Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 16 de Diciembre de 2018

1334

0

Desde Cali y Pasto y de diversas formas, los músicos Manu Chao y Piero vuelven a mostrar este mes que son aliados clave de comunidades afro e indígenas del Pacífico para visibilizar sus talentos y problemáticas que a veces no tienen mucho eco en Bogotá o en las entidades estatales.

Alianzas que han construido con el tiempo líderes de estas comunidades con los artistas. Así es el caso entre el cantautor francés y la líder caucana Francia Márquez y el cantante argentino y el representante legal de los Ingas a nivel nacional y exgobernador la comunidad Inga de Nariño, Hernando Chindoy.

Manu Chau estará el próximo sábado 22 de diciembre en La Tertulia de Cali a las 4 de la tarde presidiendo un conversatorio con cantores y músicos urbanos del Pacífico como Nidia Góngora y Cintya Montaño, entre otros, para hablar sobre la importancia de esa música como forma de resistencia e influencia en procesos sociales. (Ver flyer)

El encuentro fue cuadrado por la líder Márquez con el cantante con quien se encontró en España. Ella acababa de recibir el premio ambiental Goldman y le propuso venir al Pacífico para que conociera de primera mano el proceso de los artistas urbanos y cantaores de la región.

No es la primera vez que el francés se interesa por causas de la región. En 2012 le pidió a Márquez que subiera a la tarima de su concierto en Cali para contar la problemática ambiental en La Toma, los daños de la megaminería y la protección del territorio.

 

Además, Manu Chao va a pasar la Navidad en la comunidad afro La Toma, en Suárez, Cauca, “para que conozca otras formas de celebrar la navidad, que lo hacemos en comunidad y bailando nuestra música”, nos dijo Francia Márquez.

Más hacia el sur del país el apoyo que hace años estaban pidiendo los indígenas Inga de Nariño para reconstruir su comunidad tuvo un empujón este mes gracias al cantante argentino Piero.

El 5 y 8 de diciembre Piero hizo dos conciertos llamados “Todos somos wuasikamas” (todos somos guardianes de la tierra), en Bogotá y en Pasto, para recoger fondos y visibilizar la situación de la comunidad indígena Inga de Aponte, en el norte Nariño en donde se destruyeron 600 casas por una falla geológica en 2015 y que es conocida por haber logrado sustituir sus cultivos de amapola po café hace 15 años.

El contacto lo concertó el líder y exgobernador Inga, Hernando Chindoy, quien le escribió al cantante argentino contándole de la situación según contó Pacifista.

La comunidad no ha podido reconstruir sus casas porque eso cuesta 100 mil millones de pesos y duraría casi una década. Desde el año pasado están esperando los resultados de un estudio de la Unidad de Gestión del Riesgo para la reubicación y todavía no hay respuesta.

Según nos dijo el mánager del artista, Sergio Perata, los dos conciertos no dejaron muchas ganancias, pero no nos dijo cuánto recaudaron porque eso estaba a cargo de los indígenas. El líder Chindoy nos dijo que incluso quedaron con deudas.

Lo que sí ocurrió después de los conciertos es que el Gobierno retomó sus compromisos con los indígenas, que habían sido incumplidos, como contó el líder en esta columna.

“Lo que buscábamos era llamar la atención sobre nuestro problema y ya tenemos una agenda de trabajo con la Gobernación de Nariño y la Unidad de Gestión del Riesgo para agilizar lo que estaba estancado”, nos dijo Chindoy.

De aquí en adelante seguirán buscando más aliados entre artistas y cooperación internacional, pero no solo para reconstruir Aponte, sino a largo plazo construir una universidad y crear proyectos productos para el pueblo Inga, nos dijo el representante indígena.

Por lo pronto, ya el regalo de Navidad de Piero lo consiguieron por adelantado.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia