Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 08 de Diciembre de 2019

1589

0

Antes de que se entonara en Cali, Cartagena, Bucaramanga u otras capitales del país en el marco del Paro Nacional, el performance chileno ‘Un Violador en Tu Camino’ -que usan movimientos feministas y mujeres para denunciar la violencia de género-, llegó a Quibdó, la capital de Chocó. 

En el malecón de la ciudad seis mujeres, con los ojos vendados por telas rosadas, bailaron y cantaron al unísono en un vídeo publicado el sábado de la semana pasada y ya tiene más de 150 mil reproducciones en Facebook. 

Que este fenómeno viral haya aterrizado en una de las zonas más desiguales y con mayor desempleo del país, que tiene una cultura particularmente machista, no solo muestra las posibilidades del activismo desde las redes sociales para penetrar contextos lejanos, sino que es la punta de un iceberg de trabajo organizado para romper ciclos de violencia contra la mujer y para fortalecer la solidaridad femenina. 

De Chile a Quibdó

Hellen Martínez es una madre de 23 años, estudiante de trabajo social de la Universidad Tecnológica del Chocó y víctima de violencia por parte su expareja. Es también una de las mujeres que aparece en el video, y las demás son parte de su ‘círculo de protección’.

 

Junto a otras cinco mujeres que también han sufrido abusos y están en riesgo de feminicidio hizo parte del proyecto ‘Círculos de protección para la prevención del feminicidio’ de la Corporación Humanas (Centro Regional de Derechos Humanos y Justicia de Género), una organización que promociona y defiende los derechos de las mujeres desde hace 14 años en Chocó, Nariño, Cauca, Antioquia, Magdalena, Norte de Santander, Putumayo, Sucre y Córdoba. 

El proyecto duró un año, y terminó la semana pasada. 

Durante ese tiempo las mujeres se formaron en violencia de género, conocieron las rutas de atención ante las instituciones y sus derechos y aprendieron crear mecanismos alternativos de protección para romper los ciclos de violencia, como los círculos de protección. 

Su ‘graduación’ fue hacer el performance y grabarlo, una idea que nació el último día del proyecto.

Las integrantes de la Corporación habian pensado mostrarles el video en el marco día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer (que fue el 25 de noviembre) para ver qué opinaban. 

Hellen y su círculo ya habían visto videos de la canción en otras ciudades. Les había gustado, pero no pensaban imitarlo. Ahora lo vieron con la sicóloga y la abogada de la Corporación.

“Les encantó y muy animadas quisieron hacerlo, de una ensayaron, se aprendieron la letra y lo hicieron”, nos dijo Carolina León, sicóloga de Humanas que trabajó en el proyecto. 

Le apostaron a hacerlo en la calle y frente a letras gigantes que dicen Quibdó para resaltar desde dónde lo hacían. 

Como en casi todos los performances de la canción, cada grupo cambia la última parte de la letra para darle su toque, y  quedó así:

El Estado no me cuida, me cuidan mis amigas

Los ‘tombos’ no me cuidan, me cuidan mis amigas

“Le pusimos lo de los ‘tombos’ porque hay una unión entre nosotras las mujeres que nos podemos y debemos proteger entre nosotras mismas, ya que las autoridades estatales no hacen lo necesario, uno denuncia pero no hay protección necesaria”, nos dice Hellen.  

Complementaron su performance quitándose la venda de los ojos y diciendo al unísono: “mujeres libres de maltrato”. 

“Hicimos el video para que vean que el mensaje se ha extendido y ha llegado a los lugares más lejanos, que nos podemos conectar a esta bonita causa de pedir un mundo sin violencia. Que sepan que acá también apoyamos y nos unimos a esto”, nos cuenta Hellen. 

Una idea que ayuda a conectar a mujeres de todo el mundo con la misma causa y saber que no están (estamos) solas.

“Con el video ellas se dieron cuenta que no son las únicas que viven la violencia, que no solo a ellas les pasa y eso les genera fortaleza. Cuando las mujeres se enteran de los casos de otras, de la mala atención de las instituciones, se sienten acompañadas, fortalecidas, de que no estamos solas”, nos dice la sicóloga León.

”Las mujeres nos podemos y debemos proteger entre nosotras mismas, ya que las autoridades estatales no hacen lo necesario”

Hellen Martínez

Para la Corporación, lo que impacta del video en Quibdó (y otro más que hicieron también con ‘Humanas’ en Tumaco, Nariño) es que tiene una carga simbólica que debería llamar a la acción del Estado y autoridades para detener los feminicidios.

“Como llegó el video deben llegar las políticas para prevenir los feminicidios porque es en municipios como éstos donde las violencias contra las mujeres y los asesinatos están todos los días”, nos dijo Adriana Benjumea, directora de ‘Humanas’.

Pero hacer el video es solo un paso de un largo camino que Humanas recorre no solo con las mujeres víctimas, sino con autoridades que tienen que atender estos casos. 

Las ‘Humanas’ camelladoras

Durante estos 14 años la Corporación Humanas ha trabajado  con algunas instituciones responsables de atender a las mujeres víctimas como Medicina Legal, Policía, Fiscalía y Bienestar Familiar sobre cómo mejorar la atención y cómo priorizar la violencia de género en sus agendas y políticas, que, consideran, ineficientes en muchos casos. 

“El pacto que hicimos es ‘importantizar’ (hacer importante) el tema de violencia contra las mujeres, porque no es un tema importante en Chocó”, nos dijo Benjumea, la directora. 

Por ejemplo, que el tema de la violencia de género y los riesgos de feminicidios se incluya el en las reuniones semanales de la Policía en Chocó, en las que las autoridades evalúan los homicidios, riñas y robos.  

En Chocó ni siquiera hay cifras confiables sobre la violencia contra la mujer. Según las que la Policía le dio a la Corporación, de enero a septiembre de este año ocurrieron 11 muertes violentas de mujeres y tres casos catalogados como feminicidio.

Según la Corporación hay un subregistro, ya que las mujeres temen denunciar o no están cerca a las instituciones. 

A eso se suma que en algunos casos las autoridades no categorizan como feminicidio el delito, posiblemente porque no entienden la ley o porque creen que ese crimen solo ocurre en el ámbito doméstico. 

Ante este panorama ‘Humanas’, con 23 mujeres de diferentes profesiones, investiga, documenta y litiga a favor de los derechos de las mujeres, le apuesta a la construcción de paz y hace talleres formativos con el objetivo de erradicar las violencias hacia las mujeres. 

En 2017 hicieron una campaña en Chocó llamada ‘La paz es MIA (Mestiza, Indígena y Afro)’ de la que salió como resultado un informe sobre los derechos de las mujeres chocoanas, y sobre feminicidios, dos documentales con historias de vidas, una herramienta de seguimiento a la implementación del Acuerdo de Paz en tema de género, e hicieron una campaña con medios radiales comunitarios de Quibdó, Istmina y Carmen de Atrato para difundir esos contenidos. 

Este trabajo es clave en lugares apartados y poco conectados entre sí como los municipios chocoanos, porque la violencia contra la mujer allí es “un tema tabú que ha sido invisibilizado, normalizado y con carencia de atención institucional”, según nos dijo la abogada de la Corporación, Maria Fernanda Vargas.

Por eso, en el reciente proyecto en Quibdó (del que salió el video), crearon junto a las cinco mujeres en riesgo de feminicidio el mecanismo alternativo de defensa llamado ‘Círculos de protección’, que Hellen, la protagonista del video, aplica. 

Los círculos son un grupo de cinco o más personas cercanas a las víctimas o potenciales víctimas como familiares, amigas, vecinas, que estén dispuestas a ayudarlas en caso de emergencia con refugio, plata y protección física.

”Cuando las mujeres se enteran de los casos de otras, se sienten acompañadas”

Carolina León, sicóloga Humanas

Así reducen el riesgo y también las acompañan en su aprendizaje sobre qué es una agresión contra ellas y las etapas para salir de los ciclos de violencia.

“Yo después de pasar por el proceso de los círculos tomé la decisión de separarme de la persona con la que estaba. Llevábamos siete años de relación, pero uno por lo general no se atreve a tomar las decisiones por el tiempo, los niños, pero yo logré tomar la decisión por mis amigas y familiares que me apoyan y porque entendí que lo principal es quererse a uno mismo”, nos contó Hellen.

Esos círculos se pensaron para ser los cuidadores de las mujeres porque, según la directora de Humanas, Adriana Benjumea, la protección del Estado no siempre funciona y muchas veces las mujeres en entornos violentos suelen escuchar más a personas cercanas en las que confían, que a funcionarios o foráneos que no conocen. 

El trabajo de Humanas, el de muchas otras corporaciones en el país y ahora la conversación que se plantea entre mujeres y sociedad por el performance chileno, terminan siendo relevantes en pleno Paro Nacional, donde muchos grupos espontáneos salen a las marchas y no tienen representación en el Comité del Paro que negocia con el Gobierno Duque.

Más aún cuando dentro del pliego de peticiones del Comité no hay puntos sobre las mujeres y la violencia de género.

Lo que refleja que la violencia contra las mujeres aún no es un tema central en las discusiones públicas, pese a que entre enero a agosto de este año en el país ha habido 396 feminicidios según el observatorio de feminicidios de Colombia.

 

 

En 2020 la Corporación Humanas cumple 15 años trabajando por la defensa de los derechos de las mujeres en el país.

Además de los talleres que dicta, publica investigaciones sobre problemáticas con enfoque de género, como las políticas para mujeres que cultivan coca y amapola; la violencia sexual en Tumaco; la violencia sexual perpetrada por paramilitares en Putumayo; la situación de derechos humanos de las mujeres chocoanas; o el seguimiento de la implementación del Acuerdo de Paz para las mujeres en Chocó.

Conocerlos y hacerlos visibles puede ayudar a promover los derechos humanos de las mujeres desde el enfoque feminista.

Puede tener más información acá: https://www.humanas.org.co/alfa/index.php, o contactarlas al 805 06 57 ó 805 06 13 en Bogotá.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia