Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 26 de Marzo de 2019

4362

0

La puja entre los proveedores minoritarios de combustible de Nariño y la empresa Petrodecol que tiene una planta de abastecimiento de gasolina y acpm en Tumaco -y cuya llegada tiene en alerta el negocio que en los departamentos fronterizos es subsidiado- aterrizó en el Congreso vía un artículo del Plan Nacional de Desarrollo que fue aprobado el viernes en su primer debate.

Por la presión de la bancada Pacífico y de la Región de Administración y Planificación (RAP) del Pacífico el primer debate del Plan dejó cuatro artículos que aseguran plata para la región, a través de los fondos del plan Todos Somos Pazcífico, la creación del fondo Pacto por Chocó y con un artículo que dice que se garantizará la inclusión de proyectos prioritarios del Plan Especial para el Desarrollo de Buenaventura. Entre estos proyectos están la planta regasificadora del Pacífico y el plan de drenaje del Puerto de Buenaventura. Con el Plan Pazcífico se asegurará dinero para electrificación rural de Tumaco, Guapi, Quibdó y Buenaventura, que están pendientes desde la creación del programa en el Plan de Desarrollo de 2015 de Juan Manuel Santos. Con el fondo del Pacto por Chocó el Plan garantiza recursos para recuperación de la navegabilidad y la actividad portuaria en los ríos Atrato, Sanjuan y Baudó, obras de generación de energía, de saneamiento básico, fomento a la promoción y turismo e infraestructura. En este pacto están priorizadas obras como la vía Quibdó-Medellín y la carretera Quibdó-Popayán. Así mismo los congresistas de los cuatro departamentos que están en las comisiones económicas se unieron en bloque para no votar el artículo que crea un nuevo impuesto en la factura de luz para tapar el hueco económico de Electricaribe; y los vallunos exigieron un trato similar para pagar el pasivo pensional de Emcali, la empresa de servicios públicos de la capital del Valle, que está a punto de ser intervenida por la Alcaldía. Tal y como está el debate, el Pacífico logró aumentar 6,1 billones de pesos el presupuesto de la región y Valle, que se había quejado de la falta de plata en el Plan, subió a 51 billones de pesos su presupuesto

Se trata del artículo 268 que garantiza por cuatro años uno de los subsidios del negocio en Nariño, que es el de la compensación que hace el Gobierno al transporte del combustible desde las plantas de abastecimiento y las estaciones de gasolina hasta Pasto, la capital.

Tal y como quedó redactado el artículo que entró en la ponencia, el Gobierno podía reconocer la compensación de transporte a las plantas de abastecimiento “ubicadas en la Zona Pacífica del departamento de Nariño”, beneficiando así exclusivamente a Petrodecol, que queda en Tumaco, en el litoral.

Quien radicó dicha propuesta fue la senadora conservadora de Nariño, Miryam Paredes, según nos confirmó la propia congresista y tres fuentes más involucradas en el trámite del Plan en el Congreso.

La propuesta alertó a los minoristas agremiados en Asocomsur (minoristas de Nariño y Putumayo) y Adiconar (minoristas de Nariño), que fueron informados por una empresa petrolera, según nos dijo uno de los minoristas interesados, ya que tal y como estaba redactada dejaba por fuera de los beneficios a cualquier planta que no estuviera ubicada en Tumaco, como una que está en construcción en Chachagüí y que también servirá para abastecer combustible en la región.

(Todo esto ocurrió mientras la planta de Petrodecol en Tumaco tuvo problemas para distribuir combustible ante la emergencia causada por la minga en Cauca que tiene cerrada la vía Panamericana, que es por donde llega el combustible subsidiado desde Yumbo. Como contingencia, el Gobierno ordenó enviar combustible desde Buenaventura para suplir la demanda).

 

Como contamos, la puja entre minoristas y Petrodecol arrancó una vez el Ministerio de Minas ratificó en dos resoluciones a la empresa con sede en Tumaco el monopolio de transporte de combustible, lo que era un golpe para los minoristas que se benefician de la venta y distribución de gasolina que es subsidiada en todos los departamentos fronterizos.

Además hay una pelea política entre poderosos del sector en Nariño, que tiene en vilo el negocio de transporte de combustible, el precio de la gasolina para los usuarios y la viabilidad de Petrodecol, ya que las resoluciones están demandadas ante el Consejo de Estado y el Gobierno le lanzó un salvavidas a medias a la empresa, como también contamos.

Precisamente por las conexiones políticas de los directivos de Petrodecol, en cabeza de Luis Ernesto Chávez uno de los miembros de la junta directiva, que van desde el alto Gobierno hasta los políticos del departamento, es que dos fuentes nariñenses (un minorista y un congresista) nos señalaron, por aparte, que el artículo era un mico que había presentado la senadora Paredes para beneficiarlos.

“El artículo no se redactó solo”, nos dijo uno de los minoristas que supo de la movida y que estuvo en Bogotá, junto con otro empresario del sector, haciendo lobby para cambiar el artículo.

La Senadora nos negó dichos nexos y nos dijo que presentó el artículo porque conoce de las preocupaciones del sector que ante la llegada de Petrodecol al departamento le quitaran los subsidios y compensaciones al precio del combustible.

“La verdad es que hubo un error en la proposición y en la redacción que fue de buena fe. Ni yo ni mi familia tenemos el más mínimo negocio con el sector. Conozco a través del obispo de Tumaco la situación (con Petrodecol), lo único que importa es el usuario final”, nos dijo Paredes.

A su turno, los minoristas se movieron con la bancada uribista en las comisiones económicas, especialmente con el representante por Santander Edwin Ballesteros, quien junto a la de Amazonas Yénica Acosta; el de Antioquia, Juan David Vélez y el senador valluno John Milton Rodríguez de Colombia Justa Libres, firmaron una proposición para modificar el artículo.

Una proposición en el mismo sentido presentó la senadora Paredes.

En la justificación del cambio, la senadora indicó que buscaba “corregir un error” para incluir a todas las plantas de distribución; en la de los otros congresistas dijeron que el artículo así como estaba iba “dirigido exclusivamente a beneficiar a un actor”, que es Petrodecol.

Al final, el artículo fue aprobado en un paquete de artículos tal y como venía en la ponencia (o sea con el mico incluido), y las modificaciones se deberán hacer en el debate en las plenarias de Senado y Cámara de esta semana.

Si bien ya es claro que el artículo será modificado, éste no deja tranquilo al Gobierno porque, según una alta fuente del Ejecutivo que conoce del tema, al final se está amarrando por cuatro años la compensación de transporte en zonas de frontera, lo cual es discrecional del Gobierno Nacional y queda plasmado en el Presupuesto General de cada año.

De acuerdo con los cálculos de la senadora Paredes, la compensación este año para Nariño será de alrededor de 58 mil millones de pesos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia