Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Natalia Arenas · 27 de Septiembre de 2017

3317

0

Aunque aún no es oficial que Esmeralda Hernández, la cuñada del Gobernador Camilo Romero, sea su candidata al Senado por el Partido Verde, la noticia -que ya se da por hecho en Nariño-  está causando una tormenta política en el departamento.

Los congresistas que apoyaron a Romero están molestos porque si finalmente tiene candidata propia, Romero les pondría competencia, justo cuando en el tablero electoral de Nariño aspiran al menos 14 candidatos con posibilidades al Senado, entre esos seis que ya tienen curul.  

También porque en las últimas dos semanas, Hernández ha estado muy activa acompañando al Gobernador y a su equipo en correrías por los municipios como parte de la estrategia Gana con la que la Gobernación va a repartir las regalías a partir de la elaboración de presupuestos participativos con unos 100 mil nariñenses. 

El primer encuentro de la estrategia ocurrió el pasado 16 de septiembre en el municipio de El Tambo y allí, Hernández estuvo al lado del Gobernador y luego se subió a la tarima. 

Luego estuvo en Funes, donde acompañó al Gobernador y al Alcalde del municipio.

Y el pasado fin de semana estuvo en Yacuanquer. Allá, la comunidad aprobó una inversión de 70 millones de pesos para arreglar el ancianato y Hernández volvió a tomar el micrófono en ese espacio para explicar la estrategia.

“Ella es consultora de Usaid y fue pieza fundamental en la elaboración de la estrategia y tiene el conocimiento de cómo están repartidos los recursos de las regalías en el departamento. Es la asesora de despacho desde Usaid y habla como eso”, le dijo a La Silla Pacífico la fuente de la Gobernación. “No puede decir nada distinto al objeto de su contrato”.  

Como contó La Silla Pacífico, Hernández ha sido la mano derecha de Romero durante casi toda su carrera política y de hecho, lo conoció antes de casarse con su hermano menor, Pablo.

Aunque no tiene experiencia en cargos públicos, aspiró dos veces -en 2012 y 2016- a las alcaldías menores de Kennedy y Suba en Bogotá pero no quedó y trabajó con Romero en su UTL cuando él fue el Senador más joven del país.

Desde que Romero se posesionó en enero del 2016, y aunque no tiene un cargo formal en la Gobernación, lo ha seguido acompañando de cerca, precisamente como consultora de Usaid.  De hecho, según la fuente de la Gobernación, fue “pieza fundamental en el programa de Gobierno y en el Plan de Desarrollo que quedó premiado como el mejor del país”.

Por eso, “hasta que no se defina el candidato que es, hasta que no se tome una decisión con certeza sobre Esmeralda, el Gobernador va a seguir trabajando con ella”, agregó la fuente.

Sin embargo, La Silla Pacífico supo que como su presencia en El Tambo ha “alborotado a todo el mundo”, la Gobernación decidió que “es mejor que no hable”. 

 

Aún así, la situación ha molestado mucho a los congresistas nariñenses y caciques políticos del departamento que acompañaron a Romero en las elecciones de octubre. Como contó La Silla, entre ellos estaban los conservadores Myriam Paredes, Eduardo Enríquez Maya, Oscar Fernando Bravo y Diela Liliana Benavides; los liberales Javier Tato Álvarez y Neftalí Correa y Gilberto Betancourt del viejo PIN, que hoy está buscando pista en las toldas de Cambio Radical.

Su apoyo resultó siendo tan evidente que Romero les dio participación a todos en su Gobierno. Según cuatro fuentes que conocen la movida política en Nariño, Paredes quedó con la secretaría de obras; Enríquez Maya y Betancourt quedaron con la secretaría de educación; Javier Tato Álvarez tiene salud; Bravo tiene deportes; Benavides tiene género y Neftalí Correa tiene agricultura.

Eso no ha impedido que cuando se empezaron a calentar las elecciones, la potencial candidatura de Hernández haya generado duros reproches. La Silla Pacífico supo que los más molestos son, según cuatro políticos consultados y que lo saben de primera mano, los senadores conservadores Myriam Paredes y Carlos Eduardo Enríquez Maya y el Liberal Javier Tato Álvarez.

“Ya es la candidata, es evidente. La lleva para que represente la inversión de la Gobernación en los municipios. Va a tener más alcaldes y llevarse 4 o 5 mil votos y eso puede terminar quemando a cualquiera. Va a ser una masacre”, dijo un congresista consultado.

“Los congresistas sienten que llevándola a los cabildos abiertos está usando el efecto de la inversión con motivos electorales y son 300 o 400 millones en regalías. Aunque no la presenta como su candidata, dice que ella le ayudó a conseguir esos recursos y eso no es cierto pero así obtiene apoyo de los alcaldes”, agregó otro.

A eso se suma que los congresistas creen que Romero llegó a la Gobernación fue gracias a su apoyo porque los votos que él tiene en Nariño son los que sacó su papá, Ricardo Romero, actual alcalde de Ipiales, cuando fue su candidato al Senado en las elecciones del 2014 y se quemó con 13 mil votos.

El nombre de Hernández como la candidata de Romero también circula al interior de Alianza Verde y dentro del Ejecutivo Nacional según le dijeron a La Silla cuatro fuentes de ese partido. De hecho, ella asistió al Congreso del partido hace dos semanas.

Aunque todavía no le han dado el aval ni es oficial que vaya a ser candidata, dos de las fuentes dijeron que hay incomodidad porque será difícil de explicar a sus electores que avalan “un proyecto familiar”.

“El nepotismo no está bien visto. Al menos que tuviera trayectoria propia pero ni siquiera”, dijo una de las fuentes.

Y como si faltaran más problemas, La Silla Pacífico supo que dentro de la misma familia de Romero ha habido diferencias por la elección de Hernández como la potencial candidata.

Los reparos han llegado por el lado del primo del Gobernador, Andrés Felipe Arango, (que, como Hernández también acompañó a la Gobernación como consultor de Usaid desde que se posesionó Romero) y que fue el primero que sonó para ser el candidato de la familia al Senado, como contó La Silla.

Aunque ya no cuenta con su respaldo, tres fuentes políticas (incluidas dos de Alianza Verde), le dijeron a La Silla que aún sin Romero, Arango quiere aspirar al Senado por el Verde.

Eso, además de la renuncia de su pareja, la abogada Angélica María Cruz Dajer, que venía siendo asesora de despacho de Romero, ha incrementado los rumores de una fractura interna dentro de la familia.

“Estos comentarios están inspirados en los opositores de oficio del Gobernador. Cada quien tiene derecho a pensar y decir lo que sea pero nos parece increíble que tengamos que responder por comentarios de politiquería menor en vez de por las ideas de un nuevo gobierno que ha sacado 13 herramientas para la lucha contra la corrupción, que impulsa los presupuestos participativos y ha hecho público su presupuesto y la contratación en línea”, agregó la fuente de la Gobernación.

Lo cierto es que la campaña al Congreso y las pujas políticas en Nariño arrancaron temprano.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia