son de su cuerda.

Según nos contó Larrahondo, hubo un encuentro hace 20 días con el senador Ortega y la candidata Perafán donde, según nos dijo el aspirante, trataron de llegar a un acuerdo sobre el mecanismo de elección del candidato final.

Como ya no alcanzaban a hacer consulta, quedaban dos caminos: el dedo de Ortega o una encuesta. 

“Esa fue la última conversación. Pero nosotros, como consejos comunitarios vamos hasta el final. Tendré que consultar si el mecanismo (que escoja Ortega) le gusta a los consejos que represento”, nos dijo Larrahondo. 

A su turno, Castrillón nos dijo que se ha reunido cinco veces con los congresistas Barreras, Cárdenas y Faber Muñoz de La U, además de Ortega, pero puso plazo para el próximo viernes para saber si tiene el aval de La U o no. 

(Una fuente del Partido en Bogotá nos dijo que el aval no estaba definido, otra, cercana a Castrillón nos dijo que ese aval estaba “casi seguro”).

La recta final depende de lo que decidan los 'jueces'

Durante los últimos tres días las deliberaciones entre los tres congresistas de La U, Barreras, Cárdenas y Muñoz con Ortega se intensificaron para tomar una decisión ya y arrancar la campaña.

De acuerdo a lo que nos dijeron Ortega, Barreras y dos políticos más que conocen de las definiciones, por aparte, la idea es lograr un coaval de La U y Cambio. “Si se dan los acuerdos, el candidato tendría los dos avales”, nos dijo Ortega, quien nos dijo que al bus también llegarían los conservadores.

El punto de la recta final está en el pulso entre La U y Cambio: por un lado Ortega es más cercano a Larrahondo y Perafán porque trabajaron con él y son de su confianza y al tener la maquinaria y más votos propios, probablemente querría llevar la batuta. 

“El Senador no quiere dejarse imponer nombres”, nos dijo una fuente que sabe de las conversaciones.

Mientras que La U querría poner aspirante propio vía Castrillón. Ayer el representante Cárdenas le reiteró el apoyo de su colectividad.

Incluso, en el Cauca político corrió la versión de que habría una acuerdo para que Castrillón se bajara de la Gobernación y fuera a la Alcaldía de Popayán, algo que el precandidato nos negó.

De acuerdo con los senadores, el final del reality será anunciado en las próximas horas. Así arrancará la nueva temporada de competencia electoral en Cauca.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia