Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 25 de Febrero de 2019

3092

0

Con un decreto presidencial de hace cuatro días, el presidente Iván Duque nombró al empresario Álvaro José Correa como su representante ante el consejo directivo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), la autoridad ambiental del departamento, en reemplazo del cacao azucarero Henry James Eder Caicedo, nombrado por Juan Manuel Santos en 2014.

Con el nombramiento Duque le da más juego a su directora de Prosperidad Social, Susana Correa, quien como contamos la semana pasada tiene carta blanca del Presidente para designar a sus directores territoriales, cargos que han ido para aliados suyos y del uribismo.

Además, Duque la designó como ‘madrina’ de Buenaventura, para vigilar de cerca el manejo de recursos del principal puerto sobre el Pacífico.

La llegada de Correa Borrero a la CVC también abre la puerta para la reconfiguración del poder dentro del consejo directivo, que actualmente encabeza la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro.

Como contamos en su momento, Toro ha tenido influencia y manejo de la entidad durante décadas y según la ley entre septiembre y diciembre de este año el consejo debe elegir a su nuevo director, ya que termina el mandato de cuatro años de Rubén Materón, quien es una ficha de la actual Gobernadora.

Durante ese tiempo también habrá nuevo mandatario regional con las elecciones de octubre, en las que tanto Toro como el uribismo tienen intereses: la primera para dejar a su aliada Clara Luz Roldán, y los segundos buscan a un aspirante de coalición.

Así mismo, Duque también da una muestra de que es agradecido con aliados del uribismo de vieja data y Álvaro Correa Borrero es uno de ellos, como contamos en 2009.

En cabeza de Correa Borrero, las empresas familiares fueron beneficiados del programa Agro Ingreso Seguro en el Valle del Cauca, con subsidios de 3 mil millones de pesos para el ingenio Mayagüez (que fundó el padre de Álvaro y Susana, Álvaro Correa Holguín); y de 700 millones de pesos para las empresas Inversiones Alvalena y La Juliana S.A., de las que Álvaro Correa Borrero era su cabeza, como reveló La Silla Vacía en su momento.

Además en la década pasada fue representante del entonces presidente Álvaro Uribe en la Cámara de Comercio de Cali, y Susana fue  agente especial interventora de la Superintencia de Servicios Públicos para liquidar Emsirva en 2008, una liquidación que terminó con la adjudicación del relleno sanitario de Yotoco a la empresa Interaseo, de William Vélez, amigo personal de Uribe.

Por esa época, Mayagüez también donó dinero a la campaña del entonces precandidato azul a la presidencia, Andrés Felipe Arias.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia