Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Tiempo de desintoxicar nuestra conciencia egótica

Al final de esta larga campaña política los síntomas de intoxicación de nuestra conciencia egótica, que nos lleva a tratar de dominar a otros, eran evidentes. Hasta las personas que considerábamos más sensatas empezaron a perder la objetividad y la serenidad. 

José Germán Zarama de la Espriella
José Germán Zarama de la Espriella
Consejero del SENA, periodista y ejecutivo gremial
352 Seguidores164 Siguiendo

0 Debates

67 Columnas

Columna

279

6

18 de Junio de 2018

Con la elección de Iván Duque ayer, por fin se dio el veredicto de la democracia, la más civilizada manera de dirimir los conflictos sociales.  De esta manera terminó, o debería terminar, una larga temporada de exposición a pensamientos tóxicos, que exacerban nuestra conciencia ‘egótica’, en el sentido utilizado por Eckhart Tolle.

En efecto, la mente busca alimento incesantemente, y no sólo en el nivel racional del pensamiento, que origina las ideas y el accionar político. Al mismo tiempo que reflexiona, nuestra mente subconsciente busca alimento para su identidad, para su sentido del yo. Así es como el ego (el yo separado del espíritu, del inconsciente colectivo que explicaba Carl Jung) viene a la existencia y se recrea continuamente a sí mismo.

Y con este exceso de ideología y proselitismo llegamos a intoxicarnos. Poco a poco, con mensajes transmitidos todos los días, por todos los medios posibles, habíamos caído en una especie de hipnosis colectiva. Fue así como nos separaron en dos bandos fundamentales a la mayoría de los colombianos.  

En medio de la batalla, quizás no nos hayamos dado cuenta de la intoxicación colectiva de nuestro sentido común, en el fragor del proselitismo de cada bando. Y esto se explica por cuanto cada colectividad política y sus medios de difusión, necesitaban que cada individuo esté en conflicto con alguien o algo.

Pero, al final los síntomas de la intoxicación de nuestra conciencia egótica, que nos lleva a tratar de dominar el pensamiento de otros, eran evidentes. Hasta las personas que considerábamos más sensatas empezaron a perder la objetividad y la serenidad. Incluso se llegó a atacar, con claras acciones de matoneo, a quien no tomara partido. Reflexiones de índole paranoica sobre uno u otro candidato, de descalificación al otro que no piense como yo pienso, ya sea familiar, vecino o amigo, nos llenaron de angustia y ansiedad.

El antídoto Mundial

Vienen unas semanas de descanso, antes del inicio del nuevo gobierno nacional, que pueden servir para que nos desintoxiquemos. Al menos, para que se desintoxique el pueblo raso. Así como en una intoxicación del organismo, se nos presenta la oportunidad de pactar un periodo de abstinencia de consumo de drogas.

Durante este tiempo un organismo puede entrar a un estado de “homeóstasis” (limpieza de la sangre por el hígado) luego de un tiempo prolongado de uso de substancias adictivas o venenosas. En el caso de este tipo de intoxicación mental, podría ser útil una dieta mental de desintoxicación.  Y lo primero que tenemos a la mano es el Mundial de Fútbol. Bendito Mundial que se repite cada cuatro años, coincidiendo con nuestros periodos democráticos.

A propósito, lo primero que me viene a la mente, relacionado con el Mundial, es la fortaleza colectiva de la humilde Suiza de Jung. Pero también ayuda a limpiar de dosis de ego, el humilde accionar del director técnico de México, nuestro compatriota Osorio. Ambos nos iluminan sobre el exitoso funcionamiento de personas y sociedades menos egóticas.

Quizás, disfrutando cada partido sin prevención alguna, nos podamos ayudar durante al menos 21 días, como sugieren los expertos en reprogramación mental, con hábitos mentales saludables. Así podríamos desterrar de nuestras mentes las quejas, la crítica y la reactividad egotistas. Quizás hasta renunciemos por unos días a tener razón o sentirnos superiores al otro. De esta manera eliminaríamos el veneno, la droga, que alimenta la ilusión del ego.

Un ‘detox emocional’

Puede parecer muy simple, lejos de la intelectualidad de la cual nos gusta o nos gustaría presumir, pero un sencillo artículo de autoayuda de Amalia Panea, publicado en la revista Elle, el año pasado, podría ser de gran ayuda práctica. Estos son siete consejos básicos para efectuar un ‘detox emocional’:

  1. “Recupera tus objetivos, sueños y metas, y pon el foco en ellos, así lograrás dar un sentido de dirección a tu vida y comenzar a cambiar lo que haga falta”.
  2. “Asegúrate de estar siempre en línea con tus principios y valores en todo lo que hagas”.
  3. “Presta atención a tu discurso mental negativo y deja de juzgar a los demás, a ti mismo o a la situación… la aceptación es vital en todo proceso de cambio”.
  4. “Aléjate de las personas tóxicas a tu alrededor y si no puedes hacerlo, ponles límites firmes aunque siempre con una sonrisa. Esto potenciará tu autoestima y fortaleza interior”.
  5. “No te apegues tanto a tus emociones, procura distanciarte de ellas antes de tomar tus decisiones. Practica la meditación o alguna herramienta para entrenar tu mente y ser más consciente de tus respuestas emocionales”.
  6. “Practica el perdón hacia ti mismo y hacia los demás. Te ayudará a vivir más el presente y soltar el pasado tóxico”.
  7. “Resta importancia a las opiniones de los demás y cree más en ti y en tus ideales. Tu opinión vale igual que la del resto”.

 

Comentarios (6)

GMolano

18 de Junio

0 Seguidores

El autor sugiere una desintoxicación al "pueblo raso a punta de fútbol". De ...+ ver más

El autor sugiere una desintoxicación al "pueblo raso a punta de fútbol". De seguro nadie de la oposición se va a perder partido alguno, pero la vigilancia va a seguir con las personas que si manejan una relación muy toxica con el poder y con esa visión trastornada de país que suelen defender.
Claro que viva la selección!!! Pero que no se pierda de vista lo que viene, toca que se acostumbre porque van a ser 4 años muy largos. Un personaje tan inteligente, que defiende la participación en la democracia de sus conciudadanos de manera poco emotiva y a veces hipócrita. Debería tener la capacidad de entender que eso realmente si es la democracia, y no ese juego de apariencias sin sobresaltos que aparentemente predica.

José Germán Zarama de la Espriella

22 de Junio

352 Seguidores

El hombre es un ser multidimensional, es decir que actúa en diferentes dimensiones de una totalidad universal: biológica, cósmica, social, espiritual y física. Usted se refiere a la dimensión social, en la cual tiene un punto de vista diferente al mío, aunque podría ser que en el fondo no estemos tan en desacuerdo. Cuando hablo de desintoxicarnos (especialmente el pueblo raso, pues la dirigencia ya sea de izquierda o derecha está demasiado comprometida con sus intereses creados o egotistas), hablo de recuperar el desequilibrio multidimensional inducido por la política, sobre todo aquella cargada de fanatismo. No pretendo que se elimine la dimensión social, lo cual sería poco ético, dado el destino común de la especie. O sobrevivimos todos o nos morimos todos... le respondo como parte de mi ejercicio personal de desintoxicación. Yo soy parte del pueblo raso intoxicado pero con ánimo de vivir una catarsis aunque sea por unos días.

El hombre es un ser multidimensional, es decir que actúa en diferentes dimensiones de una totalidad universal: biológica, cósmica, social, espiritual y física. Usted se refiere a la dimensión social, en la cual tiene un punto de vista diferente al mío, aunque podría ser que en el fondo no estemos tan en desacuerdo. Cuando hablo de desintoxicarnos (especialmente el pueblo raso, pues la dirigencia ya sea de izquierda o derecha está demasiado comprometida con sus intereses creados o egotistas), hablo de recuperar el desequilibrio multidimensional inducido por la política, sobre todo aquella cargada de fanatismo. No pretendo que se elimine la dimensión social, lo cual sería poco ético, dado el destino común de la especie. O sobrevivimos todos o nos morimos todos... le respondo como parte de mi ejercicio personal de desintoxicación. Yo soy parte del pueblo raso intoxicado pero con ánimo de vivir una catarsis aunque sea por unos días.

GMolano

22 de Junio

0 Seguidores

Todos saben cual va a ser el fin de la polarización y pasa por una serie de h...+ ver más

Todos saben cual va a ser el fin de la polarización y pasa por una serie de hitos que tienen que superarse relacionados con la verdad del conflicto y sus protagonistas. Cualquier dialogo para superar la desigualdad es un tema que se puede manejar de manera mas tranquila si se deja trabajar a la justicia. Soy de los que piensa que eso no tiene que tener un animo vindicativo pero si de reflexión y replanteamiento de liderazgos políticos (ojala retiro voluntario de algunos personajes).
El fútbol o cualquier otra alegría que traiga el futuro solo van a ser pañitos de agua tibia. Personalmente pido al cielo que ojala alcancemos rápido esos momentos simbólicos de ajuste, porque 4 años así no le van a servir ni económica ni socialmente a nadie. Ni a los de arriba ni a los de abajo, ni a los que gobiernan ni a los que se oponen.

Rodrigo Velasco Ortiz

19 de Junio

0 Seguidores

La violencia política nubla la razón. Menos mal que una guerra se acabó y n...+ ver más

La violencia política nubla la razón. Menos mal que una guerra se acabó y nos permitió ver otras violencias ocultas. La paz no es una realidad sin la participación de todos y por eso no podemos dejar de atacar las causas de violencia social, algunas de ellas defendidas por los poderosos de siempre: Inequidad, en todos los campos de la sociedad, incrementada por una política impositiva retardataria que hace concentrar aún más la riqueza; Sumisión del estado a los poderosos internos y externos; Falsos partidos políticos convertidos en microempresas electorales sin ningún principio ni coherencia; Corrupción que disminuye escandalosamente los dineros públicos; Asesinatos promovidos por los poderosos sin ninguna investigación ni pena... entre otras. No seguiremos insultándonos pero no podemos callar ni auspiciar tanto oprobio.

Rodrigo Velasco Ortiz

19 de Junio

0 Seguidores

Desintoxicarse no puede significar que aquí no ha pasado nada...

Desintoxicarse no puede significar que aquí no ha pasado nada...

José Germán Zarama de la Espriella

22 de Junio

352 Seguidores

Desde luego que no, don Rodrigo. Simplemente se trata de recuperar fuerzas para poder librar las batallas que nuestra conciencia iluminada (no egotista), nos lleve a librar, para construir un mejor país. Cada cual con sus convicciones, ojalá con mucha fuerza interior, aunque renunciando a la violencia como Mahatma Gandhi, quien fue capaz de esta manera de derrotar a un imperio.

Desde luego que no, don Rodrigo. Simplemente se trata de recuperar fuerzas para poder librar las batallas que nuestra conciencia iluminada (no egotista), nos lleve a librar, para construir un mejor país. Cada cual con sus convicciones, ojalá con mucha fuerza interior, aunque renunciando a la violencia como Mahatma Gandhi, quien fue capaz de esta manera de derrotar a un imperio.