Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 07 de Marzo de 2019

4522

0

Hoy en la tarde será el sepelio en Quibdó del diputado de La U, Alizon Mosquera Palomeque, luego de que su cuerpo fuera encontrado flotando en el río San Juan de Chocó, tras estar desaparecido por tres días.

Su asesinato es el primero en la historia reciente de un político en el departamento. Si bien aún las autoridades no dicen quién y por qué lo mataron, que haya estado en plena campaña política, como nos lo confirmaron familiares y amigos, prende las alarmas sobre los riesgos de hacer proselitismo en el departamento, donde hay rutas narco que en algunos lugares disputan y en otros se alían el ELN y el Clan del Golfo.

Mosquera tenía 32 años, cuatro hijos y estaba estudiando psicología en la Universidad Nacional Abierta y a Distancia. Aspiraba a reelegirse en la Asamblea del Chocó por La U, partido con el que arrancó a hacer política hace cuatro años.

La información en torno a qué pasó entre el domingo en que desapareció y ayer cuando fue encontrado ha sido a cuentagotas:

  • Salió de su casa el domingo a las cuatro de la mañana junto a su amigo Estivenson Mosquera, hijo de una funcionaria de la Gobernación, para la zona del río San Juan cerca de los municipios de Istmina, Condoto y Medio San Juan, en el sur de Chocó.  

  • En algún punto del viaje se encontraron con Alexander Mosquera Murillo de 38 años y con Andrés Calvo Romaña, estudiante del Sena de 21 y siguieron el viaje.

  • Este lunes apareció la camioneta blanca donde iban Mosquera y su amigo Estivenson, quien era el dueño del carro, cerca a Condoto. Estaba abandonada y con un choque al frente.

  • Entre ese día y el martes aparecieron en zona rural de Medio San Juan, los cuerpos de Estivenson y de Alexander.

  • Uno de los cadáveres mostraba signos de tortura, de haber estado amarrado y con dos impactos de bala, según dijo a medios Daniel Trujillo, presidente de la Asamblea.

  • Ayer en la mañana apareció el cuerpo del Diputado, según confirmó el gobernador del Chocó, Carlos Alberto Palacios, horas después de que anunciara una recompensa de 50 millones de pesos por información para dar con el paradero del político.

  • El cuerpo estaba flotando en el río San Juan cerca a la comunidad Chiqui Choqui, en Medio San Juan. También tenía signos de tortura, en estado de descomposición y atado de pies y manos.

  • Andrés Calvo, el cuarto acompañante, sigue desaparecido.

Los municipios de Istmina, Condoto y Medio San Juan por donde ocurrieron los hechos, al sur del Chocó, están a orillas del río San Juan y los grupos que tienen presencia allí son el ELN en la zona rural y el Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas en la zona urbana.

Estos últimos han venido expandiéndose silenciosamente.

Su presencia allí se debe a que el río San Juan que desemboca al océano Pacífico es una ruta del narcotráfico y también hay minería ilegal que, o bien hacen ellos mismos, o cobran impuestos a los que la hacen.

En algunos lugares de esta zona los dos grupos tienen un acuerdo de no agresión para no afectar la ruta, pero en otros, hay disputas.

Disputas que dejan en medio a la población y que continuarán en plena campaña electoral, que en Chocó ya arrancó y a la que el diputado Mosquera ya se había metido, pese a los peligros.

Campaña en medio de balas

Según le confirmaron a La Silla el defensor del Pueblo del Chocó, Luis Murillo, y un amigo cercano al Diputado, por aparte, Mosquera viajó a esa zona para hacer campaña política porque tenía la intención de reelegirse en octubre.

A esa misma zona ya había viajado el sábado, un día antes de desaparecer.

Desde hace un mes había comenzado a hacer recorridos en varias zonas del departamento para contactar a algunos líderes locales y le manifestó a un amigo cercano que quería visitar y pasar tiempo con las comunidades cercanas al río San Juan.

Antes de ser Diputado había sido líder social y comunitario que acompañaba procesos de organizaciones étnicas e incluso había sido misionero de la Diócesis de Quibdó con los que ayudó a hacer acompañamiento psicosocial a las víctimas de Bojayá, de dónde era oriundo.

 

A la Asamblea llegó gracias al impulso del grupo de jóvenes que hacía parte de la iglesia y con los que realizó trabajo social. Mosquera no tenía recorrido político pero para obtener el aval habló directamente con el exrepresentante Bernardo Flórez de La U.

Según las dos fuentes cercanas a Mosquera, más un familiar, el Diputado nunca manifestó tener amenazas.  

Pero, según nos dijo el líder de las víctimas de Bojayá, Leyner Palacios, quien es primo de Mosquera, hace cuatro meses éste le contó que había solicitado medidas de protección a la Unidad Nacional de Protección porque consideraba que su trabajo le implicaba riesgos.

Aún sin saber las causas de su asesinato, que las autoridades dijeron ayer que estaban esclareciendo, el hecho pone en alerta a otros candidatos para hacer proselitismo en zonas rojas.

Una alerta que se agrava por la forma y las condiciones en que han ido apareciendo los cuerpos, algo que no es común en esa parte del Chocó, según nos dijo el alcalde de Istmina Arbey Pino.

De hecho el diputado James Morales, ya dijo que no cuentan con las medidas de protección necesarias para ejercer su función y el gobernador Palacios dijo que van a estudiar la manera de garantizar la seguridad de los que hagan campaña.

Según la Misión de Observación Electoral (MOE) de Chocó, el riesgo no está en que los candidatos se conviertan en blancos directos de los grupos armados por su quehacer político ya que este tipo de amenazas no ocurren desde hace tres años.

El riesgo estaría en que al ingresar a zonas conflictivas, ellos quedan expuestos y en riesgo permanente.

“Hay zonas donde algunos candidatos y servidores públicos no pueden entrar por la presencia de grupos ilegales y esto (los asesinatos) generan más temor y una amenaza generalizada”, le dijo a La Silla el Defensor Murillo.

De hecho hace 15 días el alcalde de Tadó, Arismendy García, quedó en medio de fuego cruzado entre el ejército y el ELN que intentaban bloquear la vía que conduce de Tadó a Pereira.

Así las cosas, en medio de balas de grupos armados y un primer asesinado, la campaña política y la seguridad están a prueba en Chocó.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia