Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque · 28 de Agosto de 2018

7592

0

A casi un año de las elecciones regionales, los últimos que llegan a la carrera a la Alcaldía de Cali es la tradicional clase empresarial de la capital del Valle. Luego de los resultados de las presidenciales y de este domingo en la Consulta Anticorrupción, quedó claro para este sector que sus apuestas apuntan al espectro político del centro.

Así lo confirmaron a La Silla, por aparte, 14 fuentes (dos empresarios, dos periodistas, dos congresistas, dos concejales de Cali, cuatro políticos locales y dos exfuncionarios de la Alcaldía) que conocen la movida de adentro.

La decisión es clave porque influye no solo en el apoyo económico en la campaña, sino también en la relación entre el que gane y la clase empresarial.

Tradicionalmente los empresarios han tenido influencia en la elección y la idea en general es mantenerla, como ocurrió en 2011 con Rodrigo Guerrero (dos veces alcalde) y con el actual, el empresario Maurice Armitage.

La relación entre política caleña y cacaos no es nueva y ha estado marcada por dos momentos: antes y después de la elección popular de Alcaldes. Antes, como nos dijeron cinco fuentes, un conglomerado de familias influían en el Presidente de turno para la designación del mandatario. “Era la clase del Club Colombia”, nos dijo un político, en referencia a las reuniones hechas en el tradicional club de clase alta del norte de la ciudad. Tras la elección popular desde 1988 (el primero fue el hoy canciller Carlos Holmes Trujillo) candidatos han aspirado con apoyo de la clase empresarial con éxitos mixtos, como ocurrió dos veces con Francisco José Lloreda -dos veces derrotado por candidatos de sectores populares como Apolinar Salcedo y Jorge Iván Ospina- y más recientemente, Maurice Armitage

 

Esta vez según nos dijeron dos congresistas, dos empresarios y un dirigente político, en el gremio hay un miedo a una polarización en la campaña que, dicen las fuentes, ocurrirá si los candidatos de derecha e izquierda, el excandidato liberal Roberto Chontico Ortíz y el exalcalde y hoy director nacional verde, Jorge Iván Ospina, respectivamente, pican en punta.

“Si no hay un candidato fuerte para competirle a Ospina, él será el próximo alcalde”, nos dijo un Concejal caleño que sabe de la movida; “el enemigo para 2019 es el populismo de izquierda y de derecha. La discusión es cómo evitar que Cali caiga en el populismo”, nos dijo una congresista.

Diez de las fuentes nos mencionaron que los 'cacaos' que están haciendo casting son algunos como Luis Fernando Lenis (exgerente de la campaña de Germán Vargas en Valle); el empresario Harold Eder (hijo de Henry Eder, empresario y exalcalde de Cali, además de hermano de Alejandro Eder, presidente de FDI); el constructor Ernesto de Lima (tío del concejal caleño Diego Sardi, a su vez dueño de Ventolini); César Caicedo, presidente de Colombina y Juan Ramón Guzmán, dueño de Belleza Exprés.

Definiendo en perfil

Una muestra de que la clase empresarial sí está en la búsqueda es que hace pocas semanas uno de los ‘cacaos’ le propuso a la representante verde Catalina Ortíz lanzarse a la Alcaldía.

”Si no hay candidato que compita, Ospina gana en 2019”

Concejal de Cali

La congresista, exdirectora de movilización de la campaña presidencial Mockus-Fajardo en 2010, exdirectora de la Fundación Terpel y la única fajardista con curul en la Cámara, declinó el ofrecimiento, según confirmaron cuatro fuentes.

La petición fue hecha a Ortíz porque capturó parte del voto de opinión que crece en Cali desde las legislativas de marzo.

“Lo que nos mostraron las elecciones es que Cali está votando para el centro. No está votando un partido, sino en el centro. Lo más importante es que (los candidatos) sean elegibles”, nos dijo un empresario que nos confirmó la búsqueda, pero nos pidió reserva de su nombre para no ser asociado a políticos o Partidos en particular.

Esa elegibilidad se traduce, de acuerdo con un Concejal que sabe de la movida, en que tenga tracción en los estratos dos y tres. “Para ganar el corazón de Cali hay que ganar el estrato tres”, nos dijo ese político.

”El candidato tiene que ser elegible”

Empresario caleño

Incluso, un estudio de nuestro experto en la red Pacífico, Juan Pablo Milanese, sobre el comportamiento electoral en la capital, demuestra que entre 2003 y 2015, el estrato 3 fue clave para ganar la Alcaldía.

Por ahora, con esas características, no hay muchos aspirantes a la vista.

La baraja

En el ramillete de aspirantes, según los consultados, aparecen nombres como los de Alejandro Éder, Claudia Blum, el secretario de Salud de Armitage Alex Durán y en menor medida nos mencionaron al concejal vargasllerista Diego Sardi y al gerente del MIO, Nicolás Orejuela.

 

La aspiración de Eder es un hecho en el Cali político, pero el exdirector de la agencia de Reintegración no ha dado el Sí definitivo, aunque da pistas.

Ya estuvo en debates políticos (como el domingo en el análisis de la consulta con el precandidato Ospina), en recorridos por barrios caleños (como este en un albergue de venezolanos) y en los próximos días haría oficial su salida de la presidencia de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico (FDI, patrocinadora de nuestra Red Pacífico).

Pese a que dos empresarios nos dijeron que “Éder quiere y tiene ganas”, éste nos dijo que no tiene definido su futuro.

La exsenadora Claudia Blum, una aliada uribista en la región, suena en casi todas las elecciones, pero para el exalcalde Rodrigo Guerrero -cercano a esa clase empresarial- ella este año también “entra en el sonajero”.

Sobre el secretario Durán, otras tres fuentes, por aparte, nos dijeron que es uno de “los favoritos de Armitage” para su sucesión, aunque no ha dado pistas sobre si saldrá en octubre, cuando arranca la inhabilidad.

Y en el caso de Sardi y Orejuela, las aspiraciones están descartadas: Sardi ha dicho a sus cercanos que termina su periodo de Concejal y vuelve a su empresa y Orejuela quien nos confirmó que no dejará su puesto para regresar a la política.

Pero ninguno de los nombres en el ramillete tiene consenso, lo que es ya un indicador de que ninguna de las aspiraciones tempraneras convence.

“Es muy temprano para definir aspiraciones”, nos dijo otro empresario; “Hay que esperar que alguno de esos nombres, si despega, despegue”, nos dijo un congresista, en referencia a las primeras encuestas de opinión que normalmente salen a principio de año.

Si bien la campaña apenas arranca, en otros sectores políticos ya hay movimiento: Roberto ‘Chontico’ Ortíz hace recorridos y programas de radio a diario; ayer Jorge Iván Ospina arrancó unas ‘tertulias ciudadanas’ para mantenerse vigente y el exconcejal Michel Maya renunció a los Verdes para ir por firmas.

Por lo que para no quedar atrás en la carrera, entre cacaos y políticos han barajado fórmulas.

Una es hacer una consulta de los aspirantes de centro en los que estarían incluidos Eder, Maya, la fajardista excandidata al Senado Mapi Velasco, entre otros.

La otra, ofrecida por el exalcalde Guerrero a ‘cacaos’ amigos como Juan Ramón Guzmán es, como nos dijo, “contratar una firma independiente para hacer el perfil (del candidato), sus estudios, su posibilidad de elegibilidad”.

Por ahora, no hay humo blanco de la fórmula y a un año largo de las regionales, lo claro por ahora es que no se quedarán quietos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia