Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 06 de Mayo de 2019

5024

6

Esta mañana, mientras la líder del norte del Cauca, Francia Márquez, denunciaba en medios el ataque que sufrió junto a otros 16 líderes afro que estaban reunidos en Santander de Quilichao, a uno de ellos le llegó una nueva amenaza, vía un mensaje de whatsapp, en el que les advertían que lo que ocurrió el sábado “era solo el principio”.

 

El ataque fue particularmente violento (hubo intercambio de disparos con los escoltas de la Unidad Nacional de Protección UNP y explotó una granada en una finca en donde había menores de edad), y simbólico, no solo porque ocurrió en la finca La Trinidad (uno de los primeros predios recuperados por los consejos comunitarios), sino porque allí estaban reunida la mayoría de los representantes más visibles del liderazgo afro del país.

Además de Márquez -quien fue reconocida hace exactamente un año por su trabajo en la defensa del medio ambiente en Cauca con el llamado "Nobel ambiental"-, estaban Carlos Rosero, uno de los fundadores del Proceso de Comunidades Negras (PCN), una de las asociaciones afro más grandes y poderosas del país; la activista Sofía Garzón, también del PCN; Clemencia Carabalí, presidenta de la asociación municipal de mujeres en Buenos Aires, Cauca; y Víctor Hugo Moreno, presidente de la asociación de consejos comunitarios del norte del Cauca (Aconc) que reúne a los 41 consejos de esa zona (el 20 por ciento de los que hay en todo el Pacífico) y representante de la Minga de marzo.

Según nos dijo Rosero, llevaban toda la semana debatiendo los puntos que tocarán pasado mañana con el Gobierno en la reactivación de la mesa de diálogo con Aconc, el único logro que tuvieron los afro en la Minga, en la que pedían un “piso económico” para financiar sus peticiones, pero el Ministerio del Interior solo accedió al encuentro de este 8 de mayo en Santander de Quilichao para retomar las conversaciones directas.

Si bien la Fuerza Pública no ha determinado el autor intelectual del hecho -para lo cual no descarta ofrecer una recompensa-, cada una de las luchas de los afro en el Norte del Cauca los ha puesto en la mira de amenazas y ataques contra sus vidas.

1

Los callos de la minería y empresas en el norte del Cauca

Tanto PCN, como Aconc y las lideresas del norte del Cauca han venido ganando espacio en lo social y jurídico en la protección del ambiente en sus zonas, particularmente ricas en tierra y agua, por lo que son apetecidas por grupos empresariales y actores ilegales.

La quejas vienen de más de hace 30 años en las que los afro aseguran que la expansión minera y los intereses de privados sobre tierras ancestrales los han desplazado.

Caso emblemático es el de la represa La Salvajina, una megaobra en Suárez que sirve para mitigar inundaciones del río Cauca, además de producir energía para varias poblaciones, cultivos y empresas del norte del departamento; pero cuya construcción en 1985 obligó el desplazamiento de afros, indígenas y campesinos que vivían en más de 2 mil hectáreas (sobre este caso, hace unos días se publicó una historia en el especial Tierra de Resistentes en el que participó La Silla).

Según el PCN, eso conllevó al desplazamiento de “cientos de familias negras que terminaron en Aguablanca (Cali)”, según nos dijo Rosero. Pese a que hay un acuerdo desde 1986 (la Acta 86) para vías, educación, salud y devolución de tierras, a varias movilizaciones en esta década y a sentencias de la Corte Constitucional para que la empresa que administra el embalse disminuya el impacto de esa construcción, las poblaciones dicen que no se ha cumplido y es uno de los puntos de las reuniones que tendrán los afro con el Gobierno. 

Caso similar ocurre con la minería a cielo abierto contra la que han luchado las líderes Márquez y Carabalí en Suárez.

Por una tutela fallada a favor de Francia y el consejo comunitario de La Toma que declaró a ese territorio como ancestral y ordenó la consulta previa antes de iniciar proyectos mineros, fueron suspendidos los títulos para explorar oro sobre el río Ovejas, que pasa por la zona, y para 2016 la maquinaria había sido removida de allí.

Sin embargo, los afro insisten en que el agua que consumen está contaminada por la minería ilegal -diferente a la artesanal que defienden-. De hecho, estudios como este de la Universidad Externado, dice que el 80 ríos están contaminados con mercurio.

Eso provocó amenazas “de grupos paramilitares que dicen que nos oponemos al desarrollo”, como denunció Francia poco después de la remoción de la maquinaria.

Amenazas que no han parado y que obligaron a la lideresa a salir de su municipio y a varios otros a tener esquemas de seguridad permanentes.

"Desde hace muchos años mediante diversas estrategias nos vienen despojando, antes nos sacaron de las tierras planas porque tenían intereses en ellas para sembrar monocultivos de caña y nos arrinconaron a las zonas montañosas, ahora nos están sacando de esas zonas de ladera porque tienen intereses en la minería y el agua", le dijo a La Silla la lideresa Clemencia Carabalí. 

Similar situación ocurre en Buenos Aires, también al norte del departamento, donde según autos de la Corte Constitucional, empresas mineras quieren ingresar a la zona pese a antecedentes de desplazamientos; y en San Antonio, donde tras el derrumbe de una mina que dejó dos muertos, los acuerdos con el Gobierno para mitigar la problemática no se han cumplido.

 

 
2

Los callos de los grupos ilegales por la guerra narco

El norte del Cauca es, como hemos contado, epicentro de una guerra entre grupos ilegales por los territorios dejados por las antiguas Farc tras el Acuerdo de Paz, principalmente por Los Pelusos (autodenominados EPL) que llegaron del Catatumbo hace dos años, la disidencia del Frente Sexto, comandada por alias Mayimbú y el frente Suroccidental del ELN, que además de lucrarse de la coca sembrada en la región (15.960 hectáreas según la ONU), también lo hace de la minería ilegal.

Eso, sumado a la abierta postura propaz de los consejos comunitarios que apoyaron el Acuerdo con las Farc, los hace un “blanco fácil” de los grupos ilegales.

“Hay una oposición muy evidente a la gobernanza que quieren imponer los ilegales dentro de los territorios afro”, nos dijo, a su turno, un investigador del conflicto en la zona que pidió no ser citado para no tener problemas con la comunidad.

Precisamente, poco después del ataque del sábado, la Defensoría del Pueblo recordó que desde marzo de 2017 ha advertido seis veces al Gobierno Nacional sobre las amenazas contra los líderes de Aconc y PCN en la región.

Por ejemplo, durante todo el año pasado en esa zona hubo 55 panfletos amenazantes y solo en los primeros cuatro meses de este año la cifra ya iba en 12.


“Nos ven como una piedra en el zapato”, declaró tras el ataque del sábado Víctor Hugo Moreno, presidente de Aconc.

 
3

Los callos por ser opositores al Gobierno Duque

Los movimientos afro -si bien han tenido un liderazgo fragmentado a diferencia del indígena- han sido particularmente críticos con el actual Gobierno, precisamente por no rechazar el fracking, detener las conversaciones con el ELN y no mantener el ritmo de la implementación en los territorios de los Acuerdos firmados por las Farc, sobre todo en lo que tiene que ver con la sustitución de cultivos.

Además, varios de sus líderes, como Márquez, hicieron parte de la campaña de Gustavo Petro en el Pacífico (donde fue apoyado por gran parte del movimiento social), y otros como Víctor Hugo Moreno eran vistos como posibles aspirantes de las fallidas circunscripciones de paz, que el uribismo en el Congreso de ese momento indicó que eran más curules para las Farc.

Más recientemente esa resistencia al actual Gobierno quedó evidenciada en el pulso ideológico de la Minga, junto con los indígenas y campesinos.

Precisamente por esas posturas es que los líderes afro sienten que sus amenazas se incrementan.

“Cuando uno escucha esos discursos de dirigentes políticos satanizando, estigmatizando a líderes sociales con que hay que acabar el comunismo y no sé qué más (...) para mí son herramientas que justifican luego esos actores de la violencia en los territorios”, nos dijo en esta entrevista a inicios de año Francia Márquez.

“Ese (las amenazas) va a ser el modus operandi estos tres años: la postura está clara del Gobierno y los sectores económicos. Nos toca adaptarnos o desaparecer o salir del país”, nos dijo al respecto Hoover Carabalí, líder del PCN en Buenaventura.

 

La seguridad, el tema siempre pendiente

Al momento de publicar esta historia varios de los afectados por el ataque del sábado como Moreno y Carabalí estaban en reunión con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, para definir más medidas de seguridad para los líderes.

Y si bien son necesarias, para los líderes que consultamos la verdadera seguridad llegaría si el Gobierno subsanara los incumplimientos de años con sus comunidades.

“Necesitamos que nos protejan los derechos a las comunidades, de participación, no discriminación, el derecho al buen vivir, a los territorios, eso hace la diferencia, eso disminuye el riesgo. Así no necesitaríamos una sociedad donde un líder ande con un chaleco”, nos dijo Rosero, de PCN.

"Que se aplique el derecho que tenemos a la Consulta Previa para evitar la minería a gran escala, por ejemplo, para nosotros decidir el desarrollo de nuestros territorios y que no se nos imponga desde afuera", nos dijo la lideresa Carabalí. 

Por ahora y con la amenaza latente, los afro continuarán preparando su reunión con el Gobierno de este miércoles. De lo que salga de ella y la ruta que se establezca dependerá, en parte, que estas comunidades dejen de estar en alerta por sus vidas.

Comentarios (6)

Ronald-T

06 de Mayo

0 Seguidores

Sería interesante que LSV autoaplique el detector en esta columna cuando abo...+ ver más

Sería interesante que LSV autoaplique el detector en esta columna cuando aborda las causas de las intolerable amenazas a los líderes, pues veo en los subtítulos y en las asociaciones que hace la analista (no en las respuestas de las victimas) tanto de "cierto" como de "engañoso" o al menos "inchequeable". El tema es delicado y requiere serenidad y rigurosidad.

Tatiana Duque

06 de Mayo

17 Seguidores

En qué te parece que no hay rigurosidad?

En qué te parece que no hay rigurosidad?

Luis Humberto Cardona Artunduaga

07 de Mayo

0 Seguidores

Los líderes sociales no son animales de caza; son ante todo patrimonio de un...+ ver más

Los líderes sociales no son animales de caza; son ante todo patrimonio de una país como Colombia en donde cunde el silencio originado por el miedo infligido por asesinos a sueldo que hacen de la muerte un lucrativo negocio. Es imperioso para la sociedad y para el estado, proteger y garantizar su integridad: el disentimiento no puede ser motivo de asesinato; el mismo, es propio de toda democracia.

Juan David Álvarez

07 de Mayo

0 Seguidores

Encontré un par de errores en la redacción que deberían ser corregidos. Por...+ ver más

Encontré un par de errores en la redacción que deberían ser corregidos. Por lo demás, muy diciente el artículo. Terminarán matándolos a este paso.

"El ataque fue particularmente violento (hubo intercambio de disparos y los escoltas de la Unidad Nacional de Protección UNP y explotó una granada en una finca en donde había menores de edad)"

Juan David Álvarez

07 de Mayo

0 Seguidores

El otro:
"para vías, educación, salud y devolución de tierras, VARIAS...+ ver más

El otro:
"para vías, educación, salud y devolución de tierras, VARIAS MOVILIZACIONES en esta década y SENTENCIAS DE LA CORTE CONSTITUCIONAL para que la empresa que administra el embalse disminuir el impacto de esa construcción"

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia