Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 31 de Octubre de 2018

1198

0

Con la designación de Ubeimar Delgado como embajador en Suecia y la elección de Heriberto Sanabria como presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), los principales movimientos del conservatismo en el Valle se quedaron sin sus principales cabezas. Eso probablemente dispersará aún más los godos del departamento y abre la ventana para que otros políticos acaparen esas estructuras.

 

Los huérfanos

Coraje Vallecaucano, de Sanabria, y Fuerza Social, de Delgado, eran los grupos conservadores más grandes del Valle. Alcanzaron a tener representación en el Congreso hasta julio e hicieron parte de la campaña de Iván Duque.  

Ambos movimientos giraban en torno a sus líderes, que eran rivales políticos porque Sanabria armó toldo aparte cuando llegó al Congreso con apoyo de Ubeimar hace más de diez años. Ninguno dejó un heredero fuerte en sus estructuras para reemplazarlos. Además, venían de capa caída en votos.

Sanabria se quemó intentando pasar de la Cámara al Senado, con 53 mily Delgado pasó de tener dos congresistas a solo uno, el representante Gustavo Padilla. Su Mauricio Delgado, se quemó tratando de reelegirse en el Senado con 54 mil votos.

En el caso de Coraje, el movimiento está dividido.

Hasta hace un año contaba con Sanabria, el diputado azul Jhon Jairo Caicedo, el exdiputado Miyer Huependo, y el concejal de Cali, Richard Rivera, pero hoy Caicedo y Huependo armaron toldo aparte.

Se fueron porque, dicen, en las pasadas elecciones no sintieron que Rivera haya apotado la candidatura a la Cámara de Huependo. “Sentimos que la gente está cansada de la disputa histórica de Ubeimar y Sanabria y queremos representar algo nuevo”, nos dijo el excandidato al Congreso. 

En esa división armaron el grupo El Poder de los Trabajadores, que se llevó parte de la base de Sanabria, como sus dos coordinadores de campaña.

En Coraje no pierden la esperanza de sobrevivir. Un político cercano a esa estructura nos dijo que la ruptura es un hecho usual en política, que no están disminuidos y que para 2019 buscarán mantener a Rivera en el concejo y lanzarán a la Asamblea al abogado Juan Pablo López.

En las toldas de Fuerza Social el problema es quién va a ser reemplazar del nuevo Embajador, algo que no es claro aún, según nos dijo el concejal caleño de esa cuerda, Jacobo Náder.

Además del Concejal, el movimiento queda hoy con el representante Gustavo Padilla y el diputado Snehider Rivas.

Náder dice que tienen estructuras fuertes y que las apuestas a futuro son mantener Asamblea y Concejo y lanzar al exrepresentante Alvaro López Gil a la Gobernación, un reto nada fácil teniendo en cuenta que tienen de entrada la competencia de la heredera de la mandataria Dilian Francisca Toro, Clara Luz Roldán.

Uribistas y godos ‘foráneos’ ganan con la orfandad

Con la salida de Ubeimar y Sanabria, ganan los uribistas y congresistas de otras regiones que ya han hecho pinitos en el departamento.

Al acecho está la senadora Esperanza Andrade de Huila, aliada de la diputada independiente azul Amanda Ramírez, en una alianza que crearon hace un año, como contamos en su momento.

Luego de que Ramírez ayudara a la Senadora a obtener 7 mil votos en Valle, para 2019 van a apoyar a Javier Andrés Giraldo, exfuncionario de la Gobernación que quiere heredar la curul de la Diputada.

También está al acecho la senadora azul y baronesa de Nariño, Myriam Paredes, quien sacó 13 mil votos en Valle gracias al apoyo del concejal caleño godo Fernando Tamayo.  

Y con la división también gana el uribismo, que viene creciendo en Valle con cuatro congresistas y fuerza en el norte del departamento, toda vez que Huependo no descarta una alianza para ganar alcaldías en esa región.

Tal y como están las cosas a hoy lo más posible es que el conservatismo en el departamento, otrora fuerte, le ayude a foráneos u otros partidos a ganar terreno de cara a 2019.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia