Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 16 de Agosto de 2019

2702

0

Tras seis meses de ires y venires judiciales, el Partido de Reivindicación Étnica (PRE) que nació de un consejo comunitario en El Cerrito, Valle, logró avalar más de 2 mil candidatos a las regionales de octubre. Detrás de la movida están viejos conocidos de la comunidad afro del Pacífico que participan en política, exaliados de cuestionados barones electorales y abogados expertos en vericuetos legales.

 

Todo gracias a una medida cautelar del Consejo de Estado que le devolvió al PRE la personería jurídica (el reconocimiento oficial para ser un partido y, por ende, dar avales) y con eso, el trampolín que había comenzado a construir desde 2018 cuando se coló en el tarjetón de las presidenciales como partido que impulsó el voto en blanco.

Así aterrizó a las regionales el tercer partido afro que se une a uno codirigido por exsantistas (Colombia Renaciente) y a otro con sombras del viejo PIN (ADA) y que ponen en la lupa la representatividad étnica en las elecciones.

La resurrección vía judicial

La medida cautelar del Consejo de Estado que le permite al PRE participar es la respuesta a una demanda que interpuso el partido contra una decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de quitarle la personería jurídica este año, pese a que el partido tenía ese derecho desde enero de 2018.

Esa personería inicial fue lograda gracias al debut electoral del PRE en 2014, cuando a través del consejo comunitario San Antonio del Castillo de El Cerrito, inscribió una lista a las curules afro. Después de una larga pelea en los estrados (que detallamos acá), el CNE reconoció en 2017 las curules a la exreina Vanessa Mendoza y al abogado Gustavo Prado.

Pero en realidad, la personería oficialmente la expidió el CNE en enero de 2018, después de que cerraron las inscripciones para las elecciones de Congreso. 

“Las campañas de Cámara y Senado se cierran el 11 de diciembre de 2017 y a nosotros nos otorgan la personería jurídica el 31 de enero de 2018; o sea que nosotros no pudimos participar de las contiendas electorales porque ya se habían cerrado las elecciones”, nos dijo el representante legal del consejo comunitario y presidente del Partido, Wilson Rentería.

Al no poder estar en esa elección, el PRE estuvo en el tarjetón presidencial promoviendo el voto en blanco. La idea era conformar una base de apoyos en varias regiones y pelear puestos en las regionales de 2019. 

Y a punta de demandas, lograron entrar, como en 2018, a última hora.

Detrás de las demandas hubo exaliados de poderosos

Las demandas ante el Consejo de Estado que puso el PRE hicieron que entre el 24 de julio, cuando el tribunal les dio las medidas cautelares y el 27 de julio, cuando se cerraron las inscripciones de candidatos, fueran avalados 2.307 candidatos en todos los cargos. 

El trabajo legal lo encabezaron Gustavo Prado y Edison Bioscar Ruíz, dos abogados afro litigantes de causas electorales y exaliados de polémicos políticos del Pacífico.

Prado, como contamos, fue hasta 2014 aliado de la gobernadora Dilian Francisca Toro, ya que fue uno de sus abogados por más de 20 años, y era esposo de la heredera de la mandataria, Clara Luz Roldán. Desde 2015 fue un duro opositor al gobierno de Toro. 

Hoy es el candidato del PRE a la Alcaldía de Cali.

Y Ruíz es un político de vieja data del Pacífico. Como contamos fue secretario general del PIN, exaliado del exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra; y más recientemente estuvo detrás de la demanda que ayudó a formar el partido afro ADA.

Hoy, dice, es militante del PRE, aunque Prado lo niega porque están peleados por un aval en Buenaventura. Ruíz nos dijo que podría formar parte de su junta directiva.  

Paralelamente también metió demanda, pero ante la Judicatura, Heriberto Arrechea, excongresista, expupilo de Martínez Sinisterrea (le peleó al PRE la curul que ganó Vanessa Mendoza en 2014) y hasta 2017 aliado del polémico excongresista Yahír Acuña, hoy candidato a la Gobernación Sucreña. Entuteló porque el PRE le había prometido aval en Cauca desde junio del año pasado. 

Hoy es el único candidato a la Gobernación que tiene el PRE en el país.

”Podríamos haber inscrito 10 mil candidatos”

Wilson Rentería, presidente PRE

Sobre una posible incidencia tanto del ‘negro’ Martínez como de Acuña en el partido, cinco de las siete fuentes consultadas para la historia nos negaron cercanías.

“Nadie, ni Martínez siquiera, iba a dar ni 100 mil pesos para que (Prado) fuera a pelear a Bogotá por eso (el partido)”, nos dijo una fuente, del primer círculo de Martínez.

En el caso de Acuña, Arrechea nos dijo que desde Sucre un delegado del PRE intentó coavalarlo para la Gobernación “pero se lo negamos. Hoy ni él ni Martínez están con nosotros”. Rentería también nos negó dichas cercanías.

Así las cosas, que el PRE ganara la personería a punta de demandas abrió automáticamente un paraguas para el aterrizaje de políticos que buscaban puesto en octubre.

Una sombrilla multicolor

“Si no nos hubieran quitado la personería en febrero habríamos alcanzado a avalar a unas 10 mil personas”, nos dijo Rentería, aduciendo que muchos se fueron por esa situación.

La mayoría de aspirantes están en el Caribe (628), en el Eje Cafetero y Antioquia (433) y en el Pacífico (219). Pero es en ésta última región donde tienen a su único candidato a la Gobernación, en Cauca, y tres ciudades capitales, Pasto (Nariño), Cali (Valle) y Popayán (Cauca).

Para organizar los avales en tres días, Rentería delegó el trabajo en aliados y amigos en regiones: en Sucre y Atlántico a dirigentes de los espacios nacionales de consulta previa en los que él también participa; en Valle a Prado y Ruíz y en Cauca a Arrechea. 

Vía ellos y otros delegados en regiones, aterrizaron políticos de carrera.

Por ejemplo, en Pasto el candidato es Nicolás Toro, un exconcejal y excandidato a la Alcaldía por el liberalismo que buscó inscribirse por firmas y luego intentó un aval en ADA. Es conocido en la capital nariñense por organizar cenas navideñas para sus amigos.

”Ni Yahír ni Martínez están acá”

Heriberto Arrechea, candidato PRE

En Popayán el candidato es el empresario de madera Gustavo Martínez, quien estaba buscando firmas para inscribirse, pero, según nos dijo, Arrechea lo buscó para darle el aval. 

En Valle también aterrizaron viejos conocidos de partidos locales, como es el caso del exdiputado Francined Cano Brito, hoy candidato a la Alcaldía de Buga. Venía de La U y su hijo aspira a la Alcaldía de Cali por Aico.

Incluso en Amazonas, el único candidato del PRE en el departamento más grande del país es el empresario cacaotero Arcesio Rendón a la Gobernación. Como contó La Silla Sur, había logrado ese aval vía aliados del partido en Antioquia.

La meta, según nos dijeron Rentería y el abogado Ruíz, por aparte, es lograr seis alcaldías y al menos 200 concejales, para tener una base fuerte para 2022, cuando volverán a buscar mantener la personería jurídica en las elecciones al Congreso. 

Para ambos, las medidas cautelares del Consejo de Estado protegen al partido para mantenerse vigentes y que no se caigan los cargos que logren. Desde el CNE nos dijeron que solo intervendrán en el tema si el alto tribunal lo solicita.

Falta por ver si el papayazo que les dieron los tribunales el PRE lo aprovecha en las urnas.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia