Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 28 de Noviembre de 2018

2162

0

Con la orden de captura y posterior entrega ayer en la mañana de la exalcaldesa de Quibdó, Zulia Mena a las autoridades por un caso que adelanta la Fiscalía por los retrasos en las obras de los Juegos Nacionales de 2015, su símbolo e imagen de política que desafió a los cuestionados clanes del Chocó que han gobernado el departamento quedó en jaque.

 

Durante su administración (2012-2015), Mena alcanzó a tener reconocimiento nacional gracias a una política sin maquinarias, un estilo diferente de Gobierno con un ‘gabinete a la sombra’ de expertos nacionales (como Alonso Salazar, Cecilia María Vélez o Liliana Caballero) que capacitaron técnicamente a sus secretarios.

En su mandato logró algunos avances en temas de infraestructura y acueducto, por lo que al cierre fue catalogada como una de las alcaldesas más exitosas del país.

“Es un símbolo de lucha de la reivindicación étnica del Chocó”, nos dijo un periodista local que conoce a Mena y sigue de cerca su proceso judicial.

Con esa fama ganada y después de haber sido Viceministra de Cultura del gobierno Santos 2, Mena había regresado a Quibdó este año para retomar las riendas de su grupo político y mantener su proyecto Ruta Q que lleva 30 años y logró la continuidad en la Alcaldía con Isaías Chalá (aunque hoy están distanciados).

Un proceso que ya venía avanzando agrupando a varios partidos políticos (como un sector de La U, Cambio Radical y Conservador) incluyendo a cuestionados, pero donde la imagen de Mena es, hasta ahora, la más mediática y visible.

Es por eso que este proceso judicial es un golpe no solo a su imagen de política diferente a los clanes cuestionados que han manejado a Chocó, sino a la Mesa de la Unidad, ya que en solo unos meses presentarán candidatos a la Alcaldía de Quibdó y a la Gobernación del Chocó, para derrotar a poderosos clanes como los Sánchez Montes de Oca o los liberales cordobistas.

La mala hora

En menos de una semana, tanto la Fiscalía como la Procuraduría anunciaron imputaciones o investigaciones a Mena y su administración.

El caso más reciente es el de la Fiscalía ayer.

Los dos cargos que imputó el ente a Mena tienen que ver con la compra de dos terrenos por parte de la Alcaldía para la construcción de escenarios deportivos en el marco de los XX Juegos Nacionales.

Según la entidad en noviembre de 2014 la Alcaldía compró dos lotes a las afueras de Quibdó para la construcción de escenarios deportivos que al final no se realizaron.

Además de que, de acuerdo con la Fiscalía las compras no se ajustaron a la ley de contratación, habría un presunto detrimento al patrimonio de casi 2 mil millones de pesos, ya que los predios, según publicaron medios locales, tenían un valor catastral de menos de 80 millones de pesos.

“Habrían adquirido predios con un sobrecosto de un mil por ciento”, dijo la Fiscalía al anunciar la captura de Mena.

Ese mismo detrimento lo denunció la Contraloría en 2015.

Luego de hacer una auditoría a la ejecución de recursos del Sistema General de Regalías que fueron usados para los escenarios de los Juegos Nacionales, la entidad encontró que al presunto pago excesivo de los predios (3.400 millones de pesos según ese organismo), también se gastaron más de 6 mil millones de pesos en estudios y los escenarios nunca quedaron listos.

“Los predios adquiridos no prestan ninguna utilidad al proyecto y los estudios y diseños no fueron desarrollados”, dijo la Contraloría en ese momento.

A eso se suma que los predios no tenían siquiera acceso a servicios públicos.

Por este mismo caso, la Fiscalía ayer también imputó cargos a 16 concejales quibdoseños de ese momento y un Diputado a los que acusa de haber cambiado el Plan de Ordenamiento Territorial de Quibdó para convertir esos predios de rurales a urbanos.

Las obras “están terminando apenas. Allá están construyendo como que un coliseo y una plataforma de carreras”, nos dijo un político local.

El segundo caso viene por cuenta de la Procuraduría, que hace una semana le abrió una investigación disciplinaria a Mena y Wilman Yurgaky, gerente de la ESE Ismael Roldán, por presuntas irregularidades en la construcción de un hospital que quedaría en el norte de Quibdó y que está en cimientos.

Según la entidad, “se buscó, al parecer, eludir la licitación pública para un contrato de obra” en 2015 y hubo un detrimento de más de 3 mil millones de pesos. Según un líder de Quibdó que denunció este caso y nos pidió no citarlo por miedo a represalias “hubo contratación a dedo”.

El hospital, que estaba destinado para beneficiar a 40 mil personas y tener servicios de urgencia de 24 horas y consulta externa, no tiene una sola columna en pie, como denunció en este informe de la semana pasada Noticias RCN.

De acuerdo con un periodista local que conoce del caso, la plata destinada para las fases dos y tres de la obra fue invertida por el actual alcalde Isaías Chalá en otro proyecto de salud en la zona de Ciudadela Mía, pero tampoco está listo.

Intentamos comunicarnos desde ayer en la mañana con Mena y su abogado, pero no fue posible. Actualizaremos la historia cuando nos entreguen declaraciones.

Ambos procesos impactaron el Chocó político, porque tienen consecuencias en el futuro de la Mesa de la Unidad que Mena estaba formando.

La Unidad ¿estancada?

Los dos casos aparecen a solo meses de que la coalición de la Exalcaldesa anunciara a sus candidatos a Gobernación, entre los que figuran políticos con un perfil similar al de Mena, como el exdefensor Enrique Abadía o la exnegociadora en Cuba, Nigeria Rentería.

Incluso, una persona cercana a Mena nos confirmó que “informalmente” le habían pedido que volviera a lanzarse a la Alcaldía, porque no tenían candidato todavía.

Con lo ocurrido ayer, una posible candidatura queda suspendida y el proyecto de la Gobernación estancado.

Sus aliados la apoyan y creen en su inocencia.

“Ella viene expresando (a la Mesa de Unidad) que tiene cómo sustentar lo que se le está endilgando. A las personas hay que creerles, ella tiene toda la documentación para demostrar que no cometió delitos”, nos dijo el excongresista Bernardo Flórez, quien hace parte de esa unidad.

“Dentro del grupo ella es una más de los muchos líderes”, nos dijo a su turno Francisco Wilson Córdoba, precandidato del uribismo que busca un cupo dentro.

Entre los posibles competidores de Mena y quienes no están en la coalición, sí creen que el proceso puede ser un “golpe mortal” para la unidad.

“La mesa de unidad queda totalmente coja. Ella sigue conservando un poder importante”, nos dijo el uribista Rufino Córdoba; “La que le da vida a la Mesa de Unidad es la doctora Zulia”, nos dijo un Concejal de Quibdó.

Y es que muy posiblemente el proceso judicial continuará en plena precampaña electoral el próximo año, lo que puede ser utilizado por los rivales de Mena para conseguir réditos políticos.

Ante esa posibilidad, un sector de la Mesa de Unidad no descarta buscar otros aliados de imagen similar a la de Zulia, como la del exgobernador de Chocó y exministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, quien desde que salió del gobierno Santos está en Estados Unidos.

“Si lo de ella se dificulta, él (Murillo) tendría que asumir ese liderazgo”, nos dijo un dirigente vargasllerista cercano a Murillo y miembro de la coalición.

Por ahora, el juicio penal y la investigación disciplinaria continuarán. Solo en los próximos meses se sabrá si la imagen de Mena y lo que representa para la política chocoana se recupera de este golpe.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia