Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Tsunami plástico: escenario trágico para Colombia

En Colombia, somos testigos y protagonistas de la destrucción de nuestros manglares y costas. Cada colombiano consume 24 kilos de plástico al año.

Silvia Gómez
Silvia Gómez
Directora de Greenpeace Colombia
3 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

729

0

15 de Noviembre de 2018

Imagen: Pousta.com
 

La contaminación plástica se ha convertido en uno de los problemas ambientales más serios para Colombia y el mundo.

La producción de plástico ha crecido a un ritmo voraz en los últimos 70 años. Alrededor de 8.3 mil millones de toneladas de plástico se han producido desde 1950, pero sólo alrededor del 9% de ese total se ha reciclado.

Esto significa que hay inmensas cantidades de plástico que terminan en ecosistemas vitales como los océanos y los contaminan, además de perjudicar enormemente a la fauna marina. Es más, se estima que 9 de 10 aves marinas, 1 de cada 3 tortugas marinas y más de la mitad de ballenas y delfines ya han ingerido plástico.

En Colombia, somos testigos y protagonistas de la destrucción de nuestros manglares y costas. Cada colombiano consume 24 kilos de plástico al año.

En una expedición de Greenpeace, para investigar y documentar áreas costeras colombianas, pudimos tomar conciencia de la magnitud del problema. Lo que encontramos fue impactante y desolador. Nuestras playas están recibiendo un verdadero tsunami plástico que está afectando de manera muy importante nuestros ecosistemas.

Esta realidad nos empuja a reaccionar rápido. El gobierno, a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible debe tomar una posición de liderazgo en la materia y promover políticas públicas que eliminen los plásticos de un solo uso. Pero nuestro llamado es también a las empresas para que se unan a la tendencia internacional de compañías líderes que están limitando la comercialización de plásticos.

Este cambio necesita de un fuerte pronunciamiento y adopción de medidas por parte de las autoridades nacionales y grupos empresariales, pero también del apoyo de los ciudadanos. Una muestra del poder de la gente para frenar la contaminación por plásticos se vivió esta semana.

Cientos de manifestantes se congregaron en el corazón de la capital para alertar respecto de las graves consecuencias medioambientales que está generando la contaminación por plástico.  Se reunieron en el Parque de los Hippies de la capital para recrear un tsunami humano que alertó sobre las nefastas consecuencias medioambientales que está generando el plástico en los ecosistemas colombianos.

Esta gran marea humana demuestra el compromiso que un número cada vez mayor de colombianos tienen respecto de las consecuencias que el plástico está generando en el medioambiente del país. Greenpeace junto a la gente y otras organizaciones quiere que el tema de la contaminación por plástico se convierta en un gran movimiento ciudadano que instale este problema en la agenda ambiental del país.

 

 
Interactiva: