Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 18 de Febrero de 2018

2340

0

La tercera parte de las apuestas de la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, para crecer en el Congreso vienen de Palmira, el único lugar del Valle donde la línea de La U no la da la baronesa electoral.

Allá quién dirige los destinos del grupo Nueva Generación es su cuñado Jorge Enrique Caicedo Zamorano, el notario tercero de Cali.

 

La apuesta del grupo de Dilian es elegir a 6 congresistas en marzo. Y de ahí se espera que dos sean ‘caicedistas’ como es conocida esta facción: el actual representante Elbert Díaz, quien repite aspiración, y el exalcalde palmireño José Ritter López, de la entraña del notario Caicedo, quien por primera vez aspira al Senado y según los cálculos dentro de la organización política, será el segundo Senador de Dilian, además de Roosevelt Rodríguez.

Si bien existe una alianza consolidada entre el grupo de Toro y el del Notario, éste trabaja de forma independiente, según nos dijeron las nueve fuentes consultadas para esta historia (dos excongresistas, dos senadores, un periodista y cuatro candidatos al Congreso).

Una prueba de ello son sus dos aspirantes que le responden al Notario y que, como nos dijo un veterano político “a Dilian no la manda nadie, pero en Palmira el que da línea es el notario”.

Y luego de manejar los hilos de poder en Palmira, a través de las tres últimas alcaldías, la coalición mayoritaria en el Concejo de esa ciudad (9 concejales propios y al menos 7 aliados de otros partidos de 19 en total), un Diputado y un Concejal en Cali, lo único que le falta al ‘caicedismo’ para consolidarse como una fuerza que no depende enteramente de la Gobernadora es tener fórmula propia en Bogotá.

La crecida

Mientras en su grupo nos dijeron que el Notario estaba retirado de la política desde hace 10 años cuando fue nombrado en propiedad y que ahora solo da consejos a quien se los pide, otros dos políticos del departamento nos dijeron, por aparte, que Caicedo es “el estratega” y da la última palabra sobre cómo se deben mover sus aliados.

“Julio maneja las empresas familiares, Jorge en Palmira y Dilian en el departamento son los de la línea política”, nos explicó un político que trabajó de cerca con la hoy Gobernadora.

Jorge Caicedo y su hermano, el exsenador Julio César Caicedo, llevan casi 30 años de vida pública. Julio, Jorge y su amigo de juventud, José Ritter López (hoy su carta al Senado) arrancaron haciendo política con el exministro Raúl Orejuela. Después pasaron al grupo de Manuel Francisco Becerra, desde donde Julio llegó al Senado hasta finales de los 90, tras la condena de Becerra por el proceso 8 mil.

Con la caída de Becerra, los Caicedo y Dilian Francisca Toro arrancaron su propia conquista.

Y Mientras Dilian crecía a nivel nacional como Senadora, Presidenta del Congreso y baronesa de la salud, los caicedistas crecían en Palmira.

En 2008, un año antes de que Jorge se posesionara como notario, arrancó su dinastía cuando llegó el primero de sus alcaldes, Raúl Arboleda, quien derrotó en esas elecciones al exalcalde Miguel Motoa Kuri; luego con José Ritter López y ahora con el actual mandatario Jairo Ortega Samboní (exrepresentante quien pedía pista para la Alcaldía desde 2013), y obtuvo una votación récord en los últimos años de 71 mil votos.

En ascenso

La fuerza del notario Caicedo es tal que en las dos últimas elecciones al Congreso hubo ruido en torno a una posible aspiración, teniendo en cuenta que la votación de ese municipio le daría una curul en Senado, pero se negó porque, según una fuente caicedista, quería seguir manteniendo un bajo perfil.

En 2013 incluso sonó por encima de Roosevelt Rodríguez, el entonces representante a la Cámara aliado de la hoy gobernadora Toro, pero esa aspiración que se cayó, en parte porque la Fiscalía abrió una investigación por lavado de activos a Toro (en la que la Fiscalía aún no define si imputa cargos o no) en la que está involucrada la empresa Agropecuaria Ceiba, de la que son dueños Jorge, Julio y la mandataria.

Para las actuales elecciones, el ‘caicedismo’, según una persona de adentro de la organización y un político palmireño, pretendía enviar al exalcalde Raúl Arboleda, pero éste fue condenado por corrupción en su Alcaldía y detenido desde 2016, luego de estar prófugo un año.

Al final el señalado por el notario Caicedo y su grupo fue José Ritter López, quien a su vez enfrenta un proceso en la Fiscalía que le imputó cargos por violar el régimen de contratación al firmar un contrato cuando era Alcalde, y que en la última semana López pidió ante un juzgado que el proceso fuera archivado.

Y esa estructura que ya está consolidada en el municipio le trabajará a Ritter para lograr una curul, teniendo en cuenta que La U allá puso 50 mil votos para el Congreso en 2014, casi el 70 por ciento de lo que se necesitaría para llegar al Senado.

En plena campaña política, donde todas las paredes del municipio están llenas de publicidad electoral, la única que hay a menos de un metro de la entrada de la Notaría es una pancarta a favor de López.

Además, en la actual Gobernación también Jorge Caicedo tiene cuotas políticas. Uno de ellos es el recién nombrado gerente encargado de la Licorera del Valle (que enfrenta uno de los mayores problemas financieros de su historia) Guillermo Serrano Plaza, excandidato a la Alcaldía de Palmira del caicedismo; otro es Luis Alfonso Chávez, exasesor de despacho de Dilian y hoy gerente de la empresa vallecaucana de Aguas.

El grupo del Notario le está apuntando a su objetivo principal que es montar dos de las seis curules dilianistas en marzo. Para eso también tienen grupos en Cali dirigidos por el concejal Carlos Arias que le hace campaña acá. Y además con votos que esperan recoger en departamentos vecinos como Cauca. 

Si se les da, la siguiente aspiración es consolidar en 2019 su cuarto Alcalde consecutivo (aunque nos dijeron que por ahora no hay aspirantes visibles), y mantener a Palmira como el feudo local del dilianismo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia