Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Kerly Andrea Murillo · 24 de Octubre de 2019

669

0

Luego de una campaña que en su recta final entró en la polarización y acusación política entre los punteros, uno de los factores clave este domingo será lo emocional. Más allá de las encuestas, Jorge Iván Ospina, Roberto Ortíz y Alejandro Eder tienen seguidores que están dispuestos a acompañarlos hasta el final.

En La Silla Pacífico entrevistamos a 32 personas que votarán por ellos de distintas edades, oficios y lugares de la ciudad, quienes nos explicaron qué los impulsa a apoyarlos este domingo.

Jorge Iván Ospina Roberto Ortiz Alejandro Eder

 

Jorge Iván Ospina

El de las obras que le cambiaron la cara a la ciudad: ocho de las diez personas con las que hablamos y que van a votar por Ospina nos dijeron, por aparte, que el candidato de la Alianza Verde (y cuatro partidos más) les gusta por las megaobras que entregó durante su primer mandato en 2008.

“Es el único alcalde que en los últimos 20 años ha dejado obras para la ciudad”, nos dijo John Jairo, un periodista de 44 años. En el mismo sentido nos habló un taxista, que nos dijo que “la obra del puente Alfonso López nos ayudó mucho para el trabajo”.

Su paso por la Alcaldía también es recordado por los líderes formados durante su administración en programas de capacitación. 

Así lo recuerda Dora, una artista de 59 años: “nos formamos alrededor de 5.000 mil líderes, lideresas para exigir derechos, hacer veedurías ciudadana con responsabilidad ciudadana, esto ningún alcalde lo había hecho, o por lo menos que conozca”.

Esa experiencia, nos dijeron los entrevistados, le da ventaja sobre sus competidores más cercanos. “Para mí concepto es una persona que ya conoce las falencias dentro de la ciudad”, nos dijo Diana, una estudiante de 23 años; y dentro de los que van a votar por él lo ven preparado para manejar la ciudad, como nos dijo Diana Carolina, una secretaria de 34 años.

Los ruidos judiciales no pesan: sobre la situación judicial del candidato, que tendrá que ir a una audiencia de lectura de cargos el 15 de noviembre por la presunta firma irregular de un contrato durante su primer Alcaldía, los votantes que consultamos tienen dos opiniones.

La primera, mayoritaria (siete de los diez entrevistados), es similar a la que maneja Ospina de una presunta ‘mano negra’ que quiere entorpecer su campaña, porque es uno de los punteros. 

“Sí concuerdo que es muy sospechoso que después de tanto tiempo salgan a relucir esas imputaciones. Además tenemos un sistema judicial corrupto, él no firmó el contrato. Eso es muy raro”, nos dijo Juan David, un estudiante de derecho de la Javeriana de 21 años. 

La segunda es que los políticos pueden cometer errores y Ospina merece una segunda oportunidad. “Seguramente cometió errores, por supuesto que sí, ni es un Dios, ni adivino”, nos dijo Dora, la artista. 

De un modo similar nos habló Juliana, una trabajadora social de 27 años: “todos los políticos han cometido sus errores, han tenido sus falencias, y yo creo en las segundas oportunidades, creo que no fue algo limpio lo que le hicieron a él, pienso yo que así no se deben tratar a los políticos entre campañas.” 

En la recta final de la carrera política, electoral, Ospina también recoge el voto útil.

Alejandro, un estudiante de maestría de la Univalle, nos dijo que no lo convence enteramente por sus investigaciones “pero tiene propuestas medioambientales interesantes” (opinión similar nos dio Juliana, la trabajadora social). “Pero no me logra convencer por su campaña y política tradicional, pero para que (Roberto) Ortiz no gane, votaré por Ospina”, nos concluyó el estudiante. 

Una opinión similar nos dio un vigilante. “Eder he escuchado que va a seguir los lineamientos del actual alcalde. Roberto Ortíz no me genera confianza y Ospina no es la mejor opción pero ya ha manejado la ciudad”.

 

Roberto Ortiz

El de las obras sociales: Las diez personas con las que hablamos y que nos dijeron que votarán por Ortiz nos dijeron que tuvieron en cuenta las obras sociales que el candidato ha hecho con su fundación A lo Bien y la fama que tiene en la ciudad de darle trabajo a las vendedoras de su chance El Chontico Millonario.

“Es empresario hecho a pulso y le ha ayudado a muchas mujeres cabeza de familia”, nos dijo Fabio un empleado de oficios varios de 39 años; “He escuchado que él ha sido muy generoso con sus ‘Chonticas’ (las vendedoras de su chance) y hasta que les construye casas. Entonces uno dice, pues si él hace esas cosas, seguramente hará cosas más grandes para la ciudad”, nos dijo José, un conductor de 52 años.

Así mismo, cala entre sus votantes por la fama que adquirió de benefactor de barrios deprimidos, como Sucre, una ‘olla’ del centro de la ciudad. 

“En un inquilinato le conseguí un cupo a una señora, pero no sabía que el señor Roberto Ortiz sustentaba ese inquilinato. Cuando me enteré me generó una conexión magnífica, porque no sabía que él tendía la mano a la gente”, nos dijo Sandra, una líder social del oriente de Cali de 42 años.

Ese apoyo a madres, líderes, personas en situación de discapacidad física, entre otros le ayudó a cimentar su carrera política en esta década. 

Esa imagen genera cercanía entre sus electores y no lo ven como un candidato de partidos políticos, pese a que tiene el respaldo de tres colectividades (Mira, Centro Democrático y Cambio Radical).

“Roberto no me representa esa relación con el Mira o el Centro Democrático, sino una confluencia de todos los sectores de la sociedad: él dice que no hay que heredar odios, y así lo he visto. Me impresiona que sea tan tranquilo ante los ataques”, nos dijo Nicolás, un abogado de 25 años.

“Yo siento que fue un escampadero para él. Siento más cercano a Eder al uribismo porque él tiene familia con intereses empresariales que son los intereses del uribismo”, nos dijo Andrés, un estudiante universitario.

El extaurino ahora defensor animalista: Junto con la imagen de empresario y benefactor social, Ortiz ha cimentado la de defensor de los animales, que nos recordaron seis de las diez personas con las que hablamos.

Eso pese a que en la década pasada fue presidente de la Plaza de Toros de Cali.

Lo que más nos recalcaron fue su promesa de construir el hospital público veterinario.

“Ya está en contra de las corridas. Ha rescatado perros, tiene 15 en su casa. Lo siento muy cercano y seguro por esto”, nos dijo Daniel, un politólogo de 24 años; “alguien que trata bien a los animales, debe hacerlo bien en la ciudad”, nos dijo Nicolás, el abogado. 

Esa causa logra que sus votantes lo vean cercano. Andrés, el estudiante universitario que votará por él, nos contó que en febrero se perdió su perro y tras pedirle al candidato que lo ayudara a buscarlo “las ‘Chonticas’ mientras recogían firmas andaban por los barrios con los volantes de mi perrito”.

 

Alejandro Eder

El antipolítico: Que Eder haya llegado a la recta final de la carrera a la Alcaldía sin políticos de su lado, es la motivación que más nos dijeron las diez personas entrevistadas que votarán por el empresario. Lo que les da confianza de que no habría corrupción en un eventual mandato.

“Es una persona distinta a los acostumbrados políticos como los otros dos. Eder no está con ninguna casa política, y eso me genera confianza y esperanza de un gobierno libre, sin corrupción”, nos dijo Stivens, un coordinador logístico de 27 años. 

Esa imagen, para sus votantes, “genera confianza y más esa esperanza de que cambie algo en Cali”, nos dijo Pilar, supervisora de un local de 32 años.

Que no se haya tomado fotos con la clase política le sirve en la medida de que entre sus votantes ha quedado por fuera de la guerra mediática que tienen Ospina y Ortiz.

“Me parece el menos peor y el que menos guerra sucia y engañosa ha hecho.”, nos dijo una periodista de 39 años que pidió no ser citada porque está cubriendo la campaña política local.

El factor Fajardo, quien ganó en Cali la primera vuelta presidencial y puso congresista propia en la Cámara, también pesa a favor de la imagen de independiente. “Es apoyado por Fajardo, que para mi entre todos es el menos malo de los candidatos a la Presidencia”, nos dijo Óscar, un contador de 29 años.

El empresario: La cercanía que tiene Eder con la clase empresarial caleña (es de la familia dueña del Ingenio Manuelita) es vista por los que van a votar con él como una ventaja de que no tendría la necesidad de cometer actos de corrupción.

“Él no tiene la necesidad de llegar a robar el dinero porque él y su familia tiene unas de las empresas más importantes que les genera ingresos”, nos dijo Pilar, la supervisora de un local.  

Pese a que esa imagen de ser cercano a los ‘cacaos’ lo alejó de sectores populares donde Ortiz y Ospina tienen fuerza, dentro de su grupo de votantes nos dijeron que venir de la clase empresarial les da confianza porque puede traer ideas nuevas a la ciudad.

“Me gusta que esa (apoyo de los ‘cacaos’) sea la crítica que le hagan porque me da confianza de que es un buen candidato. Él habla y es muy claro de que viene del privilegio pero usa ese privilegio para ayudar a la ciudad. ”, nos dijo Mariana, una estudiante universitaria de 21 años. 

Además, les inspira humildad que se haya ‘bajado de estrato’ para la campaña: “es grato ver cómo antes usaba corbata y trajes de gala y pasa a las calles de nuestra Cali a compartir con el pueblo”, nos dijo Mauricio, un administrador de 24 años.

Su discurso de renovar a Cali le da confianza a dos de los entrevistados de potenciar nuevos negocios. 

“Él nos puede brindar garantías para que nos sigamos desarrollando y entre todos aportemos al cambio social de la ciudad. Confío en su honestidad”, nos dijo Felipe, de 45 años y dueño de una pizzería; “habla de posicionar a Cali, apoya los estudiantes y que se haya sentado con las Farc me da la tranquilidad de que es un candidato que quiere la Paz y que es la salida a las dificultades que tenemos”, nos dijo César de 29 años, quien trabaja como auxiliar de telecomunicaciones.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia