Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Laura Soto · 26 de Junio de 2018

2691

0

Si bien los políticos tradicionales se quemaron en las presidenciales y no fueron claves en la victoria de Iván Duque (sobre todo porque acá perdió), la dinámica de las regionales “es a otro precio”, como nos dijo un político de vieja data del Valle, en relación a que las maquinarias trabajan para sí mismas sobre todo en las regionales y ya comenzaron a hacerlo.

Al menos cuatro miembros del saliente gabinete de Juan Manuel Santos alistan su aterrizaje para la campaña; políticos locales usarán el impulso de la victoria de Gustavo Petro para apalancar sus aspiraciones pero que su ola petrista no tiene líderes visibles. Además están gestándose las primeras alianzas entre uribistas y conservadores.

Así va la puja entre maquinarias, políticos y sectores alternativos para pisar fuerte en las próximas elecciones en los departamentos del Pacífico.

 

Entre la maquinaria de Dilian y la crecida godouribista

En el departamento donde todas las casas políticas terminaron apoyando, ignorados o no, a Iván Duque (y aún así perdió frente a Gustavo Petro), la carrera por las regionales arrancó desde inicios de este año y la derrota nacional no detuvo la precamapaña.

Esos son los casos de la saliente ministra de Trabajo, Griselda Janeth Restrepo y la directora de Coldeportes, Clara Luz Roldán, quienes todo indica que aspirarán por el liberalismo y La U, respectivamente, como contamos hace meses.

En el caso de la primera, tiene ya el respaldo de un sector del liberalismo, según nos confirmaron tres fuentes rojas vallunas.

Hace menos de 10 días, la funcionaria celebró su cumpleaños en Cali con miembros de su cuerda política como el diputado Hugo Bohórquez, la concejal palmireña Wendy Armenta, el saliente representante Fabio Arroyave, e incluso invitó al electo congresista Juan Fernando Reyes y la veterana concejal caleña Clementina Vélez, dueña de una importante maquinaria en Cali, entre otros.

Aunque tres fuentes que estuvieron allí nos dijeron, por aparte, que la Ministra no habló de aspiraciones futuras “sí fue una muestra de decir ‘acá estoy’”, según nos dijo una de las fuentes.

“Si el Partido no me avala sin ningún problema respaldaré a la doctora Restrepo”, nos dijo el representante Arroyave, quien también quiere candidatura y ya dio muestra de su fuerza electoral heredándole a su hijo la curul con la mayor votación liberal del Valle.

Por el lado del movimiento Nueva Generación, la poderosa maquinaria de la gobernadora Dilian Francisca Toro, está todo listo para el aterrizaje de su amiga, Clara Luz, a la campaña. Así nos lo dijeron por aparte, dos políticos de esa organización.

“La apuesta es conservar la Gobernación”, nos dijo una de las fuentes. Si bien el movimiento de Dilian controla a La U en este departamento, desde ayer comenzó a rodar el rumor de que el enemigo político de la mandataria, el senador Roy Barreras, lanzaría candidato propio, como lo hizo en las regionales de 2015.

Sin embargo, que esa candidatura prospere dentro del partido es difícil, toda vez que las directivas que dan los avales son afines a Dilian, uno de los planes de Roy a largo plazo es buscar una candidatura en coalición con otras fuerzas para buscar hacer contrapeso a la Gobernadora.

En clave coalición para Gobernación también se piensa el conservatismo, especialmente el del exgobernador Ubeimar Delgado, cuya facción azul fue una de las primeras a nivel nacional en montarse al bus uribista. Su apuesta es mantener la coalición que a nivel nacional hubo entre godos y uribistas. Para eso ya hay un aspirante: el excongresista y exdiputado Álvaro López Gil.

“Con Fuerza Social (su facción) hemos estado en esta alianza con Álvaro Uribe por 17 años. La tarea es buscar un consenso para Alcaldía de Cali y Gobernación”, nos dijo Ubeimar.

En el uribismo por ahora la única que ha mostrado interés en una aspiración es la diputada Juanita Cataño, mientras que para la Alcaldía de Cali desde la primera vuelta el concejal Roberto Rodríguez anunció oficialmente su aspiración, en una plaza donde el uribismo creció en las legislativas (pasó de dos congresistas a cuatro) con 84 mil de los casi 200 mil votos totales que obtuvo que vinieron de Cali.

A esa carrera por la Alcaldía ya se montaron también el exliberal Roberto ‘Chontico’ Ortiz que irá por firmas y apoyó al uribismo en las elecciones, mientras que Cambio Radical, que se quemó con Germán Vargas Lleras, pero al mismo tiempo creció con tres senadores todos del Valle, el grupo del electo José Luis Pérez impulsaría al concejal y empresario Diego Sardi.

Mientras que los cacaos, que en las regionales son particularmente claves en esta Alcaldía (a punto que uno de ellos es el actual mandatario Maurice Armitage), el nombre que más nos dijeron entre cinco políticos fue el de Alejandro Éder, uno de los superpoderosos del Pacífico.

No obstante, esa aspiración no es clara.

Una persona cercana a Éder nos dijo que “por ahora no está en la baraja”. Mientras que un empresario que conoce de adentro la movida nos dijo que lo que buscan es “un candidato cívico, que no venga del sector empresarial y que sea de centro centro, como fue la primera vuelta en Cali”, en referencia a la victoria de Sergio Fajardo en la capital en mayo.

Por el lado de la Alianza Verde sigue la puja entre fajardistas y del antiguo sector del Polo, a través del saliente senador y precandidato Jorge Iván Ospina, su impulso a la victoria petrista en Cali le podría dar un nuevo aire.

No obstante, como nos dijo Ospina, lo que buscan ahora es un acuerdo entre los sectores independientes para lanzar candidatos. Por ahora, de los movimientos sociales que apoyaron a Petro, el único que delinea esa aspiración, pero en Buenaventura, es el el paro cívico.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia