Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 15 de Noviembre de 2018

6031

0

El fin de semana el directorio del Centro Democrático en el Valle se reunió con el senador Álvaro Uribe, jefe natural de la colectividad, para evaluar las cartas que tiene el uribismo en el departamento luego de sacar cuatro congresistas y tener 746 mil votos con Iván Duque en la segunda vuelta (que perdió acá con Gustavo Petro).

 

Aunque fue solo la primera reunión de varias que habrá en los próximos meses, cinco fuentes con las que hablamos y que estuvieron con la reunión nos contaron las tres grandes líneas que dejó el ‘presidente eterno’ del uribismo para ganar las regionales en el departamento más grande del Pacífico.

Línea uno: que no llegue la izquierda

La principal obsesión de Uribe y que dejó clara en la reunión, donde asistió todo el directorio además de figuras conservadoras como el nuevo embajador Ubeimar Delgado, es que en estas elecciones “no puede llegar la izquierda a cargos de poder en el departamento”, nos dijo una de las cinco fuentes.

Las otras cuatro nos dieron una versión muy similar.

Los asistentes entendieron esta frase como una consigna para hacer campaña y evitar que ganen las candidaturas del exsenador y presidente Verde, Jorge Iván Ospina a la Alcaldía de Cali y la del senador del Polo, Alexander López, a la Gobernación del Valle.

Ambos, como hemos contado, se echaron al hombro la campaña de Gustavo Petro en el departamento.

“El Presidente comenzó a preguntar nombre por nombre de los aspirantes actuales y todos le dijimos que ni con Jorge Iván ni con Alexander. Ambos tuvieron en campaña (presidencial) un discurso muy radical”, nos dijo otra de las asistentes.

Otro nos dijo que además de que los ven como de 'izquierda radical' vetan a Ospina por su múltiples investigaciones disciplinarias y penales.

La preocupación uribista por este crecimiento de la izquierda no es menor, toda vez que en los cuatro departamentos la candidatura de Petro dobló a la de Duque. Por ahora, el petrismo no ha dado mayores pistas de aspirantes a los principales puestos más allá de las aspiraciones de Ospina, que está en firme, y la de López, que todavía no está definida.

Con esa línea clara, Uribe comenzó a señalar quiénes podrían ser los aspirantes uribistas para competir.

Línea dos: guiños a la coalición y por fuera

La idea principal es que el Partido conforme alianzas con la coalición ‘clase A’ del gobierno de Duque, es decir los conservadores, el Mira y Colombia Justa Libres.

Incluso, Uribe aplicó en la reunión la misma táctica que ya hizo en Bogotá de proponer a congresistas que lancen su aspiración a las regionales y le pidió públicamente al representante Christian Garcés que volviera a lanzar su nombre a la Gobernación (quedó de segundo en 2015).

“Yo le respondí que llegará el día de prestarle ese servicio a Cali o el Valle pero no en estas elecciones”, nos dijo el congresista.

Sin esa opción, en la baraja principal de candidatos a la Gobernación Uribe mencionó como candidatos a los diputados Juanita Cataño y Julio César García; al conservador Álvaro López cercano a Ubeimar Delgado y al empresario Francisco Lourido, quien va por firmas y de antaño ha sido cercano a Uribe, quien lo nombró gobernador encargado cuando Juan Carlos Abadía fue destituido.

Pero si las precandidaturas propias o de la coalición no cogen fuerza, para los uribistas quedó claro que hay que mirar hacia afuera y expandir la alianza, incluso con Clara Luz Roldán, la candidata de la gobernadora Dilian Francisca Toro.

Si bien Uribe fue cercano a la Gobernadora (quien creció políticamente a nivel nacional durante el segundo mandato del expresidente), el uribismo valluno no es cercano a ese poderoso grupo.

“No le podemos pedir a nuestros votantes que se vayan con La U, no compartimos lo que ella (Dilian) hace”, nos dijo un asistente.

Por eso, esa alianza sería un plan de fuerza mayor si ninguno de la ‘clase A’ coge fuerza.

“Si en un momento dado coge fuerza Alex López, por ejemplo, pues uno qué hace? nosotros sabemos quién podría ser peligroso y quién puede rescatar en ese momento. Al único que se le cierra la puerta es a la izquierda radical”, nos dijo un miembro del directorio.

Uribe en este punto pidió que en el entretanto la campaña en la competencia contra la candidata de Dilian fuera “con respeto”.

Para la Alcaldía de Cali si bien hay un aspirante en firme, el concejal Roberto Rodríguez, podría haber espacio para más candidatos si éstos llegan a ser más fuertes con el paso de los meses.

En ese sentido, Uribe mencionó al exsenador Roberto ‘Chontico’ Ortíz (quien le hace guiños al uribismo como contamos); el exconcejal Michel Maya y el empresario Alejandro Eder, todos aspirantes por firmas.

Línea tres: no dejar sola la Asamblea

Una preocupación que dejó Uribe dentro de la reunión es que de acá a los próximos meses los diputados Juanita Cataño y Julio César García definan quién irá como candidato porque, según nos dijeron los cinco consultados, “no quiere que dejemos sola la Asamblea”, ya que son los únicos uribistas en esta corporación.

Así las cosas, en los próximos meses el directorio departamental deberá definir quién sigue en esa carrera. Y aunque la Diputada tendría más apoyo dentro del Directorio y es cercana a la bancada en el Congreso, aún no hay definición sobre este punto.

Al final, los uribistas vallunos quedaron con la tardea de que, a más tardar en enero, deberían estar claros los avales para las candidaturas dentro del Partido y en mayo, si es el caso, se llevarían a cabo las consultas interpartidistas para definir a los aspirantes.

Con estas tres líneas, Uribe dejó lista la carrera para la campaña regional en el Valle, donde aspira a crecer.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia