Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Laura Soto · 26 de Octubre de 2019

625

2

Estas diez movidas pueden resolver los resultados de mañana:

1

La proyección de Dilian como figura nacional

La ventaja que ha sacado la candidata Clara Luz Roldán, heredera de Dilian Francisca Toro a la Gobernación, da una idea de que mañana la exdirectora de Coldeportes tendrá un triunfo cantado en el Valle. Sin embargo, no es importante que gane, sino con cuánto lo hace.

Esto en función de los planes de la Gobernadora saliente de retornar al escenario nacional en los próximos meses y ser relevante (en el rol que sea) en el país de cara a 2022.

Estrategia que arrancó el año pasado: en 2018 no solo mantuvo sino que incrementó su bancada propia dentro de La U (de cuatro a seis congresistas), lo que sería más meritorio con un triunfo vía su heredera Roldán que sea superior al que ella misma tuvo en 2015 cuando sacó el 34 por ciento de la votación, 140 mil votos por encima de su competidor, Christian Garcés.

Y ese en sí mismo será un reto: si bien los contendores de Clara Luz nunca lograron agruparse en un ToConDi para atajarla, el grupo de Dilian ya no tiene aliados clave, como los conservadores -fuertes en el norte del Valle-, para garantizar la victoria holgada.

Parte de ese triunfo holgado también pasará por obtener las alcaldías de los centros poblados más importantes del departamento, como lo es Buenaventura (con la candidata Ligia Córdoba, quien enfrenta maquinarias locales y al Comité del Paro); Palmira (con la hegemonía de su cuñado el notario de Cali); y Tuluá.

Además de Cali, donde ya respalda a Jorge Iván Ospina, pero también a Roberto Ortíz, vía su amiga, la exalcaldesa de Yumbo Alba Leticia Chávez.

 
2

El margen de gobernabilidad del próximo Alcalde de Cali

La maquinaria y apoyos políticos que han recogido los candidatos punteros a la Alcaldía, Jorge Iván Ospina (Verde, Liberal, La U, Colombia Renaciente) y Roberto Ortíz (Mira, Centro Democrático, Conservadores), y un eventual despertar del voto de opinión que favorezca al fajardista Alejandro Eder, hacen que en cualquier escenario, la distancia de votos entre el ganador y el perseguidor sea estrecha este domingo.

Eso hace que ya de entrada, el próximo Alcalde de Cali, sin una holgada victoria, tenga como reto inmediato antes de su posesión de lograr garantizar la gobernabilidad de la ciudad en los próximos cuatro años.

El el escenario (más probable) de que los ganadores sean Ospina u Ortiz, el escenario es no cambia: negociar esta gobernabilidad principalmente en el Concejo, que tendrá que implementar la transformación de Cali a distrito, así como los recursos para el prometido Metro.

Incluso, en el caso de Ospina tendrá que cargar con la sombra del juicio que tiene encima por una presunta irregularidad en un contrato en 2008 durante su primer mandato, y que asegura es una persecución política.

Y como contamos, ambos candidatos le garantizaron a sus aliados cuotas en las secretarías si ganan.

Incluso en el caso de Eder también tendría un margen de maniobra menor, ya que durante toda la campaña rechazó apoyos de aliados con votos.

Eso también es clave en materia de opinión, en la medida en que si no hay negociación, los primeros meses del que gane habrá un séquito de los partidos que no ganaron criticando las medidas que imponga el próximo mandatario.

 
3

La fuerza electoral del paro cívico de Buenaventura (y su futuro)

Mañana el Comité Cívico del Paro que paralizó a Buenaventura por 21 días en 2017 enfrenta su reto de pasar de movimiento ciudadano a político con la candidatura del exconcejal Víctor Vidal, uno de los líderes más visibles del grupo.

Contarse en las urnas y ganar, repotenciaría el poder que ya tiene el Comité Cívico que en los últimos dos años ha sido un paraestado ante la falta de Alcalde en el puerto; si pierde recibiría el golpe político de mostrarse sin ciudadano ante el Gobierno Nacional para exigir celeridad en los compromisos de los acuerdos.

Como contamos, la principal bandera de la candidatura de Vidal es defender el cumplimiento de los compromisos (que son ley) desde la Alcaldía. Pese a que durante ese recorrido hubo retos, rupturas, esa bandera es hoy la principal crítica de sus contendores, ya que dicen que el Comité usó el paro como un arma electoral.

En esta contienda, que es una de las más reñidas de la historia reciente del puerto, Vidal enfrenta la maquinaria del partido de La U con Ligia del Carmen Córdoba, el músculo financiero del candidato Jaime Marinez (Verde y liberal) y los apoyos políticos que ha recogido el aspirante Héctor Copete (Aico).

 
4

El impacto del aterrizaje de la paz en Tumaco en las urnas

La elección de mañana será la primera regional sin las Farc en armas y para Tumaco, uno de las ciudades más violentas del mundo, un pulso entre maquinarias y voto de opinión que está despertando en el puerto.

Allí, como contamos en este podcast, tras el tortuoso aterrizaje del posconflicto la participación política a la Alcaldía se incrementó casi en un 80 por ciento con 10 aspirantes, y un 20 por ciento para los candidatos al Concejo, incluida la candidatura del padre Arnulfo Mina, el primero por firmas en la historia del distrito y quien fue clave en el pacto de disidencias de inicios de este año.

Esa candidatura y los votos que saque serán un medidor del cambio del statu quo en el puerto, donde ha sido histórico que el alcalde de turno deje a su sucesor (en este caso sería Francisco Cornejo vía el actual mandatario, Julio Rivera) y peleas entre políticos (como la de Rivera y su antiguo aliado el destituido excongresista Neftalí Correa, quien pelea la Alcaldía con su aspirante Emilsen Angulo).

A eso se suma la amenaza armada de los grupos disidentes (FOS y GUP), una guerra narco en la zona rural, y rumores -más pocas denuncias- de dineros ilegales en las campañas más fuertes.

 
5

El reencauche de polémicos y condenados políticos

Mañana quedará claro si los disminuidos poderes del exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra y del condenado exgobernador de Chocó, Patrocinio Sánchez, reciben una bala de oxígeno, con votos en Chocó, Cauca y Valle.

En el primer caso, Martínez se reencauchó vía el partido afro ADA, donde mostró influencia vía las listas: su exficha para la Cámara, Noris del Carmen Cano, es la cabeza de lista al Concejo de esa colectividad en Buenaventura; el candidato a la Alcaldía de Timbiquí, su pueblo natal, es Jorge Hurtado, y tiene su guiño y el aval de ese partido; además en ese municipio caucano, al menos 2 de la lista de ADA al Concejo tienen vasos comunicantes con el ex senador. 

Sin contar que en cabeza de la lista de ASI y Aico a la Asamblea de Cauca está su primo, Víctor Amu.

En el segundo caso, Sánchez busca retornar a la Gobernación de la que salió hace 10 años porque fue condenado a 18 meses por peculado culposo cuando fue Alcalde de Quibdó a inicios de siglo.

Luego de su secuestro, de pelear con su otrora amigo Nilton Córdoba y perder poder en la Gobernación actual, Sánchez puso a su hermana, Astrid, en la Cámara por La U el año pasado y este año, tras los rechazos de La U y Cambio Radical, encontró refugio en ADA.

Actualmente es el candidato con menos avales en Chocó, donde la fuerza política se mide con logos en el tarjetón y plata: enfrenta a Luis Enrique ‘Kike’ Abadía (La U, ASI, Mira, Cambio Radical, Centro Democrático) y Arley Palacios (Liberal, Conservador, Verde, Colombia Justa Libres)..

 
6

El reinado de Temístocles Ortega en Cauca

Este domingo se juega la continuidad del poder del senador de Cambio Radical Temístocles Ortega, quien fue gobernador en 2011, dejó a su sucesor, Óscar Campo, en 2015 y ahora aspira a mantener el poder con el candidato afro Elías Larrahondo. 

A diferencia de hace cuatro años en estas elecciones no cuenta con el apoyo de los liberales (que sacaron la mayor votación en la Cámara) que, en cambio, le montaron competencia con Víctor Ramírez, quien amenaza con acabar su reinado.

El Senador cuenta con la maquinaria de la Gobernación y de la Alcaldía, pues al parecer hizo una alianza con el suspendido alcalde César Cristian Gómez, para apoyar en conjunto a Rosalba Joaquí a la Alcaldía y Larrahondo a la Gobernación y con una parte de los congresistas de La U. 

También tiene el apoyo de la población afro del norte del Cauca, aunque no de los indígenas que apoyan a Gilberto Muñoz Coronado. 

 
7

El regreso de la derecha a la Gobernación de Nariño

Esta es la primera elección en cinco periodos electorales que un candidato de izquierda tiene disminuidos sus chances de llegar a la Gobernación. En elecciones pasadas, mandatarios de izquierda y alternativos pintaban tan fuertes que los tradicionales adherían a sus aspiraciones. El primero fue el de Parmenio Cuellar en 2001 y el más reciente el del gobernador actual Camilo Romero. 

Este año, en cambio, los tres punteros vienen de los partidos tradicionales y varios sectores de izquierda y de centro se han terminado uniendo a algunos de ellos como es el caso de Gustavo Petro, los exgobernadores Raúl Delgado y Antonio Navarro, Sergio Fajardo, La UP e incluso las Farc, que apoyan a Luis Eladio Pérez, del Partido Liberal. 

Los otros dos que son fuertes tienen el apoyo de partidos gobiernistas: Jhon Rojas (firmas, La U, Cambio Radical, Aico y Colombia Renaciente) quien hace poco recibió el apoyo de algunos candidatos del Partido Verde y Damir Bravo (Conservador y ASI).  

Con este panorama se juega el nombre de Nariño como un departamento que ha sido crítico a los gobiernos de turno, al glifosato, a la erradicación y ser el fortín de izquierda del Pacífico y uno de los pocos en el país. 

 
8

El aire que tendrá Camilo Romero para relanzar su campaña nacional

Parte de la caída de la izquierda en Nariño tiene que ver con el legado que dejó Camilo Romero en su mandato, ya que no dejará heredero, ni su grupo respaldó a un aspirante en el tarjetón.

La movida puede pegarle porque como contamos tiene planes de relanzar su figura a nivel nacional, algo que comenzó a hacer este año retomando el discurso duro contra la fumigación de cultivos ilícitos y reconociendo a los campesinos como sujetos de derechos.

No solo a él como político joven (tiene 42 años), sino a los movimientos alternativos que tienen un reto cuesta arriba de mantener la Gobernación, que ha sido un fortín electoral de esta tendencia en este siglo.

Dejar Gobernador de su línea política terminaría siendo un problema menor, ya que tiene ruidos judiciales en la Fiscalía por el caso de la licitación de 2016 del Aguardiente Nariño (en el que su primo es testigo estrella del caso). 

Al salir del poder también se juega su proyecto político familiar que terminó roto por su conflictos con su padre, el alcalde de Ipiales, Ricardo Romero, quien tampoco dejará heredero y le tocó apoyar a su más férreo contradictor local.

 
9

El legado de la corrupción en los cargos del Pacífico

Pese a las medidas de la Registraduría, Procuraduría y Fiscalía, que han sido protagonistas para evitar el fraude este domingo, mañana es posible que persistan muchas de las prácticas tradicionales y fraudulentas para ganar puestos locales.

En Popayán -donde el alcalde César Cristian Gómez está suspendido por participar en política- se juega la fuerza de esa maquinaria que cimentó a favor de la aspirante de La U, Rosalba Joaquí, por quien movió maquinarias e hizo reuniones pidiendo su voto (razón por la que fue suspendido).

De hecho, ayer viernes en comunas de la capital había repartija de mercados con publicidad de Joaquí y el aspirante a la gobernación, Elías Larrahondo.

Situación similar ocurre en Jamundí, Valle, donde su alcalde, Edgar Yandy, está siendo investigado por presunta participación en política por usar vehículos oficiales para apoyar a su candidata, la liberal Marleny Muñoz.

El jueves habría ocurrido una reunión en la zona rural del municipio en la que habría estado Yandy con la candidata, según dijo una fuente que los supo de primera mano.

A eso se suman sombras de corrupción en varias registradurías locales del Valle, como Florida, Buga, Cartago y Cajibío en Cauca por la presunta cercanía de algunos funcionarios con campañas.

Así, aunque esta es la primera elección regional sin las Farc en armas que eran los que podían propiciar, en muchos casos, la corrupción electoral, la sombra sigue presente y, de ganar los candidatos señalados por usar esas prácticas, su legitimidad quedará en cuestión.

 
10

La fuerza de los demás partidos de Chocó contra Patrocinio y Nilton

En Chocó la pelea está casada entre los dos exaliados: el exgobernador Patrocinio Sánchez Montes de Oca y el representante liberal Nilton Córdoba, quienes juntos pusieron al gobernador Jhoanny Palacios en 2015. Sánchez se lanza en cuerpo propio y el segundo apoya a Ariel Palacios, quien tiene el apoyo del actual Gobernador y por lo tanto tiene más opciones de ganar. 

Sin embargo, en último momento se han dado alianzas entre otros partidos como Cambio Radical y Centro Democrático y el tercer candidato, Luis Enrique Abadía, de La U, que quiere quitarles el poder a los dos viejos caciques electorales. 

Por eso lo que se juega en Chocó es la continuidad de la hegemonía liberal en el poder y el regreso de la cuestionada casa política Sánchez Montes de Oca.

Comentarios (2)

María José Pareja Rozo

26 de Octubre

0 Seguidores

En la escritura tengan cuidado con la doble negación (en el punto 7 sería: "...+ ver más

En la escritura tengan cuidado con la doble negación (en el punto 7 sería: "un candidato de izquierda tiene disminuidas sus chances de llegar a la Gobernación" o "un candidato de izquierda no tiene chances de llegar a la Gobernación").

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia