Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 03 de Marzo de 2019

5588

0

Con dos reuniones presididas por el senador y máximo jefe del Centro Democrático, Álvaro Uribe esta semana en Pasto, arrancó en firme la estrategia electoral del uribismo para crecer por fin en Nariño, una región que siempre le ha sido esquiva. La meta es lograr alcaldías en 10 de los 64 municipios del departamento, pelear la Gobernación y presentar una lista al Concejo de Pasto, donde ya tuvieron la Alcaldía en 2007.

La estrategia pasa por, como ocurrió en el Sur la semana pasada, retomar las banderas con las que el No ganó en el país (pero en Nariño perdió), defender la tarea de Iván Duque, y pelear altos cargos con coaliciones. En este departamento lo hará además con el sector de La U y los liberales de sus amigos, el grupo del exsenador y hoy embajador Manuel Enríquez Rosero (quien tiene a su hermana en la Cámara) y del exsenador liberal Javier Tato Álvarez.

Estas fueron las tres líneas que tiró el exmandatario durante sus dos reuniones entre lunes y martes en Pasto.

1

Duque de presidente y mal momento para la izquierda, las razones para alinear al Partido y a sus amigos

Por ser históricamente un bastión nacional de la izquierda (durante 19 años han tenido la Gobernación, ganó el Sí en el Plebiscito y Gustavo Petro en las dos vueltas presidenciales), el mismo Uribe reconoció que en Nariño “siempre he tenido dificultades políticas pero las llevamos siempre con afecto y con ilusión”, en parte, dijo, por la intervención y cierre de las pirámides la década pasada.

Sin embargo, ahora en el Partido ven que pueden ser mucho más fuertes para pelear algo, teniendo en cuenta dos factores: que ganaron la Presidencia y la izquierda no tiene candidato aún para pelear la Gobernación.

Como contamos previamente, la salida de la competencia de Raúl Delgado para aspirar a la Gobernación con una coalición de alternativos y de izquierda abrió el espectro para aspirantes del centro y de la derecha.

“Es una gran oportunidad para conformar Partido acá. Duque va creciendo en las encuestas, y que Raúl (Delgado) no va es una buena oportunidad para no equivocarnos”, nos dijo el único concejal uribista en Pasto, Mauricio Torres.

Nariño era uno de los pocos departamentos del país en donde el Centro Democrático no tenía un directorio departamental para organizar militancia y elecciones. En las locales solo alcanzó a tener tres concejales, y solo hasta el año pasado tuvo lista a la Cámara.

Según nos dijo el senador valluno Gabriel Velasco, coordinador de la estrategia para el departamento, la meta para octubre será sacar “al menos 10 alcaldías de los 64 municipios, una lista fuerte al Concejo de Pasto y un diputado”.

Entre los 30 miembros del comité aparecen uribistas de vieja data como el exembajador de Uribe en Ecuador y empresario lechero, Salvador Escobar Miranda; la excoordinadora de la campaña duquista en Tumaco, Sonia Lucía Navia y el empresario de medios Rodrigo Escobar Bucheli.

En un principio en esa dirección fue incluido el designado director del DPS en Nariño, José Jaime Rosales, quien nos dijo que no aceptó el cargo por estar a punto de entrar al Estado.

En un guiño a la línea conservadora de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, entró Luis Alberto Caicedo, excandidato godo al concejo y excoordinador de la campaña de Ramírez en 2014.

Pero además tuvo amigos aliados de otros partidos. A ambos encuentros asistió la representante a la Cámara de La U, Teresa Enríquez y a la reunión privada asistió el exsendor liberal Javier Tato Álvarez.

Ambos, son cercanos al uribismo: la representante es la hermana del hoy embajador en Ecuador -nombrado por Duque- Manuel Enríquez Rosero, un veterano uribista que se quedó en La U; Álvarez fue uno de los primeros liberales en apoyar a Duque, pese a tener candidato propio.

“Coaliciones, con cualquiera, pero lo importante es que sean buenos candidatos”, sentenció Uribe en torno a cómo lograr puestos en octubre.

 
2

Ratifica que usará para las regionales el discurso del No y el espejo retrovisor

Tal y como ocurrió en la reunión de la semana pasada en Huila, Uribe le pidió a sus militantes y futuros candidatos que defiendan su legado, el gobierno de Duque, siempre con el espejo retrovisor a lo que no hizo Santos en la región.

Pidió que quienes estén dentro del Partido tienen que defender sus ‘huevitos’ de seguridad (dijo que Duque cumplió con “acabarle la guachafita a Guacho), inversión social y austeridad.

“Este país tiene que tener unos partidos que no les dé pena defender la inversión privada. Nosotros no somos vergonzantes para defenderla, porque es la única manera de financiar lo social”, dijo.

Así mismo, usó el espejo retrovisor para achacar las inversiones no hechas en la región.

“Lo que da tristeza los proyectos que emprendimos. Hombre, cómo no los terminaron. Si el gobierno (Santos) le hubiera metido una platica a la vía del Aeropuerto estaría funcionando. Por derrochar dinero dejaron a este país en una situación económica muy difícil que impide apoyar a sectores sociales y económicos”, dijo, seguido de aplausos de los casi 100 militantes que lo escucharon.

Incluso en lo privado también aplicó el espejo retrovisor. Un político de izquierda que asistió a la reunión privada del lunes nos contó que fue a hacer lobby para incluir proyectos de infraestructura para Nariño que no quedaron en el Plan de Desarrollo, como la variante Pasto-Popayán o la de San Francisco Mocoa.

La respuesta de Uribe, según la fuente, fue que “muchos proyectos los inició él pero Santos los paró. Y esa fue su justificación”.

En la reunión pública del martes insistió en el discurso que llevó a la victoria del No en el país, a excepción del Pacífico y dijo que “aunque aquí perdimos, a mi me sorprendió gratamente la votación tan importante en Nariño por el No: 136 mil votos por el No en Nariño”.

En ese punto recalcó que desde ese momento no le gustaba la JEP y que ahora el único camino es reformar la Justicia Especial.

“Hombre los hechos. Nosotros ganamos el plebiscito, el Gobierno lo desconoció hoy tenemos la JEP en marcha. Yo no estoy de acuerdo con la JEP, pero tengo que ser realista en el país. Hoy entre simplemente protestar y decir que no estoy de acuerdo y que nada pase, yo prefiero intentar reformarla. En esa tarea vamos”, dijo.

 
3

Atacar a los gobiernos alternativos “no pega ni produce votos”

El Expresidente en la reunión pública dio cátedra para buscar candidatos y tips para que “se hagan querer” y tengan votos.

Sobre Pasto pidió que en la lista al Concejo haya profesores universitarios, académicos, líderes sociales, deportistas y emprendedores. “Mostremos que somos capaces de descubrir nuevos liderazgos para este país”, dijo.

Pero advirtió que en el departamento sin la fórmula de candidatos y discurso “no somos competitivos”.

Por lo que pidió a sus candidatos que no ataquen a los gobiernos de izquierda “ese no es el tema, eso no pega ni produce votos” y que para que se hagan querer “no confundir la firmeza con grosería”.

“Cuando me sacan la piedra me va mal. Pero candidatos pusilánimes, aguastibias no nos van”, dijo.

Si bien por ahora fue una reunión exploratoria y pocos son los candidatos que han salido para buscar el aval, durante el encuentro sí hubo aspirantes y hablaron de nombres.

Ante Uribe hablaron el exalcalde de Yacanquer, Julio Insuasty, un exconservador que va por firmas; el médico Damir Bravo que busca el aval azul y aunque el abogado John Rojas, quien también aspira por firmas, dijo que iría al encuentro, no llegó. Uribe preguntó además por la aspirante por firmas Nilsa Pantoja, quien fue su subdirectora en Invías.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia