Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 31 de Enero de 2019

4387

0

En uno de los últimos consejos de Ministros, el presidente Iván Duque designó a la directora de prosperidad Social (DPS) y exjefe uribista del Valle, Susana Correa, como madrina de Buenaventura. Una labor similar a la encomendada a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez con Cartagena.

 

Esto es, entre otras, acompañar las labores de la alcaldesa encargada del principal puerto del país en el Pacífico, Maby Viera, quien firmó ante el Presidente un pacto por la transparencia para garantizar que en lo que queda del año no haya más escándalos de corrupción.

Correa nos dijo que para Duque el Puerto es clave, y por eso era necesario tener allí a alguien “de la región que realice un seguimiento serio al cumplimiento de los compromisos del Estado con la ciudad, en un marco de transparencia e institucionalidad”.

La idea es continuar el plan de trabajo para mejorar la seguridad (con 1.200 uniformados más en el Puerto), las viviendas y los servicios de salud, educación, empleo, justicia, saneamiento y acueducto, y los pactos con el Comité Cívico del Paro.

Además, dijo que habrá nuevas inversiones, como entregar este año una nueva plaza de mercado principal, más de 350 cupos para el programa Jóvenes en Acción (allá ya hay 933), la construcción de tres polideportivos y un parque recreacional; además, invertir 2.800 millones de pesos en programas de atención a más de mil familias indígenas para autosostenibilidad, y ayudar a emprendedores con un programa llamado Mi Negocio.

El aterrizaje de la Directora en el municipio -donde el uribismo, vía Viera, comenzó a abrirse paso en el Puerto- ocurre en pleno hervidero político por dos vías: la intención de La U -partido del enjuiciado alcalde Eliécer Arboleda- de sacar a Viera de la Alcaldía y las continuas molestias del Comité del Paro Cívico que en algunos sectores ambienta volver a las calles a paralizar la ciudad.

Situaciones clave, teniendo en cuenta que parte de la falta de desarrollo en el Puerto recae en falta de institucionalidad, que es precisamente uno de los puntos que dice Correa, llega a fortalecer.

Otra vez hay incertidumbre sobre la Alcaldía

Desde el viernes pasado, en Buenaventura no se sabe si Maby Viera es la Alcaldesa en propiedad. Todo por un fallo judicial que -otra vez- dejó en libertad al alcalde Eliécer Arboleda, quien desde mayo afronta un proceso judicial.

Como el país sabe, el alcalde Arboleda está en juicio por el caso del desfalco de 5 mil millones de pesos al hospital Luis Ablanque de la Plata, el único público del Puerto; en el mismo proceso está involucrado su hijo, Kiko, quien manejaría los hilos de la contratación durante esa administración.

Solo hasta el semestre pasado la medida de aseguramiento fue confirmada por un juez y en diciembre, el presidente Duque designó a Maby Viera como alcaldesa encargada.

Pero hace diez días, cuando Viera ya llevaba mes y medio en el cargo, el juez cuarto de ejecución de penas de Buenaventura dejó en libertad al Alcalde y su hijo Kiko, pero con la condición de que no podía volver a ejercer como Alcalde porque “posiblemente pueden seguir teniendo control de la Alcaldía o la administración pública”.

Si bien en este punto Arboleda podría, vía tutela, pedir su reintegro al cargo, según nos confirmó una fuente de su primer círculo, no lo hará. “No es su intención apartarse de lo considerado por el Juez. Eso me ha dicho”, nos dijo esa fuente.

A eso se suma que no podría porque la restricción para mantenerlo alejado del cargo tiene que ver con el proceso que sigue en curso.

Pero su partido, La U, sí quiere volver y para lograrlo montó toda una parafernalia política.

El mismo día del fallo que dejó a Arboleda libre, la presidenta del partido allá, la concejal Ligia Córdoba, convocó a una reunión para definir una terna que le enviarán al Presidente, porque consideraba que el decreto que nombraba a Viera como Alcaldesa “perdió vigencia” ante la salida de prisión del Alcalde.

La terna definida el sábado está conformada por Jhon Freddy Villegas, excandidato al Concejo del Puerto; el contador Jairo Ibáñez, jefe de servicios generales de la Alcaldía desde que Arboleda llegó al cargo y la exdefesora del Paciente del Puerto, Betty Segura.

El vicepresidente de La U en el Puerto, Alexander Delgado, nos dijo que “por norma” debían armar la terna, pero no quiso decirnos quién había pedido la terna (“no les voy a hacer ese mandado”, nos dijo).

Así que todo indica que lo hicieron sin consultar y hasta ahora en La U en Bogotá no han recibido la supuesta terna de candidatos.

A su turno, la Alcaldesa encargada por Duque dijo este martes que se quedaba hasta que la Presidencia lo defina.

“Yo estoy aquí, firmaron un decreto que expidió el Ministerio del Interior, avalado por el Presidente. Si hoy, al llegar al despacho, encuentro un decreto que revoque lo que ellos han dicho, pues muchachos, fue un placer haber trabajado con ustedes”, dijo en una reunión con trabajadores de la Alcaldía filtrada en las redes sociales bonaverenses.

Hasta que terminamos de escribir esta historia no habíamos recibido respuesta del Ministerio del Interior sobre este lío jurídico.

Independientemente de quién esté en el cargo (y lo más probable es que Viera siga en él porque Presidencia no se ha pronunciado), la 'madrina' Correa nos dijo que la misión con la Alcaldía es “fortalecer la institucionalidad, garantizar la transparencia en todos los procesos y reafirmarle al ciudadano que estamos a su servicio y no al servicio de particulares”.

De todos modos, la situación podría ser una piedra en el zapato para Correa, teniendo en cuenta que buena parte de las fallas del Puerto en su interlocución con el Gobierno tiene que ver con la falta de Alcalde (ya van tres desde 2016).

Y precisamente por esa falta de institucionalidad y de inversión es que hace casi dos años el Puerto se paralizó por más de un mes, obligando al gobierno Santos a prometer cerca de 10 billones de pesos en inversiones por diez años, que a hoy el Comité del Paro dice que no se han comenzado a cumplir.

Esa interlocución con el Paro y el cumplimiento es otro de los chicharrones de Correa al apadrinar Buenaventura.

¿Vientos de Paro?

Desde inicios de mes, los principales integrantes del Comité Cívico denunciaron que no han participado en la discusión del plan especial para Buenaventura en el Plan Nacional de Desarrollo que en las próximas semanas el Gobierno presentará ante el Congreso.

”Hay que establecer mecanismos para cumplir con el Paro”

Susana Correa, directora DPS

“El Plan tiene que respaldar el compromiso del paro, porque los recursos salen del presupuesto general de la Nación. Si el Plan de Desarrollo no habla nada de eso pues quedamos para 4 años perdidos porque no tendremos jurídicamente como enviar los recursos”, nos dijo uno de sus líderes, el padre John Reina.

Por tal razón, fue que Reina advirtió hace dos semanas que si la situación continúa “hay que retomar lo que se generó entre el 6 de mayo y 17 de junio” de 2017, cuando el Puerto estuvo detenido.

“Estamos dispuestos a salir y darle a conocer a la comunidad los peligros que están andando y que el paro no está detenido sino suspendido”, nos dijo.

Como hemos contado, el Comité Cívico del Paro ha tenido victorias clave para mantener su interlocución directa con el Gobierno, como tener cinco asientos en la junta que definirá, con siete Ministerios, Gobernación y Alcaldía, las inversiones con la plata prometida por el gobierno Santos de 10 billones de pesos por diez años.

”El Paro no está detenido sino suspendido”

Padre Reina, comité cívico del Paro

Correa nos dijo que su labor es “establecer mecanismos para cumplir las peticiones del Comité del paro” y nos dijo que en las bases del Plan de Desarrollo, quedó incluido el compromiso de cumplir con los acuerdos que “quedaron en mora” por el Gobierno anterior.

Por esa razón, nos dijo, es que Duque “consideró fundamental” que un miembro del gabinete le hiciera seguimiento a esos acuerdos.

Pero para los integrantes del Paro, sus interlocutores son Planeación Nacional y el Ministerio del Interior, por lo que, por ahora, la interlocución estaría en un punto muerto.

“No nos interesa meter a otra persona de por medio. Las intermediaciones no nos interesan”, concluyó Reina en relación al papel de Correa.

Así las cosas, este es el panorama que, de entrada, tendrá Correa en el Puerto. Así como en Cartagena, solo los siguientes meses mostrarán si los apadrinamientos funcionaron.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia