Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto | Ana León · 07 de Junio de 2019

6956

0

El martes pasado y a siete semanas de que venza el plazo para la inscripción de candidatos a las regionales de octubre el Consejo Nacional Electoral, CNE, le dio vida a un nuevo partido político.

 

El movimiento político Alianza Democrática Afrocolombiana, ADA, impulsado por el Consejo Comunitario La Mamuncia de López de Micay en Cauca, que es representado legalmente por Paulino Riascos, recibió la personería jurídica.

El derecho se lo ganó el consejo comunitario en marzo del año pasado tras elegir en la Cámara en representación de las comunidades negras a Hernán Banguero; sin embargo, la decisión llega cuatro meses después de lo esperado por una puja interna por el manejo del partido.

Como contamos, en febrero pasado al CNE llegaron dos solicitudes para la creación del partido.

Una fue la del representante Banguero, quien quería crear el partido La Mamuncia sin la participación del Consejo comunitario; y la otra fue de Riascos, quien argumentó que ese derecho era de su comunidad que fue la que dio el aval al Representante.

Finalmente el CNE le dio la razón a Riascos, argumentando que es el consejo comunitario el que tiene derecho al reconocimiento de la personería jurídica.

“El Representante tenía otras pretensiones con el Partido, pero no quería trabajar con nosotros y por eso lo rechazamos”, le dijo Riascos a La Silla.

Una fuente del consejo comunitario nos dijo que creen que Banguero quería entregar el partido al Centro Democrático, debido a la cercanía del congresista con la directora uribista de Prosperidad Social, Susana Correa.

Con este reconocimiento, ADA puede avalar para las elecciones de octubre a aspirantes que no tienen partido o que perdieron su personería jurídica.

Por esa razón, ese partido se puede convertir en una sombrilla para aspirantes de varias corrientes -no solo de afros-, algo similar a lo que sucede con el partido afro Colombia Renaciente, que se convirtió en paraguas de políticos exsantistas.

El despegue regional

Aunque Riascos le dijo a La Silla que no han confirmado la entrega de avales y que la próxima semana abrirán su página web para que los interesados se inscriban, ya hay tres políticos que quieren figurar.

Dos están en Nariño. Son el excandidato a la Cámara en 2014 por la circunscripción afro por Poder Ciudadano -de la exsenadora Piedad Córdoba- Diego Angulo, y el exrepresentante de la red de consejos comunitarios del Pacífico, Célimo Cortes, precandidatos a la Alcaldía de Tumaco.

Ambos publicaron esta semana un comunicado con el logo de ADA anunciando que harán una encuesta entre los dos para escoger a un único candidato.

El tercero está en Santander y es Celestino Mojica Peña, fundador y exdirectivo nacional del viejo PIN, partido que fundó el parapolítico Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil y que perdió la personería jurídica el año pasado.

Más allá de su militancia en esa colectividad, como contó La Silla Santander Mojica es conocido en Santander como una de las manos derechas de Gil, quien está asegurado por supuestamente ofrecerse para incidir en el caso de extradición de Jesús Santrich ante la Justicia Especial para la Paz, JEP, y su supuesta participación en una red de narcotráfico.

Según nos dijeron Riascos y Mojica por aparte, se conocieron en Quibdó hace unos meses por amigos en común; de ahí que el segundo lo contactó para decirle que quería coordinar la creación de ADA en Santander.

“Él (Celestino Mojica) quedó con mi contacto y me llamó para vernos. Le dije qué días iba a estar en Bogotá y nos vimos allá (...) hablamos de la posibilidad de una delegación”, nos dijo Riascos.

Aunque aún no hay una decisión formal del partido sobre la participación de Mojica ni claridad en los alcances que tendría, Riascos nos confirmó que llegaron a un acuerdo “de palabra” para que él sea la cabeza del partido en Santander.

Y pese a que Mojica nos aseguró que su movida es personal e independiente a la del extinto partido del ‘Tuerto’, es factible que lleguen miembros del antiguo PIN a buscar avales en ADA por dos razones.

Una es que hay alrededor de 500 concejales de todo el país que quedaron huérfanos de ese partido y le podrían ayudar a ADA a armar listas con votos y sumar base electoral; otra, porque Riascos tiene otros hilos que lo unen al antiguo PIN.

Un puente es el abogado Edison Bioscar Ruiz, quien fue secretario general de ese partido por cinco años y fue cercano al exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra, pues asesoró a Riascos en la solicitud de personería jurídica ante el CNE.

Ruíz le dijo a La Silla que Riascos solo lo cotnrató para ese proceso y que no hace parte de ADA.

Otro es que Riascos apoyó en las pasadas elecciones de la Cámara a Heriberto Arrechea -exrepresentante y expupilo de Juan Carlos Martínez Sinisterra que ahora aspira a ser candidato a la Gobernación del Cauca- porque en plena campaña se peleó con Banguero.

“Este partido es nacional y nos tenemos que abrir a buscar los votos y alianzas en todo el país aunque los que quieran aval deben pasar unos filtros como no tener antecedentes, no estar inhabilitados o tener problemas jurídicos”, le dijo Riascos a La Silla sobre la posibilidad de alianzas.

Mientras ADA se acomoda a contrarreloj para competir en las locales, enfrentará su primera batalla legal.

Gustavo Prado, un abogado conocido por haber demandado la elección de las curules afros y tener un partido que apoyaba el voto en blanco en las presidenciales, impugnará la decisión del CNE porque, según él, La Mamuncia no está registrado como consejo ante el Ministerio del Interior.

De prosperar este recurso, ADA correría el riesgo de estrellarse en pleno despegue.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia