Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nicole Bravo | Marcela Becerra · 28 de Junio de 2018

1692

0

La foto entre la primera y segunda vuelta de Cali -la tercera ciudad con mayor potencial electoral del país y la primera del Pacífico-, muestra, como contamos, la tendencia de la crecida de Gustavo Petro frente a Iván Duque en el Valle, al conseguir los votos sueltos que dejó Sergio Fajardo y que se replicó en la capital.

Esta tendencia de una ciudad que históricamente ha votado alternativo, por opinión o a veces a la izquierda en las elecciones uninominales, podría dar una idea de cómo pinta el panorama para las regionales de 2019, cuya carrera arrancará pronto .

Al final, Petro se quedó con 18 de las 22 comunas, mientras que el uribismo se quedó con las 4 restantes frente a las 6 que había ganado en primera vuelta.

Petro se mantuvo en las 7 comunas en las que ganó el 27 de mayo (7, 12, 13, 14, 15, 16 y 21) y conquistó 8 de las 9 que eran de Fajardo (1, 4, 5, 6, 8, 9, 10 y 11). Incluso logró voltear a su favor y duplicar sus votos de primera vuelta en la comuna 3, al noroccidente, y la 18 y 20 al sur de la ciudad en las que había ganado el uribismo por menos de 2000 votos.

Esto en parte por la estrategia de la llegada de figuras nacionales a la campaña como Claudia López y Antanas Mockus y a nivel regional por Jorge Iván Ospina.

Una unión que volverá a medirse en la consulta anticorrupción de los próximos meses en las que los Verdes y petristas arrancaron ya campaña por aparte.

Por el lado de Duque (de 237 mil votos en primera vuelta a 338 mil en segunda), de las seis comunas que había coronado en primera vuelta solo repuntó en la mitad: pasó del 35% al 50% de los votos en las comunas 2 (que es la que tiene mayor potencial con más de 129 mil votantes) y 19. Su mayor crecida porcentual frente a la primera vuelta fue en la comuna 22 con 19 puntos que representan un poco más de 2 mil votos.

Logró quedarse con la comuna 17, al sur, en la que había ganado Fajardo y que fue una de sus mayores crecidas en número de votantes (de 21.576 a 32.095). El techo de ambos candidatos fue en esta comuna donde Petro consiguió 17 mil votos (logró 30.612) y Duque 10 mil (sacó 32.095). Aunque ganó el uribismo la diferencia fue de menos de 2 mil votantes.

Comparadas estas votaciones con las elecciones al Congreso de marzo, donde el uribismo logró la mayor votación de la ciudad (92 mil), se confirma que las comunas 2, 19 y 22 al sur y el noroccidente, son nuevos bastiones uribistas. El Partido lleva creciendo en la capital y el departamento desde las legislativas cuando aumentó de 2 a 4 sus congresistas.  

En menor medida, en estas mismas comunas la Alianza Verde logró su mayor porcentaje de votación en la ciudad (16%) en marzo.

Las votaciones de las maquinarias que terminaron respaldando a Duque perdieron sus fortines en las Presidenciales (esto porque la votación presidencial es más libre y las maquinarias fallaron), pero seguramente los mantendrán de cara a 2019, cuando el voto es más amarrado, mientras se pone a prueba el germen de la votación antisistema que triunfó en las zonas más populares del país como contamos ayer.

En las zonas donde Fajardo y Petro ganaron, sólo en las comunas 5 y 10 alcanzan el 10% de votación. Las demás son fortines del Partido Liberal (6, 11 y 12), La U (13 y 20), Cambio Radical (12 y 21) y, en menor medida, el Conservador (1 y 12).

Acá puede ver la base de datos usada para esta historia.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia