Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Un Legionario Constructor de Paz

En 2014 comenzó el sueño de Ricardo. El quería transformar la realidad de los niños y jóvenes del barrio Uribe Uribe de la Comuna 2 en la ciudad de Yumbo. Hoy luego de tres años lo está logrando. Ricardo y la iniciativa Soy Legionario Constructor de Paz es otro de los muchos ejemplos del potencial transformador de nuestros líderes sociales y del valor del capital social colombiano.

Paola Avendaño
Paola Avendaño
Coordinadora Nacional, Premio Cívico por una ciudad Mejor
139 Seguidores192 Siguiendo

0 Debates

21 Columnas

Columna

76

0

26 de Enero de 2018

En 2014 comenzó el sueño de Ricardo. El quería transformar la realidad de los niños y jóvenes del barrio Uribe Uribe de la Comuna 2 en la ciudad de Yumbo. Hoy luego de tres años lo está logrando. Si bien no ha sido un camino fácil, Ricardo y la iniciativa Soy Legionario Constructor de Paz es otro de los muchos ejemplos del potencial transformador de nuestros líderes sociales y del valor del capital social colombiano.

El sueño era formar niños y jóvenes en la disciplina de fútbol. Sin embargo Ricardo iba más allá: el quería que los individuos allí formados también tuvieran capacidad de liderazgo y se formaran como ciudadanos íntegros con valores. Cuando la iniciativa comenzó en 2014 sólo había un niño. Fue un proceso de un año de trabajo con Juntas de Acción Comunal y padres de familia para hacer que los niños se interesaran en el proyecto. Las convocatorias al inicio no fueron exitosas lo que hizo pensar a Ricardo en desistir. Sin embargo persistió y hoy la Fundación Legiones de Paz Club trabaja con 45 niños de 5 a los 17 años, quienes además de recibir su entrenamiento son formados para convertirse en replicadores de la experiencia en sus propios barrios.

Para Ricardo y el equipo de trabajo de Legionarios la satisfacción de su trabajo radica en los cambios que han observado en el comportamiento de los niños y jóvenes en sus hogares y colegios. Si bien no ha sido fácil, la inclusión de nuevas herramientas de trabajo y la creación de un espacio seguro donde ellos tienen una voz y son escuchados, ha hecho que la iniciativa sea un éxito en el barrio Uribe Uribe.

Ricardo es uno de los instructores del grupo, sin embargo como él menciona, él es quien más aprende en el proceso, recibiendo la retroalimentación de los jóvenes para hacer cada día las cosas mejor, aprendiendo de sus historias y recibiendo el amor que alimenta el corazón de esta iniciativa conformada por seis líderes convencidos en la transformación social. Luego de tres años de trabajo han logrado generar alianzas con el sector público lo que les ha permitido mejorar los procesos y el impacto de la iniciativa.

Si quiere conocer más de Soy Legionario Constructor de Paz eche un vistazo al catálogo de iniciativas de Premio Cívico en Inspírese con las historias de las personas que están transformando la cara del país.

*Elaborado por el equipo técnico del Programa.