Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Una paz desplazada

La paz como proyecto de Nación ha entrado en un trance sociopolitico peligroso. El marginal diálogo ciudadano y de Estado la ha desplazado a un tercer plano. Hoy, poco se sabe del efectivo cumplimiento de los acuerdos de La Habana ¿Qué pasa?

Jose Darwin Lenis Mejía
Jose Darwin Lenis Mejía
Exsubsecretario de Educación de Cali. Profesor Universitario.
43 Seguidores34 Siguiendo

0 Debates

12 Columnas

Columna

848

2

03 de Diciembre de 2018

Los ámbitos políticos de las actuaciones del fiscal Néstor Humberto Martínez  y las recurrentes contradicciones del presidente Duque rezagaron e invisibilizaron un asunto vital para la democracia: alcanzar un cierto nivel de paz en campos fundamentales como la convivencia, el desarrollo social, la economía y hasta en la unidad estatal como macro estructura poblacional e institucional del país.

La paz, un asunto de gran relevancia para la población y la Nación, está descuidada por completo: desde el componente de internacionalización y desde las actuaciones gubernamentales en lo local. 

De los 12 mil exguerrilleros que se reincorporaron a la sociedad civil, a la fecha, según el diario “El País”, se han asesinado más de 80 de sus excombatientes por motivos diversos y una cifra inexacta ha regresado a la guerra y enfilan los grupos de disidentes que pelean contra delincuentes por el control y el poder que generan los cultivos ilícitos. Si los proyectos productivos para esta población de excombatientes no se priorizan se corre un riesgo alto en el propósito de alcanzar la consigna de una paz estable y duradera. Por el contrario, al descuidar la paz en su visón y misión integral se transita, poco a poco, hacia el hundimiento de uno de los grandes proyectos de Nación de los últimos 20 años.

La duda se ha apoderado de muchos excombatientes que tienen temores y hasta excusas válidas para regresarse a la fatal guerra. Así, lentamente, caminamos nuevamente por el filo de una nueva guerra que ante los ojos de la comunidad mundial sería una deshonra más a las que ya nos hemos acostumbrado gran parte de los colombianos.

Con lo anterior, se dan pasos en la dirección equivocada, porque implícitamente se incentiva al ELN a dilatar la negociación con el gobierno, se pierde la emotividad en la población y se calla el voz a voz de una paz completa y posible para todos en el territorio nacional.

Hay un llamado de la población civil al gobierno nacional a pensar con sensatez en la gente de a pie, en las poblaciones más vulnerables, en resarcir los daños a todo el pueblo colombiano que después de medio siglo de conflictos y guerras, busca a toda costa, desea a todo lugar y necesita ya claridad y verdad en los acuerdos valorables, exigibles y cumplibles para todos.

La ciudadanía merece respeto y en ello es fundamental honrar la palabra y las firmas, el Acuerdo de Paz es un acuerdo de la población y no del gobierno y los ex guerrilleros.

Se sabe que un país con estabilidad democrática, en paz y con relaciones concertadas en los territorios incentiva la inversión financiera y genera prospectiva de desarrollo en los distintos sectores de la economía. 

Dos años después de la firma del Acuerdo de Paz que puso fin al conflicto armado entre el Estado colombiano y la guerrilla de las Farc, se cuestionan dificultades en temas de seguridad, proyectos productivos, emprendimiento, educación, seguridad social y acceso a la tierra.

La incertidumbre se genera porque por un lado Rodrigo Londoño, antes “Timochenko”, denunció ante el jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, que los avances en los factores antes mencionados son escasos, especialmente el acceso a la tierra. Pero, Emilio Archila, alto consejero para el posconflicto en Colombia, dice que al menos en los primeros cien días del gobierno Duque se han aprobado doce proyectos productivos que benefician a unas 950 personas, con una inversión de $ 10.500 millones y 70 esquemas de protección, afortunadamente sin ningún incidente presentado hasta ahora.

Cabe en este contexto formular seis preguntas básicas ¿Por qué la misión de la Organización de las Naciones Unidas en Colombia poco comunica los avances de los acuerdos? ¿Qué está pasando en las Zonas Veredales Transitorias  de Normalización? ¿Cómo va el programa de reincorporación? ¿Cuántas exguerrilleros están gozando de servicios educativos y sociales? ¿Qué pasará con los miembros de las Farc que desertaron/renunciaron al Congreso? ¿Cómo va el plan de beneficio a víctimas?

En esta complejidad política, lo único cierto es que la paz como impronta de unidad nacional está amenazada, aplazada o, mejor, desplazada de un diálogo político que comunique toda la verdad a la población. Falta saber con absoluta autenticidad qué pasa con los acuerdos y cuál es su devenir futuro.

Foto de portada tomada de 

Interactiva: 

Comentarios (2)

Simón Sarmiento

08 de Diciembre

0 Seguidores

En mi opinión el Congreso es mezquino. El poder del mismo es infinito ya que ...+ ver más

En mi opinión el Congreso es mezquino. El poder del mismo es infinito ya que lo único que tiene es control constitucional por parte de la Corte, pero en la práctica es el principal foco de corrupción. Allí se hacen las leyes inequitativas y de preferencia que hacen un país desigual. El Congreso no solo ha "hecho trizas" el acuerdo de paz, sino que legisla de espaldas al país que los elige y solo en beneficio de quienes ostentan el poder económico en el país. Todo el estado no es más que un ethos mafioso que se debe calificar de régimen. Por eso no hay plata para cumplir con la educación, porque primero están otros intereses que como país no nos sacarán del atraso que tenemos. Colombia y Korea hace 50 años estábamos en igualdad de condiciones. Hoy los Koreanos nos llevan toneladas de ventajas económicas gracias a su inversión en educación. Acá hay que mendigar porque el RÉGIMEN no permite que se genere la educación que genere progreso y riqueza social, porque parece que solo los de siempre merecen las oportunidades.
Cuando cambiaremos?. Es difícil porque es un círculo cerrado y vicioso: CNE es elegido por Congreso. Congreso avala elecciones. Los dueños del país invierten dinero de obras en campañas políticas. Congreso paga con leyes y el estado con contratos a los dueños del país, y nosotros pagamos con los impuestos obras costosas, de mala calidad y no obtenemos a cambio ni seguridad para andar en las calles sin temor. Como dirían... Estamos JJJ con mayúscula.

Dario Rozo

08 de Diciembre

0 Seguidores

200,000 ha de coca ,resurgimiento de la extorsión , líderes narco guerriller...+ ver más

200,000 ha de coca ,resurgimiento de la extorsión , líderes narco guerrilleros en la clandestinidad agazapados para dar el próximo zarpazo, armas sin entregar,niños sin entregar ,desminado hecho por las fuerzas militares y gordas ONG, bienes sin entregar ,marchas infiltradas, La JEP torcida y tuerta hacia la izquierda ,periodistas a sueldo con conciencias vendidas,retaguardia rastrera en Venezuela apoltronada en una dictadura corrupta hasta los tuétanos a que le llama Ud. paz?