Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo
César Jerez en la Red de la Paz

Profesor - Líder de zonas de reserva campesina

- 13 de Marzo

463 Seguidores

Un decálogo de respuestas sobre la Zona de Reserva Campesina del Catatumbo

Respuesta al editorial del diario La Opinión

 

El diario La Opinión de Cúcuta ha dedicado su editorial del 19 de febrero a la situación de la región del Catatumbo, la que consideran “la zona más conflictiva de Colombia”. Con este breve escrito, que espero sea publicado por La Opinión, quiero responder a algunas de las inquietudes y miedos que se plantean en el editorial.

Columna

Diego Laserna en la Red Cachaca

Activista del Combo2600

- 12 de Marzo

476 Seguidores

La Silla ¿Cachaca?

Me encanta la idea de tener una cantidad de apasionados por Bogotá discutiendo sobre cómo la ciudad puede funcionar mejor. Con ese objetivo arrancamos hace tres años el Combo2600 y estoy muy agradecido que me hayan invitado a participar en este espacio. Pero hay algo que me molesta de la palabra “cachaca”. Primero no sé cuántos de los casi ocho millones de personas que viven en Bogotá se sientan identificadas por esa palabra. Muchos son nacidos en otros sitios de Colombia y llegaron a Bogotá en busca de oportunidades. La palabra “cachaco” los excluye de tajo de la discusión y parece sugerir que encontrarle el camino a Bogotá es problema solo de los que llevan muchas generaciones acá (que son muy muy pocos). Porque “cachacos” adoptivos no hay. Segundo, no nos digamos mentiras. El uso más vigente del termino “cachaco” no es en Bogotá, es en la costa y pinta un tipo blaaaanco, embadurnado en bronceador y con medias en la playa, es decir, fuera de lugar. Una imagen de la cual es difícil estar orgulloso. Bogotá es hoy una ciudad muy diferente a la ciudad que representa el cachaco. Es una ciudad prospera, vibrante y multicultural. Tal vez el unico lugar de Colombia donde confluyen personas de todos los rincones del país. Esos son los atributos de los cuales toca estar orgulloso y que toca rescatar. El cachaco, como el dodo, se extinguió y es hora de que todos los que vivimos acá empecemos a reconocernos como bogotanos independiente de donde hayamos nacido.

Debate