Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Cadete muestra que hay que cumplir el Acuerdo de Paz

Con la muerte del segundo al mando de la disidencia de Gentil Duarte, se abre una oportunidad para que aterricen mejor los Acuerdos en el Meta, que era su zona de influencia. 

Gonzalo Agudelo Hernández
Gonzalo Agudelo Hernández
Politólogo.
338 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

2526

1

06 de Febrero de 2019

El operativo militar del pasado viernes, en la zona limítrofe entre los departamentos de Caquetá, Guaviare y Meta en la región conocida como los llanos del Yarí es el hecho más contundente en el ataque del gobierno nacional frente a las disidencias de las extintas Farc. Es incluso mucho más fuerte y de mayor significancia para el debilitamiento de las disidencias, que la misma muerte de “Guacho” en el pacífico colombiano. “Cadete” era un experimentado hombre de guerra y conocía muy bien tanto la región como sus comunidades y relaciones. “Guacho” no pasó de ser un  traqueto nuevo con poder militar pasajero y fácilmente sustituible, como ocurrirá.

Cadete encarnaba la posibilidad cierta del reagrupamiento de una buena parte del poderío militar que tuvo las Farc en el Meta. Al tiempo en que restablecía antiguas relaciones con comunidades y conductas tradicionales como las  que representan las propiedades rurales en la zona y el ocupamiento de buena parte de lo poco de selva que queda en la región.

Fue comandante del frente 27 de las Farc que operó en Vistahemosa y Puerto Rico, Meta; además de las  zonas de Yarumales (límites con el municipio La Macarena) y el Guayabero al sur del Meta. Justo en estos municipios fue donde se contó durante años con la mayor presencia de cultivos de hoja de coca en El Meta y, Vistahermosa en particular es el municipio con mayor afectación por minas en Colombia.

Esta muerte va a representar una oportunidad de reflexión para quienes aún hoy sienten alguna tentación por tomar o retomar las armas. Después de su muerte, líderes de las comunidades donde operó “Cadete” piensan que esto ayudará a consolidar el Proceso de Paz y desestimular la guerra; de un lado y, que además, va a permitir retomar poco a poco la tranquilidad que se vivió una vez firmado el Acuerdo y que se ha venido enrareciendo.

En lo que significa el área de influencia de lo que fue el Bloque Oriental, después de la jerarquía que personifica  “Gentil Duarte”, sin duda era “Cadete” quien lo sucedía en esa línea de mando.

“Cadete” dejó el proceso después de hacer parte en la Zona Veredal de Icononzo, Tolima; por tanto no hizo parte de la lista que publicó la Farc el 13 de diciembre de 2016, una vez firmado el Acuerdo de Paz en el Teatro Colón donde llamó  “Separados de filas” a Miguel Santillana Boteche, “Gentil Duarte”; Gener García, “Jhon 40”; Luis Alfonso Lizcano, “Euclides Mora” (ya muerto en el 2017); Ernesto Orjuela, “Giovanny Chuspas” y Miguel Díaz Santacruz, “Julián Chollo”; pero tenía más nivel jerárquico que varios de ellos.

Con su muerte el Gobierno Nacional manda un claro y contundente mensaje de disuasión a los antiguos combatientes de las Farc que hoy hacen parte del proceso de paz, para que continúen en él. Retomar el ya superado camino de las armas representa un altísimo riesgo hoy. Es cosa del pasado pensar en asumir la guerra y morir de viejos.

Ahora se requiere de  una contundencia y decisión semejantes, de parte del Gobierno Nacional para que se decida abierta y francamente a fortalecer lo logrado y a avanzar de manera cierta y sin dilaciones en la implementación del Acuerdo de Paz; brindando garantías a las comunidades y excombatientes y llenando de razones para la construcción de confianza, necesaria para seguir adelante en un proceso complejo pero absolutamente valioso y vital para  Colombia.

Dilatar o aplazar de manera perversa el cumplimiento de lo acordado equivale a avivar y hacer cantos de llamado a una nueva guerra que sabemos cómo puede volver a empezar, pero no cómo terminará.

De lado y lado: Es hora de cumplir la palabra.    

Interactiva: 

Comentarios (1)

Mauricio Torres Madrid

06 de Febrero

0 Seguidores

Estoy muy de acuerdo con Gonzalo Agudelo Hernández en su análisis descarnado...+ ver más

Estoy muy de acuerdo con Gonzalo Agudelo Hernández en su análisis descarnado y real de las concecuencias de la acción oportuna del Gboierno Duque y con el llamdo a construir sobre lo sonstruido por el gobierno anterior.