Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿Cómo construir emprendimientos verdes duraderos?

Los emprendimientos verdes en el Pacífico pueden ser claves para la construcción de sostenibilidad en el territorio, pero debe trabajarse para realmente aumentar la probabilidad de éxito de estos y evitar pérdida de recursos y oportunidades. Se presentan 6 ideas claves como punto de partida para este análisis. 

Santiago Aparicio
Santiago Aparicio
Emprendedor social
69 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

249

0

22 de Diciembre de 2017

Foto: Andrés Bermúdez Liévano

Conversaba hace unas semanas en Tadó (Chocó) con líderes comunitarios quienes me compartían su sensación de frustración en la manera en que los apoyos financieros enfocados a los emprendimientos locales, no alcanzan los objetivos de sostenibilidad en el tiempo. De este manera se sorprenden de cuantas microempresas han surgido y cerrado durante los últimos años. Me llamó la atención como describen tantas máquinas abandonadas que acompañan el sentimiento de la inversión que se convierte en basura y al mismo tiempo como la acción sin visión hace que las buenas intenciones queden reducidas a esto.

Al revisar los procesos de desarrollo de regiones apartadas de Colombia que históricamente han tenido una situación económica compleja, y a su vez, indicadores sociales muy por debajo del promedio nacional, siempre se suele pensar principalmente en la ausencia de inversión y en la necesidad de aumentar la movilización de mayores recursos al lugar como parte de las soluciones económicas principales. ¿Es realmente la ausencia de estos lo que genera este “avance” circular o es la falta del uso adecuado y asertivo de estos?

En términos generales las discusiones se centran en el monto de los recursos, pero poco se discute la efectividad del uso de los mismos, el proceso y los aprendizajes que dejan las inversiones. Es un hecho que no hay cantidad que valga si no hay asertividad en el uso y control de los mismos. Por esto bienvenida la ampliación de recursos que puedan venir por diversos esquemas para el Pacífico pero con monitoreo y control sobre el gasto y su eficiencia.

Desarrollo a continuación una serie de consideraciones que podrían ser relevantes  para aumentar la probabilidad de éxito de estos últimos en el Pacífico colombiano.

1.     Reconocimiento de dinámicas del emprendimiento

Como punto de partida para estas reflexiones es importante considerar que lograr el éxito y sostenibilidad económica de un proyecto productivo o microempresa (que contribuya o no a la sostenibilidad) es difícil y son pocos las que superan primer año. “Según el estudio realizado por Confecámaras, alrededor del 70 por ciento de los nuevos emprendimientos fracasan antes de los primeros 5 años”. Por otro lado, “un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), en el 2013, encontró que, pasado el primer año después de la creación, solo sobrevivió el 55 por ciento de las firmas constituidas; para el segundo, el 41 por ciento; al tercer año, el 31 por ciento, y llegado el cuarto año quedó en el 23 por ciento”. Teniendo este contexto es importante considerar que en zonas rurales con  barreras adicionales existentes, como los bajos niveles de formación y ausencia de vías de acceso para comercializar los productos, entre otros, el porcentaje de “supervivencia” debe ser aún menor.

 

2. Celebrar y aprender  del fracaso

Se debe procurar que los procesos de creación del emprendimiento generen nuevas habilidades y experiencias más allá del éxito o fracaso: así los creadores quedarán mejor preparados para próximas oportunidades. De igual forma se debe evitar que ante experiencias no exitosas, se forma una aversión al riesgo y por esto se inmovilicen las nuevas ideas.

Es relevante que las entidades públicas y los mismos cooperantes documenten las historias de fracaso. Si existe una memoria escrita de prácticas no exitosas y del porqué de los procesos fallidos, se tiene una base de aprendizaje para todos.

 

3. Concebir empresas

Los emprendimientos deben concebirse con un enfoque empresarial que posee implícitamente la  sostenibilidad económica y así trascender la idea del asistencialismo. En este orden de ideas, hay que aprender de “Fondos de Inversión de Impacto” como el  Fondo Acumen o entidades como Yunus Negocios Sociales que han acumulado experiencia para comprender mejor estas dinámicas de generación de  rentabilidad social y financiera.

 

4. Alineación con políticas de emprendimiento nacional

Las inversiones deben estar guiadas por las políticas y programas nacionales de emprendimiento, el enfoque de planeación nacional para la región Pacífico y la política de crecimiento verde y lineamientos de negocios verdes (MADS). Si los apoyos no están articulados con estas políticas, pueden terminar siendo múltiples esfuerzos aislados que poseen más un tono asistencialista bien intencionado que una apuesta de transformación estructural.

 

5. Selección del emprendedor

¿Está preparado el emprendedor? Es relevante hacer una selección adecuada del actor en territorio que va a liderar, desarrollar e  implementar el proyecto. La selección debe ser objetiva por méritos técnicos y debe existir claridad sobre la estructura organizacional y sobre la ejecución de los recursos.

6. Entender las dinámicas culturales

Así el emprendimiento sea rentable o tenga mercado, no es suficiente para que sean exitosos y permanezcan en el tiempo. Debe haber una correspondencia con las dinámicas culturales locales y su tradición. Las comunidades funcionan con una lógica del diario vivir y no la acumulación o lógica empresarial y por esto debe darse una comprensión y ajuste de los procesos emprendedoras a la cultura regional. Por otra parte, varios emprendimientos requieren de mercados externos a la comunidad donde se dan.

La lógica cultural y la demanda comercial pueden ser a veces, diferentes. Al reconocer este reto adicional, debe haber un entendimiento mutuo para conciliar ambas necesidades. Por último me pregunto, ¿cuántos emprendimientos son guiados por una intención mucho más allá de la generación de ingresos como meta primaria de su emprendimiento? Debe considerarse que aunque es un hecho que obtener ingresos es importante, es pertinente considerar que no siempre este es el principal incentivo que poseen los emprendedores. La realización personal, el apoyo y reconocimiento en su comunidad, son algunos incentivos que también juegan un papel para la resiliencia necesaria para escalar en el emprendimiento. De igual forma el apoyo emocional y validación de la familia y comunidad a los emprendedores es crucial y muchas veces este surge al fomentar que se valore internamente el rol de estos en la comunidad.

La apuesta por los emprendimientos verdes pueden ser un camino dónde logren sumarse miles de micro-acciones positivas para el desarrollo sostenible del Pacífico, pero los esfuerzos deben estar coordinados y enmarcados en las políticas diseñadas en la temática capitalizando los aprendizajes que el país ha acumulado. La cultura del emprendimiento, a veces difícil de medir y valorar, es también una temática crucial.

Las inversiones que se realizan en el Pacífico, como lo son la puesta en marcha de emprendimientos verdes, debe tener un esquema detallado de aprendizajes que guíen la construcción  de iniciativas sostenibles. Preocuparse por sólo el monto de recursos que se invierte o el número de emprendimientos anuales que se apoyan  no colabora a la eficiencia en el gasto y puede perpetuar el avance milimétrico observado en las últimas décadas.