Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Laura Soto · 11 de Octubre de 2018

976

0

Mediante un decreto de la Presidencia de esta semana fue nombrado como cónsul de Lima, Perú el exdiputado conservador Emilio Merino González, quien le hizo campaña a Iván Duque de la mano del hoy Canciller valluno -y su amigo-, Carlos Holmes Trujillo.

Este nombramiento ratifica que si bien Duque se ha negado a dar mermelada, sí da juego burocrático a gente cercana al uribismo, como lo contamos y que ratifica una vieja ‘tradición’ del uso del servicio diplomático como pago de favores políticos.

Merino nos dijo que su nombramiento es provisional (algo que depende de la carrera diplomática que a veces puede tardar años en nombrar funcionarios) y que lo llamaron directamente de la Cancillería a que enviara su hoja de vida.  

 

El nombramiento de Merino se une al de otros políticos afines al uribismo como el exvicepresidente santista Angelino Garzón a quien nombrará como embajador en Costa Rica y la exsenadora Nohora Tovar en República Dominicana.  

Y se suma al rumor que ha puesto a sonar el exgobernador del Valle Ubéimar Delgado de que sería nombrado embajador en Suecia. 

Merino nació en Supía, Caldas, pero se crió en Cartago, norte del Valle. Es abogado y ha hecho vida política bajo la sombrilla del Partido Conservador que lo ha llevado desde apoyar al fallecido dirigente godo Rodrigo Lloreda, hasta Delgado.

Arrancó como diputado del Valle en 1995 y continuó reeligiéndose en ese puesto hasta 2011.

Con su propio movimiento Cívico de Renovación apoyó a los varios políticos en las regionales, como Delgado en la Gobernación del Valle (y cuando ganó nombró como secretaria de Cultura a la administradora de empresas, Ana María Jaramillo, esposa de Merino); en 2015 a la hoy gobernadora Dilian Francisca Toro (quien nombró a Jaramillo asesora de su despacho); y más recientemente en las legislativas de este año adhirió a Heriberto Sanabria y su fórmula Mario Fernández (ambos quemados).

Paralelamente ha estado ligado al uribismo.

Merino apoyó las dos presidencias de Álvaro Uribe. En 2015 el concejal de Cartago de su cuerda, Jorge Hernán Loaiza, se eligió por el Centro Democrático. A su vez Loaiza apoyó al candidato uribista a la Alcaldía Benjamín Agrado (que se quemó), avalado por la exsenadora y hoy directora del DPS, Susana Correa, entonces jefe del uribismo del departamento.

En la precampaña uribista dijo que apoyaría a Luis Alfredo Ramos si se lanzaba (al final no lo hizo) y en marzo de este año arrancó a hacerle campaña a Iván Duque, quien para ese momento ya era el aspirante que Carlos Holmes Trujillo apoyaba dentro del uribismo.  

En campaña, hizo parte del comité del Valle con Duque y acompañó en varios recorridos por el norte del departamento a su amigo Carlos Holmes Trujillo, sobre todo en el norte, donde el godouribismo es fuerte electoralmente.

Esos recorridos y apoyos también rindieron frutos con puestos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia