Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 05 de Noviembre de 2017

295

0

En el Pacífico los transformadores del campo le han apostado a ofrecer a la gente algunas de las cosas que el Estado no ha podido llevar a la región. Estas personas han asumido el liderazgo para, de cierta manera, suplir la institucionalidad y hacer que la educación, salud, deporte, música y cine sean accesibles para los habitantes de los municipios más apartados de la región.  

La finca agroturística

Yamira Anavelly Castillo, una campesina de Consacá, Nariño, coordina a unos 200 jóvenes del departamento que trabajan en agroturismo.

Los jóvenes están estudiando en el Sena sobre cómo cultivar en invernadero en una finca que Castillo pidió prestada a sus padres. Allí también siembran caña, mango, mandarina, café, plátano, realizan los encuentros de la Red, y llevan turistas a conocer su proceso (y a piscina) además de venderles sus productos.

Ella quiere que esta finca sea un modelo piloto donde los jóvenes puedan estudiar, cultivar y ganar recursos económicos a la vez.

“Quiero que sea una finca agroturistica, incluso queremos ofrecer hospedaje”, dice Castillo. En poco tiempo esperan construir el invernadero en donde puedan aplicar todo lo que aprendan en el Sena.

“Los mismos jóvenes pidieron estos cursos, pidieron sembrar y están haciendo lo que les gusta. Ellos se quedan en los territorios si hay las condiciones”, dice Castillo. “Eso es lo que tenemos que asegurarles”.

Bienestar social para Unión Panamericana

Aunque Yefredis Robledo Aguilar estudió en Medellín casi toda su vida, hace seis años llegó al municipio Unión Panamericana en Chocó donde creó el grupo juvenil Juventud en Progreso Social (Jupso).

Hacen actividades de cine al barrio, campeonatos deportivos, musicales y talleres en colegios para combatir el alcoholismo, los embarazos a temprana edad y mantener la mente de los jóvenes ocupada.

Robledo también creó una oficina ambulante para ayudar a los jóvenes que consumen drogas y también consiguió que la Alcaldía financiara la semana de la juventud de ahora en adelante todos los diciembres.

Es una semana donde hacen eventos artísticos y culturales y donde los jóvenes van a construir proyectos productivos en conjunto.

“Hemos logrado la aceptación de la comunidad, llenar de esperanza a los jóvenes, y romper el círculo del alcoholismo y las drogas a los jóvenes”, dice Robledo, que llegó al Concejo impulsado por los jóvenes en 2013 y 2016.

Con la Red, Robledo también impulsó un taller que un exrecluso dicta a 43 madres cabeza de hogar sobre cómo hacer manualidades con cascara de huevo y periódico que luego venden por su cuenta. Y un banco comunitario, que consiste en que las familias de un barrio ahorren de manera voluntaria a través de una junta administrativa que ellos mismos eligen. Incluso la junta ha empezado a hacer préstamos con intereses bajos.

Los jóvenes también se unen por la religión

Nilse Yolanda Morales fundó la Asociación de Mujeres indígenas Artesanas Ellmarup de Silvia, Cauca, en 2013, con el objetivo de que las artesanas de Silvia no vendieran sus obras a empresarios que las compraban muy baratas y las vendían al triple en las ciudades, sino que ellas mismas fueran las comercializadoras y pudieran quedarse con las ganancias de sus trabajos. Ahora ellas mismas llevan sus artesanías exposiciones a nivel nacional como por ejemplo a Artesanías de Colombia.

En 2014 la contactaron para hacer parte de la Red y ella convocó a 16 jóvenes que recibieron capacitación del Ministerio de Agricultura sobre cómo hacer proyectos productivos, pero que no han podido concretar por falta de capital semilla. Mientras tanto, conformarion un grupo musical e integraron la emisora cristiana de Silvia donde están aprendiendo a ser locutores.

Con ambos proyectos quieren llegarle a los jóvenes para que ocupen su tiempo en la música o en la radio y no en drogas y alcohol.

Además, dice Morales, “somos mensajeros de paz, promovemos la convivencia y el respeto entre la comunidad y ahora por medio de la música y la radio queremos y hacemos la paz”.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia