Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 13 de Agosto de 2018

1619

0

En el Valle, donde los Verdes tienen un potencial electoral en ascenso desde las elecciones de marzo y la primera vuelta presidencial, la consulta anticorrupción que impulsan tiene poco apoyo de los sectores tradicionales y políticos de izquierda y se ha apalancado en grupos alternativos, jóvenes y exvoluntarios de las campañas de centro izquierda del semestre pasado.

 

El reto es lograr al menos 800 mil votos para aportar a la meta de los 12 millones que se necesitan a nivel nacional, pero la falta de recursos, apoyo del Gobierno y el desconocimiento de la consulta en sí misma lo hacen un reto complejo a menos de 2 semanas de la votación.

Sin entusiasmo entre los Partidos

A pesar de que hace dos meses, cuando la consulta fue avalada por el Congreso, todos los partidos prometieron apoyarla, la realidad regional a 15 días de ir a las urnas es diferente, principalmente por dos razones: el compromiso político para apoyarla no pasa de declaraciones de buenas intenciones y porque el nuevo Gobierno le bajó la caña a las propuestas que incluye la consulta con sus proyectos de ley.

En La U, el partido más poderoso del Valle porque lo maneja el grupo de la gobernadora Dilian Francisca Toro, nos confirmaron que el senador Roosvelt Rodríguez ratificó su apoyo a la consulta y esta semana empezarán a buscar el apoyo de sus aliados. Pero no es claro si moverán la logística y tradicional maquinaria.

Por ahora, el aliado de la Gobernadora solo ha enviado un mensaje de chat a sus aliados:

“No obstante las dudas que nos genera el hecho de que algunos de los temas ya están contenidos en la ley y que la consulta no puede utilizarse para reformar la Constituciòn, consideramos de trascendencia histórica el llamado al pueblo para que se pronuncie sobre temas que le generan preocupaciones. También creemos que respaldar la consulta anticorrupción es ponerse al frente de los retos que hoy nos plantea la sociedad”, dice una parte del chat.   

En el vargasllerismo, el senador Carlos Abraham Jiménez nos dijo que pasaron el mensaje de apoyo a la consulta a sus líderes pero no harán reuniones y eventos porque eso requiere logística y como no hay reposición de votos no invertirán de su propia plata.

En el liberalismo y los conservadores la situación es similar.

El exrepresentante rojo Fabio Arroyave, que busca la Gobernación, nos dijo que votará afirmativamente, pero que le parece algo innecesario. “Es más un tema político de quien la hace”, nos dijo en referencia a la exsenadora Claudia López.  

Algo similar nos dijo el representante conservador Gustavo Padilla, quien cree también que la consulta se ha puesto en duda por las reformas que ha presentado el presidente Iván Duque que retoman algunos puntos. Eso “genera una contradicción en la gente que dice o es lo uno o lo otro”, dijo.

Aunque Duque ha dicho que estas reformas son complementarias a la consulta, con la visión de Padilla coincide la representante Verde Catalina Ortiz, quien nos dijo que las reformas “son un golpe para la cosulta porque una cosa es presentarlas pero otra es pasarlas”. Y como contamos  pasen o no le pueden quitar protagonismo a los promotores de la consulta que llevan más de un año impulsándola.

Aunque dentro del uribismo valluno hay voces como la del senador Gabriel Velasco quien dijo que espera directrices para apoyar la consulta, es muy poco probable que a la larga el partido de Álvaro Uribe se mueva por esa iniciativa.

“Es ilógico que el partido apoye una consulta promovida por personas que han hablado mal del presidente Iván Duque”, nos dijo el diputado del Valle del Centro Democrático y precandidato a la gobernación, Julio César García, en una línea similar a la que ha hablado en la última semana el expresidente Uribe y el presidente del Senado, Ernesto Macías.

Así las cosas, sin las maquinarias ni los políticos con votos de su lado, la consulta se apalanca de los sectores alternativos.

La campaña en la calle

Entre los sectores alternativos sí hay gente trabajando por la consulta, pero no liderados por las grandes figuras como el exsenador verde Jorge Iván Ospina (que se mueve por su lado), o el senador del Polo, Alexander López (que a hoy no ha arrancado campaña entre sindicatos o base social donde es fuerte).

De los 33 comités promotores de la consulta inscritos en el país solo uno es del Valle. Se trata de ‘El Valle dice #7 veces sí’ que integra a más de cien jóvenes que fueron activos en las presidenciales y militan en el Polo, la Alianza Verde, Compromiso Ciudadano, colectivos ciudadanos como Nos Unimos o nos Hundimos, Colombia Humana, jóvenes con De la Calle, Coalición Ciudadana y Actuemos.  

La intención de unirse surgió del edil fajardista Juan Pablo Ortega, del Partido Verde y de otros jóvenes de la Coalición Colombia. Dicen que hay que “dar un mensaje al Valle que este movimiento va en serio, y que vamos a incidir ahora y en las regionales del 2019”, nos dijo Camilo Alfonso, un voluntario del Comité.

El Comité tiene reuniones semanales donde planean sus estrategias similares a las usadas en la campaña de Fajardo y Petro como caminar las calles, volantear en espacios concurridos, hacer pedagogía entre nodos y grupos pequeños y debates y foros con las caras visibles de los Verdes: la caleña Catalina Ortíz (que puso a circular 50 mil periódicos explicando la Consulta), la senadora Angélica Lozano, que fue el viernes a Cali, y la exsenadora Claudia López.

Todo está financiado con recursos propios, más publicidad que envió el Partido Verde a comienzos de este mes.

Otros fajardistas como el exgerente de la campaña presidencial, Duvalier Sánchez y su grupo no están inscritos oficialmente pero están metidos haciendo pedagogía.

“Les hacemos preguntas a las personas en las calles como por ejemplo si prefiere a un Alcalde que robe y haga algo o que no robe y que no haga nada con el objetivo que la gente reflexione y se cuestione sobre esas prácticas socialmente aceptadas que contribuyen a mantener los círculos de corrupción”, nos dijo Sánchez.

A 13 días de la consulta, el grupo pidió apoyo para que la Alcaldía y la Gobernación ayude con la distribución de material pedagógico (como ya lo vienen haciendo en la Alcaldía de Neiva), pero no ha pasado nada. Incluso la exsenadora López le pidió ayuda pública al alcalde Maurice Armitage.

Así las cosas, el mayor reto más allá de la coordinación es incentivar a la gente a votar.

Según nos dijeron los promotores, hay un cansancio de las personas por la tres elecciones pasadas, un desconocimiento de la consulta, y hay muchas desinformaciones.

Ellos mismos nos dijeron que la gente les dice en las calles que las reformas que impulsan bajarán el sueldo a todos los funcionarios públicos, que los policías no ganarán más de un millón de pesos y que el partido Verde va a recibir reposición de votos, todo eso falso. Además, también les han dicho que esto va ayudar a Claudia López a la Alcaldía de Bogotá.  

Con todos estos retos los Verdes están optimistas. “A nosotros nos dicen que no podemos y siempre les demostramos que sí”, nos dijo la representante Ortiz. Faltan dos semanas para saber si la consulta logrará dar ese golpe de opinión o si se quema.  

Nota: Este 15 de agosto la exsenadora Claudia López participa en el debate de La Silla Pacífico '¿La consulta sirve para combatir la corrupción o es una pérdida de plata?' en la Universidad Icesi de Cali a las 10 de la mañana. 

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia