Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 24 de Septiembre de 2018

9299

0

A pesar de que todas sus apuestas al Congreso este año se quemaron y que su partido el antiguo PIN casi pierde la personería jurídica, el exsenador parapolítico Juan Carlos Martínez Sinisterra, insiste en recuperar el poder que otrora amasó, ahora mirando a las regionales de 2019.

 

Como el país sabe, Martínez Sinisterra acumuló caudal político y cuotas burocráticas en el suroccidente del país gracias a sus alianzas con cuestionadas casas políticas, como los Abadía; con grupos paramilitares, como el de ‘HH’; y con narcotraficantes, como Olmes Durán, su amigo de infancia.

Pero desde que fue condenado a siete años de prisión por parapolítica -que cumplió hace un año- su poder está en caída libre y al menos tres hechos lo mostraron este año.

Armó listas en la Cámara afro y en el antiguo PIN y ambas se quemaron en marzo; no lo recibieron en el uribismo donde quería apoyar a Iván Duque para las presidenciales; y tiene pendiente otra condena de seis años de prisión por enriquecimiento ilícito que apeló y por eso no ha sido ejecutada.

Las condenas y los portazos de la clase política y los votantes no lo detienen en su intento de regresar al poder y ya se mueve para las regionales de 2019 arrancando por Jamundí.

La vía hacia Jamundí

Una vez perdió con sus cuatro fichas al Congreso la posibilidad de volver en cuerpo ajeno a Bogotá, Martínez arrancó a incidir en las elecciones atípicas para la alcaldía de Jamundí en abril de este año. Apoyó al liberal Édgar Yandy, quien ganó con 22 mil 600 votos.

Como hemos contado, Jamundí es un polvorín en lo político y en la seguridad.

Duró cinco meses sin alcalde tras la captura por corrupción de Manuel Santos Carrillo, de La U; es uno de los pocos municipios en Valle sin acuerdo de sustitución de cultivos; y desde inicios de año es ruta narco usada por Los Pelusos para conectar al norte de Cauca con el sur del Valle hacia el Naya en el Pacífico.

Allí tiene historia el ‘Negro’ Martínez que en 2009 montó a su candidato Jorge Aragón como alcalde en unas atípicas (Aragón hoy está inhabilitado por 12 años por la Procuraduría); un año después, sus fichas al Congreso Juan Carlos Rizzeto (qepd) y Heriberto Arrechea fueron los más votados en esa ciudad.

El interés del ‘Negro’ con la ciudad también es un round más de la pelea que cazó el año pasado con su otrora aliada la gobernadora Dilian Francisca Toro, cuyo partido desde 2011 tuvo la Alcaldía hasta que la perdió por la captura de Santos Carrillo.

“En 2011 perdió la Alcaldía con La U y le llegó la hecatombe al ‘Negro’”, nos dijo un político de la región que conoce de tiempo atrás la influencia del exsenador en la ciudad.

Él y otras seis fuentes (un periodista local, tres concejales y dos senadores), nos confirmaron, por aparte, el regreso de Martínez a la ciudad a través de Yandy.

En campaña, Martínez estuvo en reuniones políticas privadas con el hoy mandatario, que le ha entregado cuotas.

Una es la actual secretaria de Vivienda, Ana Ximena Polanco, una contadora que viene de quemarse por la Cámara afro con 2.815 votos (200 en Jamundí), avalada por el consejo comunitario Plata Bahía Málaga, en una lista que armó Martínez.

Polanco fue tesorera en la Gobernación del destituido Juan Carlos Abadía, entonces aliado de Martínez y hoy inhabilitado por la Procuraduría por 17 años, y fue asesora de Héctor Useche, reemplazo de Abadía tras la destitución y también ficha de Martínez.

La otra es Adriana Carabalí Zapata, actual secretaria de Planeación, y quien fue gobernadora encargada por parte de Convergencia Ciudadana (donde Martínez militaba) cuando la Procuraduría destituyó a Useche en 2011.

Aunque dos concejales de la ciudad la refieren como ficha de Martínez, un tercero dice que con rompieron cobijas después de su paso por la Gobernación y que llegó a la Secretaría porque es oriunda del municipio.

Más allá de si Carabalí también es ficha suya, su influencia es vóx populi, como lo que es que busca mantener el poder en las elecciones regionales de octubre de 2019.

Según tres concejales y un periodista local lo haría a través de Rigoberto Lasso Balanta, ex concejal liberal que renunció a la Secretaría de Gobierno en julio para arrancar campaña.

Un Concejal que pidió reserva de su nombre porque hace parte de la coalición del Alcalde, nos dijo que en reuniones para conseguir buscar apoyos políticos Lasso menciona que tiene varios apoyos, incluyendo al exsenador Martínez.

Otro Concejal, de la oposición, nos dijo que en varias ocasiones ha sido invitado por “amigos del Alcalde y de Lasso” para reuniones con Martínez.

“No sé de dónde sale esa versión. He tenido conversaciones con él (Martínez) pero no hemos tocado el tema de campaña política. Al señor Martínez se le reconoce como líder hace mucho tiempo, como líder de afros, pero no sé si esté buscando la Alcaldía de Jamundí”, nos dijo Lasso.

Por ahora en los actos públicos de campaña en comunidades y veredas ha aparecido con el representante afro Hernán Banguera, del consejo comunitario La Mamuncia y muy cercano a la exsenadora uribista Susana Correa.

Aunque cuatro de las siete fuentes de Jamundí nos dijeron que el apoyo de Banguera era “una fachada” y que su verdadero respaldo es Martínez, Lasso nos dijo que el congresista lo apoya porque le reconoce su trabajo por la comunidad afro.

No es la única ficha de Martínez en su precampaña para las regionales.

Como contamos, en Tumaco, otro de sus bastiones de antaño, el exsecretario General de la Alcaldía, John Wilson Guevara, públicamente dice que tiene el respaldo de Martínez para lanzarse.

Con menos caudal electoral que antes, sin plata (dicen que se quebró pagando las multas de las condenas) y con las sombras de sus amistades e influencia, todavía le apuesta a recuperar el poder que tuvo. Queda tiempo para ver si esta vez sí lo logra.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia