Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 22 de Octubre de 2018

2015

0

Con la instalación formal de la Junta Administradora del Fondo de Buenaventura, el Comité del Paro Cívico del principal puerto del Pacífico logró una de sus más importantes propósitos de garantizar y coadministrar, con los gobiernos Nacional y Departamental, más de 1.6 billones de pesos al año por una década para subsanar el olvido estatal de la región.

Esta instalación es clave por dos razones: primero porque es la primera muestra real de compromiso del gobierno de Iván Duque de cumplir lo prometido por su antecesor, Juan Manuel Santos, y porque sin Alcalde en propiedad y una crisis administrativa en el puerto, el Comité entró como principal interlocutor con el nuevo gabinete.

A eso se suma que hace unas semanas el Comité del Paro tuvo un primer acercamiento con aliados del sector empresarial como la Fundación para el Desarrollo del Pacífico (FDI).

Con Fondo Autónomo y sin piedras en el zapato

La Junta del Fondo Autónomo que va a decidir qué hacer con 1.6 billones de pesos anuales por 10 años, tiene 14 miembros, entre seis ministerios, Planeación Nacional, la Gobernación del Valle, la Alcaldía de Buenaventura y los cinco miembros de la sociedad civil que fueron elegidos por las organizaciones que participaron en el paro.

 

Como no hay Alcalde en propiedad, luego de que a Eliécer Arboleda se le confirmara su medida de aseguramiento por presuntamente participar en el desfalco al único hospital público del puerto, y en la instalación se impidió que otros actores ajenos al paro pudieran entrar a la Junta, el Comité es por ahora el único interlocutor oriundo de Buenaventura sobre qué hacer con la plata.

Que no haya Alcalde en firme potencia el poder del Comité dentro y fuera de la Junta.

Desde abril Arboleda fue involucrado en el desfalco del Hospital junto a su hijo ‘Kiko’ y contratistas del puerto; A inicios de mes, un juez confirmó que seguirá preso, lo que obligó a La U, partido que lo avaló, a enviar una terna la semana pasada.

Todos con nexos con el detenido Alcalde. Está Edinson Bioscar, actual alcalde encargado y mano derecha del mandatario preso; Magaly Castro, funcionaria de la Alcaldía y aliada de Arboleda (fue la que le dio vacaciones durante el proceso penal), y Joaquín Orobio, actual secretario de Educación del Puerto.

El presidente Iván Duque no ha definido el reemplazo y, según conoció La Silla Pacífico, el sistema de elección sería el mismo que aplicó con la alcaldía interina de Cartagena.

Así lo confirmaron, por aparte, dos altas fuentes del Ministerio del Interior, que pidieron reserva de la fuente porque el mandatario sigue estudiando el tema.

Si la misma fórmula se da, significaría que Duque se entrevistaría personalmente a los ternados y la sociedad civil para definir el reemplazo, quien deberá firmar un acuerdo de transparencia de los recursos para el departamento de acá a 2019.

Por eso, hasta tanto no se dé este proceso, el Comité del Paro seguirá siendo visto como interlocutor de los principales problemas del Puerto, como ya lo está haciendo como mediador en el conflicto laboral de la UniPacífico (que detallamos acá) y el paro administrativo de los sindicatos de la Alcaldía y los Bomberos, que llevan 15 días sin trabajar porque les adeudan sueldos de meses pasados.

Otro potencializador del poder del Comité dentro de la Junta de FonBuenaventura es que en la instalación todos los miembros de la junta blindaron el último cartucho que quemó la cuestionada líder afro Rosa Solís para tener un asiento en el manejo de los recursos.

La historia fue así. Según dos asistentes que nos contaron por aparte la anécdota, Solís llegó al auditorio Comfanar acompañada de al menos veinte personas a decir que tenía derecho a estar en la Junta.

Dijo que los consejos comunitarios -que ella dice representar- deben tener un representante en ella y que algunos miembros del Comité pertenecen a Partidos políticos.

Táctica que ya había utilizado en la elección de los miembros de la Junta por parte de la sociedad civil, como contamos en su momento.

Acto seguido, Solís se retiró del auditorio y su intervención pasó de largo. En parte porque, la otrora súperpoderosa del Pacífico ha perdido liderazgo.

Según nos dijo Víctor Vidal, uno de los líderes del paro y precandidato a la Alcaldía, doce consejos comunitarios del sector Cuenca, que cubren el 75 por ciento de los territorios titulados de Buenaventura, les enviaron una carta diciendo que apoyan al Comité.

Mientras que Solís, como hemos contado, está pendiente de que el Consejo de Estado defina la legalidad de uno de los dos consejos donde tiene influencia.

Sin Rosa dentro y sin Alcalde en propiedad, en las próximas semanas la Junta deberá escoger la fiducia en la que se depositarán los recursos de 1.6 billones y la entidad encargada de ejecutar los primeros proyectos de inversión.  

Mientras ese proceso continúa (se instaló una mesa de seguimiento para que el nuevo Gobierno conozca qué falta por hacer) los del Comité del Paro buscan acercamiento con otro sector clave en la región para apalancar los proyectos: los empresarios.

Los primeros pinitos con los empresarios

El 5 de octubre se concretó un primer acercamiento informal entre integrantes de FDI, el Comité del Paro y algunos académicos para revisar lo que podría ser un trabajo conjunto por el desarrollo del puerto.

El primer paso es relevante en tanto el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial de Buenaventura, donde se planea cómo será el desarrollo y el uso del suelo en la siguiente década, tendrá consulta previa con las comunidades afros e indígenas, otro logro del Comité.

La intención era conocer entre sí las dinámicas del Comité y las iniciativas de FDI y tratar de buscar puntos en común, según nos dijeron, por aparte, tres asistentes.

Este primer encuentro también dejó en el tintero la posibilidad de lograr un acercamiento entre dos sectores que históricamente han estado en orillas opuestas, el empresarial y el social representado en el Comité.

Para la directora de FDI, Maria Isabel Ulloa, la mejor manera de trabajar por el desarrollo del puerto y del Pacífico es uniéndose y articulándose por un fin común.  

“De todas las esferas hay puntos de vista, visiones que si no se comparten, no se discuten, no se ponen sobre la mesa, los sectores seguirán aislados, pensando cada uno desde su esquina”, le dijo a La Silla Pacífico.

Es sin embargo una iniciativa que apenas está naciendo y puede que resulte o se descarte, toda vez que tanto líderes como empresarios tienen visiones muy diferentes de lo que debería ser el futuro del principal puerto del país por donde pasan el 49 por ciento del comercio exterior del país y cuyas ganancias muy pocas veces se reflejan en la población.

El Comité tiene una concepción del empresariado como un actor que no ha tenido en cuenta,  y en muchos casos ha atropellado, a las comunidades. Y es algo que según ellos deberá cambiar, según nos dijo el líder del paro, Narcilo Rosero.

Y por su lado, los empresarios no han sido cercanos a las comunidades, tanto así que consideran que hacer consulta Previa al POT le pondría talanqueras el desarrollo del puerto, como nos lo dijo hace un tiempo el presidente de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita.

Si bien las intenciones están, aún hay un largo camino para lograr dicha articulación.

Con estos tres hechos, el Comité sigue ganando espacio, no solo dentro de Buenaventura donde ya tenía un espacio importante, sino que entró con pie derecho con el nuevo Gobierno y arrancó pinitos con el empresariado.

Nota de la editora: Luego de ser publicada esta historia actualizamos los nombres de la terna a la Alcaldía, cambiando dos de los tres nombres. Pedimos excusas por el error.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia