Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 23 de Enero de 2019

2110

0

Mediante dos resoluciones del jueves y viernes de la semana pasada, el Ministerio de Minas permitió que la empresa Petrodecol pudiera transportar combustible a varios de los municipios de la costa pacífica nariñense, como un salvavidas a la decisión que tomó el Tribunal Administrativo de Nariño de tumbar el nuevo plan de abastecimiento de gasolina al departamento (que allá es subsidiada) en el que el Gobierno le daba el monopolio de la distribución a esta compañía.

 

Este es el más reciente round de la puja entre superpoderosos del combustible en Nariño que tiene como protagonistas a los más de 400 minoristas de la gasolina y Petrodecol.

Si bien estas resoluciones permiten que Petrodecol siga funcionando, la medida no dejó contentas a las partes.

Salvavidas a medias

A finales de año, el Tribunal Administrativo de Nariño ordenó al Gobierno detener el nuevo plan de abastecimiento de combustible para el departamento, que, a grandes rasgos, obligaba a las bombas de combustible comprarle a Petrodecol en Tumaco.

Una medida cautelar que tomó el Tribunal mientras falla de fondo una acción popular que impulsaron los minoristas.

Como contamos, ese nuevo plan cambiaba totalmente el negocio en el departamento, que por 24 años ha tenido subsidios y compensaciones en la gasolina por ser un departamento fronterizo y que no tiene planta de distribución dentro de la región, por lo que transportan el combustible desde Yumbo, en Valle, donde queda el poliducto más cercano.

Sin el nuevo plan de abastecimiento, que ordenaba la compra de combustible a Petrodecol en Tumaco y que bajaba los precios de los subsidios del transporte del combustible, el Gobierno quedó obligado a mantener el anterior, donde Petrodecol no recibía el primer orden de prelación (nombre técnico como se le llama a la exclusividad del transporte).

Ante la decisión, Petrodecol le pidió al Ministerio desde el 9 de enero que los incluyera en el viejo esquema y que, además, volviera a ponerlos como los principales distribuidores del departamento, como estaba en el plan que tumbó el Tribunal.

El Gobierno solo concedió lo primero.

”Nos limitaron la posibilidad de operar exclusivamente en la costa pacífica”

Harry Kahn, presidente Petrodecol

En la resolución del viernes pasado, Petrodecol quedó incluido en el esquema para poder distribuir en combustible en 10 municipios aledaños a la costa del departamento, como Tumaco, Barbacoas, Roberto Payán, Magüí Payán, La Tola, Olaya Herrera, entre otros.

Esa medida no convenció a las partes.

A Petrodecol porque no le dio el primer orden de prelación. En la empresa nos dijeron que desde la medida cautelar del Tribunal no han podido firmar contratos que ya tenían listos con gasolineras.

“Nos limitaron la posibilidad de operar exclusivamente en la costa pacífica y estábamos analizando todo el caso porque nos tomó por sorpresa”, nos dijo Harry Kahn, presidente de la empresa.

Antes de que el Tribunal tumbara el nuevo esquema, Petrodecol estuvo en funcionamiento por unos días entre noviembre y diciembre y, según Kahn, pudieron distribuir 2 millones de galones en los municipios costeros.

“Se ponen en riesgo 70 empleos directos y 700 indirectos en Tumaco. Y se pone en riesgo la posibilidad de que se visualice a Tumaco como un lugar donde se es posible hacer inversiones y desarrollar negocios”, nos dijo.

Para los minoristas, las resoluciones se saltarían la medida del Tribunal y le dan un aire a una empresa que, dicen, tiene beneficios del Gobierno.

“Me parece que se salieron de las orillas, para habilitar y darles prácticamente el mercado”, nos dijo el exalcalde de Pasto, Harold Guerrero, fundador de la asociación Adiconar, que agrupa a al menos 400 minoristas; “Con este par de resoluciones, en especial la que los incorpora en el plan de abastecimiento, intentan ciertamente esquivar el fallo”, nos dijo Julio César Vera, petrolero e inversionista de Petróleos de Nariño, otra distribuidora que se construye en Chachagüí.

”El Gobierno intenta esquivar el fallo”

Julio César Vera, Petróleos de Nariño

Ambos insistieron, por aparte, que el Gobierno sigue beneficiando a Petrodecol y como prueba ponen de presente “la rapidez con la que el Ministerio respondió a las solicitudes de la empresa” para incluirlos en el viejo esquema.

Y durante la reportería para esta historia volvimos a escuchar, por parte de otras dos fuentes que pidieron no ser mencionadas, los rumores de que las supuestas ayudas del Gobierno a Petrodecol vienen por las conexiones políticas de sus accionistas con altos funcionarios.

Específicamente del accionista minoritario Luis Chávez (exgerente de la asociación de minoristas Adiconar y con quien Guerrero tiene una puja de años) y la directora de Prosperidad Social, Susana Correa, invitada por la empresa a un evento de apertura el 1 de noviembre.

Del Ministerio de Minas nos explicaron que como la resolución del Tribunal llegó antes de la vacancia judicial solo hasta que ésta terminó pudieron interponer un recurso de súplica para revivir el nuevo esquema.

Además que no podían devolverle la exclusividad a Petrodecol porque ellos no estaban en el viejo plan de distribución que sigue vigente por ahora.

“No podemos darle el primer orden de prelación porque en el esquema vigente le dimos ese orden a las plantas de Yumbo (a donde los minoristas van a comprar el combustible subsidiado). Los incluimos en el plan de abastecimiento vigente”, nos dijo un alto funcionario del Ministerio que pidió no ser citado por ser parte del proceso.

Sobre los supuestos favorecimientos, la fuente nos indicó que Petrodecol presentó los papeles en regla que requerían para entrar en el esquema y que los rumores radican en la puja entre los distribuidores minoristas y los accionistas de la empresa.

“Acá somos todos muy técnicos y con ambas partes nos hemos reunido por igual. Incluso creería que más con los minoristas”, nos dijo.

Más allá de los rumores, las peleas y las diferencias entre las partes, toda la puja legal deja abierta la posibilidad de que no haya garantías jurídicas para la inversión en una de las ciudades más violentas del continente y principal cultivador de coca del mundo.

”Ahora no podemos darle el primer orden de prelación a la empresa”

Ministerio de Minas

“Se pone en peligro todo al no respetarse la estabilidad jurídica de las inversiones. Nadie más vuelve a mirar a Tumaco para la inversión”, advirtió el Presidente de Petrodecol.

A los minoristas les preocupa que no haya competencia leal con otras empresas y creen que Petrodecol, primero, debe ganarse el mercado.

“Antes no estaba Biomax, Terpel, Petrobras no existía. Ellos entraron hace 15 años y han ganado terreno, pero no con imposiciones del Gobierno”, nos dijo Guerrero.

Por ahora, el Gobierno espera que el Tribunal les resuelva el recurso de súplica para saber qué paso tomar, sobre todo si puede volver a incluir a Petrodecol como primer distribuidor del departamento. La empresa y los minoristas también están evaluando medidas legales.  

Y el negocio de los combustibles, por ahora, seguirá igual a como cuando arrancó la puja.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia