Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 02 de Octubre de 2019

11518

0

En poco más de tres semanas la hegemonía del ‘Caicedismo’ en Palmira estará en juego: el grupo, que está en La U y no responde directamente a la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, sino a su familia política, podría poner un cuarto alcalde consecutivo, una hazaña que pocos han logrado en el país en este siglo.

Para eso el grupo, liderado a la sombra por el notario tercero de Cali, Jorge Caicedo (cuñado de Dilian), se apalanca de su absolutismo, roscas y movidas de la administración local.

Rosca absoluta

Como contamos en su momento, el ‘Caicedismo’ es una vieja casa política que nació en el liberalismo en la década de los 70 pero que conforme creció la hoy gobernadora Toro, de la mano lo hizo el grupo del Notario en su feudo. 

Antes de ser nombrado Notario, Caicedo dejó a su primer Alcalde, Raúl Arboleda (hoy preso); luego de fue elegido José Ritter López, hoy senador de La U (la segunda votación del país de ese partido), y ahora con Jairo Ortega Samboní, quien fue congresista también de esa línea política.

La rosca del ‘Caicedismo’ en Palmira llega a todos los niveles.

El ejemplo más visible es que el heredero escogido por el Notario es el contador y exdiputado Luis Alfonso Chávez, quien venía de ser asesor de la gobernadora Toro y también, como cuota del cuñado de la mandataria, fue gerente de la empresa Vallecaucana de Aguas. Desde que renunció el año pasado, era señalado como el siguiente para llegar a la Alcaldía por La U.  

Su gerente de campaña, según el reporte de la Registraduría, es el administrador de empresas, Diego Mauricio Carrera, quien fue hasta el año pasado Secretario de Planeación de Ortega. Su jefe de campaña es el senador López.

Pero también en el Congreso. La esposa y la hermana de Ortega Samboní, las contadoras María Esther Guendica y Miriam Ortega, hasta 2018 trabajaban en las UTL del representante Elbert Díaz y del senador López, respectivamente.

Así mismo cuenta con el absolutismo del Concejo de la ciudad de 19 miembros, en donde solo dos son de oposición. 

Además, la lista que armó La U en Palmira -es decir el grupo del Notario y el senador López- para el Concejo tiene la misma tendencia:

 

  • José López es hermano del senador López y fue funcionario de la Alcaldía de Samboní en 2016, trabajando en la Casa de la Justicia local. 

  • John Freiman Granada aspira a la reelección (llegó desde 2011) y trabajó en la Alcaldía de Raúl Arboleda, el primero en la dinastía, entre 2008 y 2010.

  • La actual concejala Claudia Patricia Salazar fue hasta 2014 directora de recursos físicos de la Alcaldía, cuando José Ritter era mandatario. 

  • Andrés Cuervo Orejuela, un reconocido líder social en el tema de salud en la ciudad, viene de trabajar en la Secretaría de Salud del gobierno Ortega. 

  • Alexander Rivera Rivera, quien apunta a la reelección (viene desde 2011), fue secretario de Agricultura de Arboleda. 

  • Antonio José Ochoa Betancourt, viene de ser funcionario técnico administrativo durante cinco años en la Alcaldía. 

Además, Chávez tiene el respaldo de La U y de los partidos Conservador, ASI, Colombia Renaciente e incluso de algunos sectores del Centro Democrático, cuyas listas le hacen campaña.

Al andamiaje se suma la aceitada maquinaria de Ortega Samboní dentro de la Alcaldía que está en la mira local por presuntas movidas para favorecer a su aspirante.

Ruidos locales en la Alcaldía

A medida que avanza la campaña crecen los ruidos alrededor de una posible movida de Ortega para mantener la Alcaldía a favor del caicedismo vía Chávez, según nos confirmaron la mayoría de las diez fuentes que consultamos por aparte en la ciudad (dos candidatos actuales, tres concejales, dos exfuncionarios públicos y tres estudiantes).

 

Hace menos de 15 días en medios locales y nacionales fue filtrado un audio de una nota de voz de WhatsApp que Ortega Samboní envió a sus funcionarios en los que les pedía que impulsaran las obras de Gobierno. 

El Alcalde defendió su acción diciendo que no era ilegal pedir que sus funcionarios y contratistas mostraran las obras de su mandato.

“Eso nada tiene que ver con intervención en política”, nos dijo a su turno el senador López.

Además, La Silla Pacífico conoció detalles de la forma en que la administración local se movería para buscar apoyos para Chávez y aliados en el Concejo, a través de funcionarios de Secretarías y entidades descentralizadas.

Una de las modalidades sería la promesa de becas universitarias, según nos contaron, por aparte, dos estudiantes quienes aseguran haber recibido presiones para obtener apoyos para estudios universitarios gracias al programa Fondo Destacados, que tiene la Alcaldía con la Universidad Santiago de Cali.

La primera fuente, que hace parte de las juventudes de un partido que no está con los Caicedo, nos contó que un funcionario de Indervalle cercano a las ligas deportivas de Palmira le pidió votos específicos para la candidata a la gobernación Clara Luz Roldán, el candidato a la Asamblea, Hugo Perlaza y el candidato Chávez.

“Me pidieron que inscribiera la cédula de mi familia y las personas que consiguiera. Me dijo que de 30 a 50 personas sería excelente, en un lugar específico”, nos contó. 

Dijo que a cambio ese funcionario le confirmaría una beca para estudiar derecho amparado en el Fondo Destacados en la Universidad Santiago de Cali, sede Palmira.

“Yo nunca pasé la lista de personas que tenía que trastear (las cédulas), y me sacaron del grupo de whatsapp. Mejor para mí porque yo no quería hacer eso”, nos dijo. 

“No tengo conocimiento de ningún tipo de ofrecimientos. De parte mía no lo he hecho. Hay un comité que evalúa todos los requisitos. No puede haber injerencia política”, nos dijo, a su turno, el candidato Perlaza.

”Me pidieron inscribir las cédulas de mi familia”

Estudiante presionado

Otra estudiante, quien cursa Derecho en esa Universidad y es beneficiaria de una de las becas, nos contó que desde el semestre pasado una líder barrial comenzó a presionarla por votos para un concejal en específico que se lanzaría a la reelección. 

“Me llamaba a pedirme votos, primero con 10 luego con 15 después que con 20. Un día me llamó en preparciales, a decirme que por qué no me afanaba”, nos dijo.

Además, dice que la llamaron de la Secretaría de Educación. “Me dijeron muy disimuladamente que si no tenía quien me ayudara para seguir con la beca, yo les dije que con la líder me había peleado”.

La otra modalidad sería la de la presión a los contratistas. Dos fuentes, una política y el primer estudiante que nos habló para esta historia, nos dijeron, por aparte, que en el Instituto Municipal del Deporte (Imder) habría presiones a los entrenadores de al menos “50 votos”, según una de las fuentes, para mantener los puestos.

“Conozco varias personas que saben de las reuniones (de contratistas y funcionarios). Muchos de ellos son funcionarios de estómago”, nos dijo la concejal liberal Wendy Armenta, una de las dos cabildantes opositoras en la ciudad.

”Las becas no se dan por votos”

Hugo Perlaza, candidato caicedista

“Tengo conocimiento de personas que les han pedido listas de personas para conservar sus puestos”, nos dijo, a su turno, la otra opositora, Lina Escobar de Cambio Radical.

Escobar nos dijo también que desde que anunció que salía de la coalición local y apoyaría a un candidato diferente a Chávez, la administración dejó de apoyarla en brigadas de salud que hace con una fundación.

“Pedía apoyo al Hospital público para las brigadas de salud pero, a partir de mi anuncio, dejaron de prestar apoyo con temas sociales y no los usan con otras brigadas”, nos dijo.

”Hay muchos funcionarios de estómago”

Wendy Armenta, concejal opositora

Solicitamos al alcalde Ortega Samboní, vía su jefe de prensa, sus versiones de las denuncias. Hasta la publicación de esta historia no habíamos recibido respuesta. 

A su turno, el senador López, quien es además el jefe de campaña del candidato Chávez, nos negó cualquier intervención de su aliado Ortega. Perlaza, también es aliado del grupo, nos dijo que el caicedismo trabaja es con “la buena imagen” de sus dos líderes visibles.

“La verdad es que estamos contentos porque Ritter fue el mejor Alcalde del país (en 2015 ganó el premio de Colombia Líder) y Jairo está nominado al mejor Alcalde del país y eso nos conviene al grupo político. Esa es nuestra plataforma”, nos dijo Perlaza.

Con la maquinaria, rosca y ruidos encima, la campaña pinta más apretada que antes.

En la recta final

De los seis aspirantes a la Alcaldía, dos -además del heredero del caicedismo- pican en punta.

Uno es el exconcejal Giovanny Moncayo, quien viene de quedar en el segundo puesto en las elecciones de 2015 a la Alcaldía, avalado por la Mais (sacó 30 mil votos y Ortega 71 mil). 

Es el candidato que surgió de dos políticos palmireños opositores a la gobernadora Toro: el senador vargasllerista Carlos Motoa y la aspirante a la gobernación por firmas Griselda Janeth Restrepo. 

Mientras que el otro opositor palmireño a Toro, el representante liberal Juan Fernando Reyes, apoya al verde fajardista Oscar Escobar, el primer candidato en la historia de la ciudad inscrito por firmas. Presentó más de 100 mil para su candidatura.

Ambos hacen campaña, en parte, criticando la administración y el absolutismo del caicedismo en la ciudad. Según la concejal Escobar, a última hora podría haber una posible unión para pelearle a Chávez la candidatura.  

Por ahora, esa posibilidad no trasnocha al caicedismo.

“Siempre respetamos a nuestros competidores. Esperamos derrotarlos para seguir con el maravilloso desarrollo que ha tenido Palmira”, nos dijo el senador López.

Solo en tres semanas se sabrá si la hegemonía de Palmira continúa.

 

 

 

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia