Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 13 de Enero de 2019

3526

0

Desde que fue capturado el alcalde de Tumaco, Julio César Rivera, el 20 de diciembre pasado por presunta ejecución irregular del contrato para construir 327 casas para los damnificados de una avalancha de hace 10 años en la vereda del Puerto (caso que revelamos hace un año), el exalcalde y gerente de Aguas de Tumaco, Víctor Gallo no aparece en el municipio.

 

Gallo es clave porque como Alcalde (2011 - 2015) firmó en 2014 el polémico contrato con la Fundación Mujeres Dinamizadoras de Paz (Fumdepaz), para la construcción de 327 viviendas por 7.772 millones de pesos, plata que, según un informe de Planeación Nacional y la Secretaría de Planeación del puerto, está perdida en un 68 por ciento.

Por este caso, la Fiscalía le imputó al alcalde Rivera tres cargos (peculado, contrato sin cumplir requisitos legales y falsedad en documento público), porque para la época de los hechos era Secretario de Planeación del municipio.

Los mismos cargos fueron imputados a la representante legal de Fumdepaz, María Cristina Acosta, también detenida desde diciembre.

Desde el 21 de diciembre, Rivera está detenido en la cárcel de Bucheli de Tumaco. Sus abogados apelaron la medida, pero sólo habrá audiencia hasta esta semana para definir si el juez lo mantiene en prisión, lo que también dará luces sobre si el presidente Iván Duque debe escoger a un Alcalde en propiedad hasta final de año.

Una vez estalló el escándalo, Gallo no apareció más por el Puerto, según le dijeron a La Silla Pacífico ocho fuentes enteradas del escándalo y la situación de Gallo. Su número está apagado y no recibe mensajes.

Gallo, quien durante el año pasado fue gerente de Aguas de Tumaco, pidió una licencia no remunerada, según nos dijo una fuente de la Alcaldía, que no nos dijo cuándo regresaría.

Incluso la entidad, en su página de Facebook, publicó un mensaje de apoyo a Gallo.

Esta semana, el alcalde encargado, John Jairo Preciado, nombró a Mery Ruth Arízala, como gerente encargada.

Una de las fuentes, cercano al exalcalde nos dijo que Gallo está “trabajando en su defensa con sus abogados”.

Nos lo dijo porque en el Tumaco político el rumor más fuerte por estos días es que Gallo tendría una orden de captura en su contra, algo que La Silla Pacífico no pudo corroborar con el exalcalde, ni sus abogados, ni la Fiscalía.

Si llega a aparecer, lo que cuente a la justicia sería clave para saber cómo aterrizó la Fundación en Tumaco y, sobre todo, dónde están los 5.300 millones de pesos que no aparecen desde hace más de cuatro años, cuando el contrato fue liquidado por la hoy destituida exalcaldesa, Emilsen Angulo (2015 - 2016).

El factor Gallo y las conexiones de Fumdepaz

Gallo fue elegido en 2011 como reemplazo del hoy destituido excongresista y barón electoral de Tumaco, Neftalí Correa, quien impulsó su elección. Como contamos en su momento, Correa había dejado listos los estudios de terreno para la construcción de las casas, pero solo hasta 2014, con Gallo como Alcalde, se firmó el contrato con Fumdepaz a dedo.

Como revelamos con documentos de Planeación Nacional y la Alcaldía de Tumaco, ni la entidad nacional, ni la Unidad de Gestión del Riesgo recomendaban contratar directamente sino a través de licitación pública para tener más ofertas.

Sobre los nexos entre Fumdepaz y la clase política de Tumaco, hay al menos cinco versiones de cómo aterrizó la entidad y todas las fuentes ‘se tiran la pelota’ entre ellas, mostrando que, como es común en el Puerto, situaciones como éstas quedan dentro de un complejo ‘ring’ político.

Gallo dice que el contrato lo firmó porque Rivera le dijo; en el Puerto hay más de cinco versiones sobre el caso

La primera es la de Gallo, quien cuando destapamos el escándalo hace un año nos dijo que había contratado directamente con Fumdepaz por recomendación de su secretario de Planeación, Julio Rivera, hoy detenido.

La segunda, que nos dieron por aparte un contratista y un político cercano a Gallo, es que la llegada se dio por parte del exsecretario de Gobierno de Gallo y exalcalde encargado de Tumaco en 2018, Hernán Cortés; el actual secretario general de la Alcaldía, John Wilson Guevara y el actual asesor en contratación de Tumaco, Jacob Armero Dajome.

Cortés nos dijo que nunca conoció a los contratistas y que nunca supo de la representante legal; Armero Dajome también nos lo negó, diciendo que no tuvo participación en el contrato “de lo que son testigos todos los vinculados”.

Una tercera, que nos dio un veterano periodista local, es que Gallo había tenido contacto directo con la Fundación; una cuarta que nos dijo un exconcejal que estuvo en el tema para la época de los hechos, es que detrás de todo estuvo el exalcalde y excongresista destituido, Neftalí Correa.

Nos lo dijo porque Correa era el padrino político de Gallo para cuando fue elegido. E incluso, el supervisor del contrato de las casas era Jimmy Correa, primo del excongresista.

Sin embargo, Correa nos negó la versión y dijo que no conocía a los contratistas. Dijo que fue aliado de Gallo hasta la elección y que éste "gobernó con sus amigos y los de su esposa" -en 2012 seguía asistiendo a eventos con Gallo, como éste- y que había sido por intermedio de Cruz Quiñonez, exsecretario de Hacienda de su exaliado Gallo, que la Fundación llegó al puerto.

Por su parte, Acosta, la representante de Fumdepaz nos dijo en su momento que había participado en una licitación pública, algo que nunca confirmaron ni Planeación Nacional ni la Alcaldía.  

Sea como sea la aterrizada, lo cierto es que las relaciones entre Gallo y la Fundación se dañaron poco después de que el contrato se firmó.

Gallo denunció penalmente en 2015 a la representante legal de la Fundación, María Cristina Acosta. La acusó de entregar a la Alcaldía extractos bancarios e informes financieros falsos; y que incluso cuando la Alcaldía verificó en la cuenta bancaria que estuviera la plata, de los más de 7 mil millones de pesos del contrato solo había 700 mil pesos.  

Denuncia Fiscalia Caso Fumd... by on Scribd

En ese momento, Acosta nos dijo que los movimientos financieros fueron legales y que el CTI y la Fiscalía estaban verificando esos documentos y que cuando se solucionaran los procesos legales (la demanda de Gallo y una contrademanda que ella puso), devolvería la plata.

Fumdepaz también tuvo líos en Valle

Tumaco no es la única ciudad donde Fumdepaz aparece relacionada con contratos irregulares.

En noviembre de 2018, solo un mes antes de la captura de la representante legal de Fumdepaz y del Alcalde de Tumaco, el Tribunal Superior de Buga, Valle, ratificó la condena de cinco años de cárcel al exalcalde de Ginebra, Camilo José Saavedra Conde, también por irregularidades en un contrato que firmó en su mandato con esta ONG.

La Fiscalía dijo que Saavedra cuando fue Alcalde (2011 - 2015) firmó en 2012 un convenio por más de 400 millones de pesos con Fumdepaz, para hacer programas de inversión en vías, educación y cultura. La Fiscalía encontró que, en una forma similar a lo que pasó en Tumaco, “no hubo estudios previos y no se realizó la identificación de las obras”.

Tampoco en la adjudicación de ese convenio hubo licitación y fue adjudicado a dedo. En junio ya un juzgado lo había sentenciado en primera instancia.

Con este panorama es que se espera que en los próximos días aparezca Gallo. Muy posiblemente, además de de dar su versión, le dará otro ingrediente a la pelea política y jurídica del escándalo en Tumaco, en pleno año electoral, cuando la ciudad otra vez no tiene Alcalde en propiedad.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia