Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

El modelo fallido de Iván Duque

La propuesta del candidato Iván Duque de seguir reduciéndole los impuestos a las grandes empresas representa un modelo fallido en todo el mundo que ha generado niveles alarmantes de desigualdad, ha afectado el desarrollo económico y ha deteriorado la cohesión social

Mateo Trujillo, CFA
Mateo Trujillo, CFA
Master en Políticas Públicas y consultor de temas de transformación digital en el sector de servicios financieros
28 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

3815

12

04 de Mayo de 2018

La política de reducir los impuestos a las personas con mayores ingresos para generar crecimiento económico ha fracasado en todo el mundo. La evidencia empírica así lo demuestra. Es tan solo una narrativa sin fundamento riguroso que sigue siendo promovida por unos grupos de interés privilegiados a los que ha beneficiado.

En el caso de Colombia, un sector político que apoya ahora la candidatura de Iván Duque sigue proponiendo la misma política que, al igual que en el resto de países, ha generado un alto nivel de desigualdad, que para algunos investigadores del FMI es el reto definitivo de nuestra época. Según este sector político, los impuestos de las personas jurídicas y naturales más pudientes son muy altos en Colombia, y por eso Duque propone en su programa de gobierno una “reducción de impuestos para que la tasa impositiva del sector privado quede entre 27 o 28%, a niveles de la OCDE”.

En este artículo se explicará la narrativa detrás de este tipo de políticas, demostrando por qué representa un modelo fallido que aumenta considerablemente la desigualdad, mientras reduce el crecimiento y debilita el consenso social. Se presentará, asimismo, la evidencia de que las cargas tributarias son en realidad mucho más bajas.

 

La teoría del goteo

Desde finales de los años 70 y a partir de los gobiernos de Ronald Reagan en Estados Unidos y Margaret Thatcher en Reino Unido, empezó a tener auge la política de bajar los impuestos a los más pudientes de la sociedad con el fin de reducir sus costos y así incentivarlos a invertir y producir más, generando más empleo y aumentando sus ganancias.

Efectivamente, la tasa promedio de impuesto a la renta para los más ricos en los países avanzados miembros de la OCDE cayó de 62% en 1981 a 35% en 2015 (Gaspar y García, 2017). Desde entonces la clase media de Estados Unidos ha declinado. Según Eric Beinhocker, director del Institute for New Economic Thinking de la Universidad de Oxford, después de crecer casi continuamente desde la Segunda Guerra Mundial, el ingreso medio de los estadounidenses se estancó a finales de los 80 y después a principios del nuevo siglo se redujo en 11%. Hoy sus ingresos en términos reales no son mayores a lo que fueron en 1987 (Beinhocker, 2017)

No obstante, la teoría pronostica que en el largo plazo las ganancias irán llenando la “copa” de los grandes empresarios y al derramarse “caerán” (habrá un efecto goteo) sobre todo el resto, beneficiando a toda la economía.  A esta concepción se le conoce como “economía o teoría del goteo” o “efecto derrame” (trickle-down economics).

La teoría del goteo supone que la reducción en los ingresos tributarios será compensada en el largo plazo por los futuros pagos de impuestos sobre las nuevas inversiones e ingresos de la población. En otras palabras, la teoría plantea que cuando se le da una tajada de torta más grande a los que más tienen, las tajadas de los otros pueden llegar a ser más pequeñas en el corto plazo, pero disfrutarán de tajadas más grandes en términos absolutos en el largo plazo, porque la torta será más grande (Chang, 2010).

 

Mayor desigualdad y menor crecimiento

Joseph Stiglitz, premio nobel de economía, afirma que es equivocada la idea de que bajando los impuestos a los grandes dueños del capital crece el pastel de tal forma que la tajada para cada uno será mayor, aunque represente una menor proporción (Stiglitz, 2012). Ni la torta ha aumentado, ni las porciones de la mayoría de la población han crecido. Paul Krugman, también premio nobel de economía, sostiene que la doctrina del goteo ha sido probada una y otra vez, y siempre ha fracasado (Krugman, 2017). Krugman señala que sistemáticamente la evidencia internacional sobre desigualdad, redistribución y crecimiento muestra que, por el contrario, mayores niveles de desigualdad están asociados con menor crecimiento, no menor.

En efecto, según Ha-Joon Chang, economista de la Universidad de Cambridge, desde que comenzó a imponerse la teoría del goteo en los 80 ha habido una redistribución de ingresos hacia los más ricos, mientras que el crecimiento se ha reducido. Las políticas pro-ricos han fracasado en acelerar el crecimiento en las últimas tres décadas. La economía global solía crecer en términos per cápita en más del 3% durante los 60 y los 70, mientras que desde los 80 ha estado creciendo a la tasa de 1,4% por año (1980-2009). Lo anterior se debe a que, contrario a lo que esperaban sus promotores, la inversión como porcentaje del ingreso nacional ha caído en la mayor parte de países (Chang, 2010).

Grigori (2017) recolpila estudios del FMI que muestran que a un nivel de desigualdad alto – mayor a un Gini de 27% –  la desigualdad empieza a perjudicar el desarrollo económico. Si el ingreso se encuentra altamente concentrado, un incremento de la desigualdad puede conducir a una menor demanda por parte de la población en general y a menor inversión en educación y salud, afectando el crecimiento en el largo plazo. También puede conllevar comportamientos de captura de rentas, es decir, que los más ricos se apropien cada vez más de una mayor tajada del pastel para ellos mismos.

En ese mismo sentido, Ostry et. al. (2016) señala que un elevado nivel desigualdad reduce el crecimiento al impedirle a los hogares de bajos ingresos permanecer saludables y acumular capital físico y humano, y por tanto la productividad laboral puede ser más baja, al igual que el nivel de movilidad intergeneracional.

Algunos investigadores del FMI han mostrado que si se incrementa la participación del 20% más alto de la distribución de ingresos (los ricos), entonces el crecimiento del PIB realmente se reduce en el mediano plazo, sugiriendo que los beneficios no se derraman; en cambio un incremento en la participación de ingresos del 20% más bajo (los pobres) está asociado con un mayor crecimiento del PIB (Dabla-Norris et. al., 2015). Para ellos, el aumento en la concentración del ingreso en lo alto de la distribución en muchas economías avanzadas ha coincidido con una disminución en las tasas marginales de tributación (de 59% en 1980 a 30% en 2009).

 

Otros efectos negativos de la desigualdad

Pero la desigualdad no ha afectado solamente el crecimiento. Los investigadores del FMI presentan algunos estudios que han demostrado que un periodo prolongado de alta desigualdad en las economías avanzadas estuvo asociado con la crisis financiera global al aumentar el sobreendeudamiento y relajar los estándares de emisión de hipotecas, y permitir a los cabilderos presionar por una mayor desregulación financiera (Dabla-Norris et. al., 2015). En la misma línea, Chang (2010) señala que la desregulación en otras áreas también ha permitido a las grandes empresas obtener mayores ganancias, sobre todo porque son más capaces de explotar sus poderes de monopolio, contaminar más libremente el medio ambiente y despedir más fácilmente a los trabajadores.

Dabla-Norris et al (2015) también coincide en que la desigualdad puede conducir a una indebida concentración de poder político en las manos de unos pocos y a un uso subóptimo de los recursos humanos, producir inestabilidad económica y política que reduce la inversión, y elevar el riesgo de una crisis. Niveles altos y sostenidos de desigualdad, especialmente de desigualdad de oportunidades,  pueden implicar grandes costos sociales. La desigualdad arraigada de resultados también puede socavar las elecciones ocupacionales y educativas de los individuos y el consenso social requerido para realizar ajustes ante choques económicos (Dabla-Norris et. al., 2015; Ostry et al., 2014).

Todo esto impacta negativamente la clase media que es en realidad el motor de desarrollo de un país. Por eso Madland (2015) enfatiza en que el declive de la clase media ha deteriorado la economía al restringir el capital humano, disminuir la demanda de los consumidores, exacerbar los problemas de gobierno y deteriorar la confianza. Del mismo modo, Stiglitz (2012) arguye que la desigualdad de resultados no genera los incentivos adecuados si se debe a rentas, lo cual conduce a corrupción, nepotismo y a que los ciudadadanos puedan perder la confianza en la instituciones, erosionando la cohesión social y la confianza en el futuro.

 

Por qué en Colombia los impustos pagados no son altos

En el caso de Colombia,  la Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria constató que efectivamente el sistema tributario no es progresivo “en la medida en que aquellos que tienen mayor capacidad de pagar impuestos no aportan relativamente más al fisco que aquellos con menores posibilidades. En parte, ello obedece a que históricamente  los impuestos que podrían dotar al régimen tributario de mayor progresividad, como es el caso del impuesto de renta y a la propiedad de las personas, han recaudado poco en Colombia” (Bonilla et. al., 2015). También Alvaredo y Londoño (2013) confirman que las tasas con que se gravan los ingresos y las ganancias de capital son significativamente bajas en Colombia, lo cual limita la capacidad de recaudo y reduce su impacto redistributivo.

En el caso de las empresas, estas tienen varios impuestos y algunos de ellos con tasas nominales o estatutarias elevadas. No obstante, las tasas efectivas (lo que realmente pagan) son mucho más bajas debido a múltiples beneficios tributarios, la evasión y la elusión. En efecto, la Comisión también encontró que la carga tributaria es “elevada para las empresas que no tienen privilegios específicos como aquellos de los cuales gozan las empresas beneficiarias de zonas francas, exenciones o rentas líquidas especiales importantes, o contratos de estabilidad jurídica” (Bonilla et. al., 2015). De acuerdo a Alvaredo y Londoño (2013), un gran número de alivios tributarios ha erosionado la base tributaria y beneficiado a los de mayores ingresos desproporcionadamente a través de i) los ingresos no constitutivos de renta, ii) costos y deducciones y iii) la renta exenta.

En ese mismo sentido, investigadores del Banco de la República en un estudio reciente calcularon que las tasas efectivas son relativamente bajas, en comparación a aquellas reportadas para los países de la OECD. Para el periodo comprendido entre 1994 y  2015 las tasas efectivas netas para el consumo, el trabajo y el capital son 10,7%, 18,6% y 15,4% respectivamente, mientras que para el 2016 las mismas tasas se ubican en 11,2%,20,8% y 21,4%. La tasa efectiva del resto de tributos es del 2,8% (Rincón y Delgado, 2018).

Villabona y Quimbay (2017), por su parte, analizan los agregados de declaraciones de renta durante el periodo 2000-2015 y encuentran que el impuesto neto de renta real pagado por las personas jurídicas no es tan alto como se cree y las tasas efectivas presentan diferencias significativas para los diferentes sectores de la economía dada la diferencia en beneficios tributarios (Esta inequidad horizontal también fue señalada por la Comisión de Expertos).

La tasa efectiva de tributación promedio que obtuvieron fue de apenas 17,3% durante este periodo. Los autores señalan que sectores que no son tan relevantes para la generación de empleo, como el financiero y el minero, fueron los que presentaron los mayores montos de beneficios tributarios. En general, las tasas efectivas de tributación obtenidas muestran que el impuesto neto de renta real pagado por las empresas no es tan alto como ha sido afirmado por representantes de algunos grupos económicos.

Con respecto a los descuentos tributarios, el sector minería tuvo $1,7 billones y el sector energía tuvo $1,2 billones. En cuanto a los ingresos no constitutivos de renta, los más favorecidos son el sector financiero con $79.2 billones y el sector minería con $15,4 billones. Con relación a las rentas exentas, los más favorecidos fueron el sector financiero con $20,6 billones y el sector bancario con $10,9  billones. Los autores también encuentran que con respecto a la deducción del IVA por inversión en activos fijos, los más favorecidos fueron el sector minería con $18 billones y el sector comercio con $11,2 billones; asimismo, resaltan que el sector agricultura fue el que tuvo los beneficios tributarios más bajos. Al sumar todos los beneficios tributarios se obtiene un valor nominal de $349,6 billones para el periodo de estudio que, al ser visto como un impuesto de renta que efectivamente dejó de percibir la Nación, representaría $122,8 billones (Villabona y Quimbay, 2017)

 

Conclusión

Como dice Erick Beinhocker, la teoría del goteo proporciona una historia de portada para una economía rentista. Viste el comportamiento antimercado con la retórica del libre mercado. (Beinhocker, 2015). Afecta el funcionamiento de los mercados y del capitalismo al favorecer comportamientos rentistas y al limitar la libre competencia favoreciendo a grandes empresas particulares. En donde se ha aplicado, contrario a lo que predecía la teoría, el ahorro y la inversión han caido, el crecimiento se ha desacelerado, y los déficit fiscales y la desigualdad se han disparado. Es una narrativa del fundamentalismo de mercado que está debilitando la clase media en Colombia y otros países.

Los estudios del FMI, entidad que ha madurado y replanteado su enfoque ante la claridad de la evidencia, sugiere una tributación más progresiva en la que se deben reducir las exenciones y los beneficios tributarios indiscriminados (tales como la menor tributación sobre las ganancias de capital), reforzar los impuestos a la riqueza y la propiedad, remover las oportunidades de evadir y eludir impuestos, y direccionar mejor los beneficios sociales. Lo anterior mejorará la equidad y permitirá una reducción de los impuestos sobre el ingreso laboral que mejora el crecimiento (Dabla-Norris et al., 2015).

La Comisión de Expertos también indicó que “la exencion de los dividendos del impuesto de renta es uno de los factores que incide en la baja participación de los impuestos a personas naturales vis-a-vis las personas jurídicas y se constituye en una de las razones para la poca progresividad del impuesto de renta en Colombia” (Bonilla et. al., 2015).

Krugman argumenta que los incentivos no son lo único que importa para el crecimiento económico, sino que también las oportunidades y la desigualdad extrema impide que muchas personas tengan la oportunidad de alcanzar su potencial, lo cual no es solamente injusto sino también costoso. Para Krugman, la desigualdad extrema significa un desperdicio de recursos humanos y, en ese sentido, programas gubernamentales que reduzcan la desigualdad pueden hacer a todo un país mas rico al reducir ese desperdicio (Krugman, 2014). Todo lo anterior, adquiere un imperativo mayor en el contexto colombiano de injusticias y desigualdades históricas alimentadas y profundizadas en medio de la violencia.

Como dice Madland (2015), la economía es un sistema interrelacionado de personas, leyes, y cultura que ha sido desestabilizado por niveles extremos de desigualdad y una clase media debilitada. Para que la economía trabaje apropiadamente, es necesario reconstruir la clase media y hacer que cada uno tenga la oportunidad de expandir sus capacidades. Una clase media fuerte es fundamental para mantener un nivel adecuado de demanda. Aunque algunas políticas pueden tener efectos contradictorios sobre el crecimiento y la distribución, la evidencia empírica muestra que es posible lograr crecimiento sostenible e incluyente con la mezcla apropiada de políticas, es decir, que equidad y eficiencia pueden ir de la mano (Gaspar y García, 2017).

En fin, la propuesta de Iván Duque de seguir reduciendo los impuestos a las personas con mayores ingresos (el famoso 1% de la población) para impulsar supuestamente el desarrollo económico, implica seguir profundizando un modelo que ha fracasado en Colombia y en el mundo.

 

Referencias

Alvaredo, F. y J. Londoño, 2013, High income and personal taxation in a developing economy: Colombia 1993-2010, working paper N. 12, Tulane University.

Beinhocker, E., 2015, Trickle down economics is not true capitalism. Disponible en:

Chang, H. , 2010, 23 Things They Don't Tell You About Capitalism, Penguin Books Ltd.

Bonilla, R., R. Córdoba, A. Lewin, O. Morales, S. Montoya, G. Perry, J. Piza, M. Urrutia, y L. Villar, 2015, Comisión de Expertos para la Equidad y la Competitividad Tributaria, Informe Final Presentado al Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Dabla-Norris, E., K. Kochhar, N. Suphaphiphat, F. Ricka y E. Tsounta, 2015, Causes and consequences of income inequality: A global perspective, IMF Staff Discussion Paper, June.

Gaspar, V. y M. García, 2017, Inequality: Fiscal policy can make the difference. Disponible en

Grigoli, F., 2017, A new twist in the link between inequality and economic development. Disponible en:

Madland, D., 2015, Hollowed Out: Why the Economy Doesn’t Work without a Strong Middle Class.

Krugman, P., 2014, Inequality is a drag, The New York Times. Disponible en:

                         , 2017, Zombies of voodoo economics, The New York Times. Disponible en:

Rincón, H. y M. Delgado, 2018, ¿Cuánto tributan efectivamente el consumo, el trabajo y el capital en Colombia?, Borradores de Economía, Banco de la República.

Stiglitz, J., 2012, The Price of Inequality: How Today´s Divided Society Endangers Our Future. Ney York: W. W. Norton.

Comentarios (12)

Andres Felipe Garcia Rovira

04 de Mayo

2 Seguidores

Nunca habia visto tanto paper tan mal utilizado, Ivan Duque quiere bajar los i...+ ver más

Nunca habia visto tanto paper tan mal utilizado, Ivan Duque quiere bajar los impuestos para todos disminuyendo el tamaño del estado, que desperdicia recursos, en toda esta diatriba amañada no se menciona que la inequidad antes de impuestos y subsidios en colombia y despues es la misma, basicamente porque los subsidios mas importantes son a las pensiones de mayores ingresos. Se confunde el impuesto a las empresas que es una rigidez que genera ineficiencias con el impuesto a las personas que es lo que en la OCDE se recomienda como mejor practica. En Santos el voraz estado ha incrementado la demanda de recursos y la proveeduria de bienes publicos ha sido deficiente, hoy la mayoria no siente que hay justicia(la impunidad puede ser medida), la gente se siente insegura, la educaciòn publica no compite con la privada y sus egresados que recibieron subsidio de clase media la mayoria no obtienen el mismo ingreso que sus pares del sector privado por la falta de pertinencia. Si hubiera entendido esos papers sabria que lo importante no es el tamaño del estado sino su eficiencia, si en lugar de robar porque los recursos son menores los estados son mas austeros ese gasto focalizado genera desarrollo. Creo que la proxima vez que nos quiera ilustrar con la eficiencia del estado en america latina debe leer a condorito y mafalda, ellos le pueden mostrar lo que los papers no le pudieron ilustrar.

Mateo Trujillo, CFA

04 de Mayo

28 Seguidores

¿Cuáles papers están mal utilizados? ¿Por qué? ¿Alguno tiene informació...+ ver más

¿Cuáles papers están mal utilizados? ¿Por qué? ¿Alguno tiene información falsa, errores metodológicos o concluye algo diferente a lo que he dicho? En ningún momento ha propuesto Duque (a menos que lo haga ahora) reducirle el impuesto a todos: https://www.larepublica.co/especiales/propuestas-ivan-duque/las-10-propuestas-economicas-del-plan-que-propone-ivan-duque-para-su-gobierno-2599900. Creo que ahí sí hay una confusión. Efectivamente el impacto de la política fiscal para mejorar la distribución del ingreso ha sido muy limitado, pero eso no contradice el argumento de que tenemos un sistema tributario regresivo (como lo dijo la Comisión de Expertos), todo lo contrario, lo confirma. Tanto el gobierno de Santos como el de Uribe, han aplicado la misma política económica en términos generales, que es en realidad la que ha afectado la provisión ("proveeduría") de servicios públicos de calidad (educación, salud, infraestructura vial, etc). ¿A qué viene su mención al tamaño del Estado? Imagino que es porque la narrativa del trickle down economics se circunscribe dentro del dogma del fundamentalismo neoconservador de mercado. Al igual que economistas como, por ejemplo, Dani Rodrik de Harvard, creo que no hay un dilema insuperable entre Estado y mercado. Como él lo explica, las economías avanzadas desarrollaron sus mercados debido a que fortalecieron (con todo lo que eso implica) sus Estados. Le agradezco si puede responder con argumentos concretos y serios, porque creo que el de la diatriba es otro.

Andres Felipe Garcia Rovira

04 de Mayo

2 Seguidores

Creo que podemos hablar de hechos para solucionar la diferencia y ver en que c...+ ver más

Creo que podemos hablar de hechos para solucionar la diferencia y ver en que consiste la discución. 1)Textualmente lo que ud coloca en el link de Duque habla de disminuir los impuestos al sector privado 2) la definición de sector privado incluye no solo a las empresas que no sean del sector publico sino a absolutamente todas las personas naturales incluyendo el presidente, ya que el debe declarar renta como cualquiera on los requisitos 3) si toda persona natural es parte del sector privado en conclusiòn se le bajan los impuestos a todos(si quiere excluir a los que no tributan es casi imposible por impuestos indirectos como el IVA y empresa publica o exenta como las ONGs al final tienen personas naturales asi que habiendo establecido la propuesta de Duque continuemos con su planteamiento.

Sergio Clavijo exmiembro de una de las comisiones de presupuesto en clase de mediciòn economica nos decia nuestra tasa impositiva del 33%(en esa epoca era alta o baja)despues de discutir nos decia en Canada la tasa se acerca al 50% y la gente es feliz de pagarla porque la salud es de calidad y la educaciòn tambien y establecia una relaciòn en la cual la verdadera pregunta es que bienes publicos pagan mis impuestos. Su mayor error es hablar de un solo lado de la ecuaciòn para justificar si la tasa es alta o baja, cuando realmente lo que importa es la relacion costo-beneficio. Los neoclasicos hablaban que el estado solo debe proveer defensa y justicia o en castizo ley y orden, Coase tiene un paper de un faro para demostrar que los bienes publicos no son tantos y se pueden capturar externalidades hasta en ejemplos como ese.

En Arabia Saudita la tasa hasta el año pasado era 0, pero el petroleo era considerado del monarca asi que estabamos en presencia del clasico caso de populismo. La tasa era alta o baja?, la respuesta obvia seria que es menor que cero? y eso demostraria que no entiende los costos tributarios asociados en una economia, la regalia petrolera en Arabia seria del 100% de los beneficios. Para mi su texto es una diatriba porque en ninguna de sus referencias especificamente Duque habla de bajarle los impuestos solo a los mas ricos. En su planteamiento se mezclan personas naturales y juridicas en la misma bolsa y segun la OCDE se debe buscar impuestos directos a las personas naturales. Pero usted mezcla indistintamente y a quien se grave importa. En todo su texto no se ve un efecto keynesiano sencillo llamado crowding out que es lo que pasa cuando el estado le quita recursos y aumenta las tasas de interes, determinantes en los modelos macro para la inversiòn, la cual como espero ya se haya leido el paper correspondiente segun los modelos de crecimiento endogeno de solow son la verdadera causa de crecimiento sostenible del ingreso.

A usted le molestan los beneficios tributarios que hubo en la inversion en el gobierno uribe, pero generaron un boom inmobiliario y de inversion que es de lo que vive la economia hoy. El pib nominal en dolares de 2002 a 2010 se triplico y de 2010 a 2017 disminuyo, eso lo puede buscar en google la grafica es obvia. La renta petrolera genero un excedente al estado que el gobierno transformo en mermelada a traves de contratos para los constructores de vivienda y los de infraestructura lo que le permitio alargar un poco el superciclo de materias primas, pero como no se le dio confianza a los inversionistas(Sargent) y se apalancaron en personas como ud que ven una minera y no se dan cuenta que los 100 pelagatos que estan en la mina son solo algunos de los empleos que se irrigan, pero los 280 empleos en la cadena productiva generan mas recursos publicos para que el estado y la academia puedan seguir despotricando de ellos.

Su planteamiento es cuando menos incompleto por no decir incorrecto ya que lo importante no es tener los recursos tributarios de los miembros de la OCDE sino proveer transparentemente los bienes publicos asociados para generar crowding in como en la epoca del gobierno uribe, que es realmente el principio que se busca activar para generarle señales a los agentes para que inviertan, no es efecto derrame es reglas de juego claras y ademas fortalecer las instituciones para hacer negocios, como Norton lo postula en economia institucional. Le agradezco si puede responder con argumentos concretos y serios, porque como le acabo de exponer la diatriba es suya.

Mateo Trujillo, CFA

04 de Mayo

28 Seguidores

Andrés Felipe, volvamos a los datos originales y al argumento central de mi a...+ ver más

Andrés Felipe, volvamos a los datos originales y al argumento central de mi artículo al que usted de entrada descalifica sin haber rebatido aquellos. No es mi intención hacer una revisión de las teorías y modelos neoclásicos desprestigiados después de la Gran Crisis Financiera del 2007. Con razón dijo Krugman que "la mayor parte de la macroeconomía de los últimos 30 años fue espectacularmente inútil en el mejor de los casos y positivamente perjudicial en el peor" o como dice Piketty "fue puramente especulación teórica y a menudo altamente ideológica". Los datos que presento de diferentes fuentes, tan respetables como el FMI (el mismo que promovía muchas de las teorías del Consenso de Washington, pero que después cambió de enfoque ante la evidencia contraria), reflejan que la narrativa del trickle down ha generado mayor desigualdad, menor crecimiento y mayores déficit fiscales en los países en donde se ha aplicado, incluyendo a Colombia. Ahí están las cifras. ¿Cuáles son falsas? ¿O qué otro factor o política explica ese resultado según usted? En cuanto a la propuesta de Duque, le comparto otro artículo en donde es más clara la posición que ha venido defendiendo en los diferentes debates y en la que claramente cuando habla de reducirle los impuestos a los privados se refiere a las grandes empresas (http://www.centrodemocratico.com/?q=articulo/ivan-duque-presento-estrategia-para-bajar-impuestos-aumentar-la-inversion-y-reactivar-la) que fue la misma política que implementó Uribe (y Santos, de hecho), las cuales han profundizado la desigualdad. Por militar todavía en esta corriente dogmática de la economía es que propone entregar "10 años de incentivos tributarios para inversiones productivas que generen empleos permanentes y de calidad". Vale la pena aclararle que los contextos de Canadá y la mayor parte de países miembros de la OCDE son bastante diferentes al colombiano, en donde por nuestra historia la desigualdad de oportunidades se ve profundizada por la violencia y la exclusión social y, por tanto, se debe tener en cuenta. Andrés Felipe, estas son mis apreciaciones con respecto a lo que he tratado de estudiar desde diferentes puntos de vista y en las que me puedo estar equivocando. Por eso estoy abierto al debate respetuoso para corregir o enriquecer mis puntos de vista.

Andres Felipe Garcia Rovira

05 de Mayo

2 Seguidores

Pierre Trudeau el padre de Jason destrozo en los 70s la economia canadiense a ...+ ver más

Pierre Trudeau el padre de Jason destrozo en los 70s la economia canadiense a punta de subir impuestos, nacionalizar e incrementar el gasto publico, toco esperar hasta los 90s para salir de la estagflaciòn y devolver su senda de crecimiento con estado de bienestar bajando impuestos y reorganizando el estado. Su analisis sobre la propuesta de Duque es impreciso en varios puntos: 1)Duque habla de que los consumidores(que lo incluye y a todos, en cada bimestre haya un dia donde pueda comprar la gente sin IVA eso es para personas naturales, 2)Cuando uno habla del 1% de mas ingresos no se refiere a las empresas sino a las personas naturales o familias y ud lo sabe, 3) Cuando Duque habla de bajar los impuestos corporativos para generar puestos de trabajo y empleo de calidad, no hay ninguna acotaciòn de (solo para empresas que tengan una facturaciòn de X), por lo de grandes empresas es un adjetivo que coloco usted sin soporte, es mas el siempre menciona micro, PyME y Grandes, lo que en mi universo implica todas y si revisa la camara de comercio de bogota o cualquiera la mayoria de las empresas son NO GRANDES, es mas hay empresas unipersonales o tambien informales y esas tambien serian beneficiarias. asi que su construcciòn parte de un supuesto que no sostienen los numeros. Pero algo tambien de forma que es relevante en Colombia las propuestas no tienen numeros sino enunciados, no hay un desglose que diga a las grandes empresas se les va a rebajar x, a los grandes capitales y, a las pymes Z, asi que saber cual es el tamaño de la disminución exante es apresurado por no decir que imposible como lector externo.

Mi critica a su texto es sencilla los paises de la OCDE por lo general tienen buenas practicas, sistemas judiciales que funcionan y una proveeduria de servicios publicos razonable(excluiria Grecia y Argentina, pero la palabra por lo general me cubre) evaluar esa tasa en promedio sin considerar que le proveemos a nuestros conciudadanos no tiene sentido porque si a ud le venden un ferrari en 50.000 dolares puede pensar que es una ganga y un renault 4 en 100 millones piensa que lo tumban, porque la ecuaciòn no es el precio esta bien, sino hay que ver que esta comprando uno.

Hay un viejo chiste en estadistica de que uno se puede ahogar en una piscina que tiene en promedio 50 cms de profundidad, que me parece que ilustra el punto, usted penso que yo no podia contextuaizarlo en la literatura, pero ya lo hice, se que los ejemplos le son antipaticos, pero escritos estan y varios de ellos con nobeles de verdad.Pero para mi el numero relevante es resultados como Den Xiao, no importa el color del gato. Una nota al margen las finanzas fueron creadas con matematicas de economistas forestales y el concepto de valor de Marx, si se descalifica la ciencia sin utilizar los diferentes elementos quedamos en la caverna y no precisamente la de Platon.

En conclusiòn ni Duque acota los beneficios como usted menciona, ni la discusiòn de ingresos tributarios es correcta sin completar el circulo de cual es la canasta de bienes publicos que estoy adquiriendo por esa tasa.

Mateo Trujillo, CFA

06 de Mayo

28 Seguidores

Con el ánimo de ir concluyendo y de no desviarnos del punto central de mi art...+ ver más

Con el ánimo de ir concluyendo y de no desviarnos del punto central de mi artículo (la evidencia empírica muestra que el modelo basado en la trickle down economics propuesto por Duque es un modelo fracasado que ha generado desigualdad y menor crecimiento), le hago los siguientes comentarios: 1) Lo de Trudeau es simple evidencia anecdótica que habría que analizar, poner en contexto y comparar. En todo caso, en el artículo no propongo subir los impuestos (straw man fallacy). 2) Sobre la propuesta del día sin IVA, mi intuición es que es mero populismo, siendo que Uribe lo aumentó del 8% al 16% y Santos al 19%. No creo que el supuesto beneficio compense lo que significó ese aumento en términos regresivos, como lo señaló la Comisión de Expertos, o los cerca de $350 billones de beneficios tributarios que le han dado a algunas empresas desde el 2010. Si encuentra alguna evaluación del posible impacto de esa medida le agradezco si me la comparte. 2) Tiene razón en que Duque no especifica números ni a qué clase de empresas le daría los beneficios, pero basados, como ud dice, en los resultados y en la experiencia y en los resultados de los gobiernos de Uribe y Santos es fácil prever que serían los típicos beneficios que se enmarcan dentro de la narrativa del trickle down: exenciones y descuentos selectivos o discrecionales a algunas grandes empresas o sectores económicos (por ejemplo, el total de beneficios tributarios para el sector financiero fue de alrededor de $104 billones y para minería y energía de cerca de $40 billones entre 2010 y 2015), o acuerdos de estabilidad jurídica, muchas veces para grandes empresas extranjeras que obligan a las nacionales a competir en condiciones de desventaja. En el caso de que me equivoque y sea efectivamente para todas las empresas, tendría entonces que señalar de dónde va a compensar ese faltante sin aumentar más el protuberante déficit fiscal o afectar la provisión de bienes y servicios públicos, que es precisamente el nuevo argumento al que ud alude ahora. Como todos los candidatos Duque habla de combatir la evasión y elusión y hace énfasis en hacer del Estado mucho más eficiente y austero, pero en muchos casos y, sobre todo, en el marco de la teoría del trickle down, cuando se habla de austeridad se hace referencia o implica una disminución del gasto social. 3) Si le entiendo bien, Ud ahora dice que “la discusión sobre los ingresos tributarios es correcta [sic] sin completar el circulo de cual [sic] es la canasta de bienes públicos que estoy adquiriendo por esa tasa” y “evaluar esa tasa en promedio sin considerar que [sic] le proveemos a nuestros conciudadanos no tiene sentido”. Asumo que con “esa tasa” se refiere al recaudo del Gobierno sobre el PIB. Creo que con este argumento se muerde la cola el gato, sin importar el color. En efecto, ese argumento refuerza la idea central del artículo, soportada por la evidencia empírica: el trickle down economics ha aumentado la desigualdad y esta a su vez ha deteriorado el crecimiento económico (ver estudios del FMI mencionados) porque el menor recaudo de impuestos ha afectado la provisión de servicios públicos (tales como educación, salud e infraestructura sanitaria), impactando negativamente la formación de capital humano y los mecanismos de movilidad social. Es por eso que cartas como esta tienen todo el sentido (https://elpais.com/internacional/2017/11/13/estados_unidos/1510592448_478602.html). En Colombia la desigualdad ha aumentado al pasar de un Gini de 0,47 en 1990 (antes de la apertura económica) a alrededor de 0,54 actualmente. Y tenemos, por ejemplo, un sistema de educación público desfinanciado y un gran atraso en infraestructura. Además, en nuestro contexto particular enmarcado en la violencia, la exclusión y en deudas sociales históricas, este modelo además de ser fallido es odioso.

Este último comentario, y ya a manera más personal, le puede parecer a usted poco científico o serio, porque el enfoque económico ortodoxo al que Ud se adscribe tiende a despreciar también ese tipo de consideraciones “normativas”. Afortunadamente, muchos economistas están repensándose la economía de manera más integral y holística, tratando de reducir los excesos en la cuantificación con modelos basados en supuestos metafísicos y con pretensiones de ciencia exacta. Los modelos se deben usar como herramientas para tratar de interpretar la realidad social, la cual es mucho más compleja e impredecible que la realidad física. Y saber utilizarlos con la humildad suficiente para reconocer sus limitaciones no es caer en la caverna, todo lo contrario. Son economistas como Krugman, Stiglitz, y Kahneman, a los que ud seguramente se refiere como “nobeles no de verdad”, los que están ayudando a señalar que el rey está desnudo. Y los que se han creído como “masters of the universe” con su voodoo economics y que con gran dogmatismo ideológico (pseudo-científico) y prepotencia tienden a la descalificación fácil (“Mafalda”, “Condorito”, “diatribas”) del que piensa diferente o no concuerda con sus narrativas o no utiliza sus modelos (en mi caso sí los he estudiado, derivado, programado y utilizado en la práctica), es a los que más les cuesta reconocer el fracaso de sus teorías. Eso lo observé en la universidad con aquellos discípulos acríticos de Clavijo, Carrasquilla y compañía (afortunadamente no todos sus estudiantes), “idiotas sabios” que se formaban para tomar después decisiones basadas en modelos y teorías que hoy sabemos que eran snake oil y que afectaban a miles de personas de carne y hueso, con el total convencimiento y arrogancia de que eran políticas adecuadas a pesar de sus “efectos colaterales difíciles de comprender para el vulgo”. Creo que ya le he dado suficientes argumentos objetivos y ud podría seguir sacando nuevos, pero percibo que lo suyo ya es una cosa más dogmática e ideológica, que ningún argumento o dato va a cambiar. Además, ya ejercité bastante la paciencia con sus comentarios irrespetuosos y sobrados. Y como decía mi abuela, cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba pero el tonto sigue. Un saludo. (A propósito, Argentina no pertenece a la OCDE).

Gabriel García A

06 de Mayo

0 Seguidores

Andrés Felipe, ya que usted parece ser tan erudito, debo arrancar confesando ...+ ver más

Andrés Felipe, ya que usted parece ser tan erudito, debo arrancar confesando que soy bastante ignorante en temas macroeconomicos. Sin embargo la lectura de este artículo, y de los links mencionados en la discusión posterior, me dejan con varios interrogantes que me encantaría que usted me respondiera.

1. A pesar del crecimiento económico que se dió entre 2002 y 2007, el país únicamente pasó de un coeficiente Gini de 0,607 a 0,589. Pero con un crecimiento menor de 2009 a 2016 bajó a 0,517. Es decir que las políticas de Uribe y el boom de la construcción que usted menciona, al parecer no beneficiaron a las clases medias y bajas. Más allá de un posible crowding in, cómo espera que una reducción del gasto público y de los impuestos (además de las otras políticas económicas mencionadas en el artículo de Portafolio) beneficien a la clase media y baja? Recordemos que un estudio del DNP en 2012 arrojó que la clase media es únicamente el 27.5% de la población https://www.elespectador.com/opinion/pais-de-clase-media-columna-563748

2. Y le pregunto por algo que vaya más allá del crowding in porque hay varias cosas que no me hacen tener fé en esa teoría, entre ellas que si no se reduce la corrupción, qué le hace creer que en realidad se pueda reducir el gasto público? Porque más allá de las intenciones no he visto muestras concretas y contundentes de como se va a lograr esa reducción. Y si el efecto de la reducción impositiva es igual de desastroso que el Economic Recovery Tax act de Reagan del 81, eso no terminaría generando más bien el crowdfunding out que usted dice que la política de Duque va a evitar?


3. Me puede dar algunos ejemplos de países en los que la reducción tributaria haya funcionado?

4. También me gustaría que me contara en donde puedo encontrar la gráfica del PIB nominal en USD que menciona, ya que al buscar el PIB nominal colombiano lo que encontré fue: https://www.indexmundi.com/g/g.aspx?v=66&c=ci&c=co&c=ec&c=pe&c=uy&l=es

Y lo que uno puede observar es que los crecimientos y caidas de Colombia corresponden más a tendencias regionales que a políticas internas.

Juan David Gonzalez

07 de Mayo

0 Seguidores

Don Gabriel le puedo ayudar con 2 de las 4 preguntas:

1)El Gini no ...+ ver más

Don Gabriel le puedo ayudar con 2 de las 4 preguntas:

1)El Gini no es sino uno de los indicadores de desarollo, el mas básico, porque el hecho de que todos se mueran de hambre no hace que una sociedad este mejor.

Las politicas relevantes serian disminuciòn de la pobreza, indicadores de salud, educación como por ejemplo programas de familias en accion. El incremento en la cobertura de salud o los desayunos escolares, el GINI solo desvela a los trasnochados de la trova cubana que nunca han tenido hambre y por eso creen que las familias prefieren ser iguales a los demas a comer.

2)Tambien creo que mientras no se combata la corrupción que es un cuasiimpuesto no se puede aprovechar los beneficios del estado con sus recursos. Crowfunding es conseguir dinero a traves de una comunidad de clientes o usuarios, en Kickstarter puede ver que si varios se juntan pueden al comprometer su compra llevar a punto de equilibrio los proyectos.

4)En el link que encontro esta nominal en pesos, yo busqué y encontre una forma de ver el PIB en dolares, uno coloca GDP colombia usd 2001 ahi le sale una grafica si coloca explora mas, le aparece el mundo si en pais coloca uno Colombia en 2002 el PIB en USD era de 98 mil millones de dolares, y en 2010 es 287 mil millones de dolares, creo que a eso se refiere con 3 veses, el ultimo dato de la grafica es 2016 con 282 mil millones de dólares (aunque mas gente viviendo en Colombia); no habia visto esa grafica pero parece obvia la razón por la cual la gente quiere a Uribe y le cae mal Santos.

Sabe Mateo también soy un gomoso de la economía y veo el valioso consejo de su abuelita al no lo deja hablar con tontos, lo de Argentina fue un puntillazo, Aunque lo mas relevante es que como hablaban de recaudo tributario, el dato mas interesante que aprendimos es que la tarifa del IVA era del 8% y Uribe la subió al 16%, que desgraciado y yo que pensé que antes de Gaviria había varias tarifas, y pero el teso de Uribe solo sin nadie mas en el senado (ni esa parte del congreso que se llama cámara de representantes) las unifico al 12% aunque no fue ponente de esa ley. Después en el gobierno de Samper logro subir la tasa al 14% cuando uribe era gobernador de Antioquia esa si fue de Antología y después en el 98 con Pastrana, Otra vez Uribe siendo gobernador de Antioquia subió la tarifa al 16%, veo que cuando uno esta enamorado ve al objeto de deseo en todas partes.

Coincido en lo del GINI es muy preocupante Uribe lo dejo en el 0,6 y Venezuela solo necesito quebrar un país para pasarlo del 0,5 al 0,4. Lo de las excepciones al sistema financiero supongo que lo dice por los fondos de pension privada, ya que los bancos son los mas gravados, ósea que un ahorro privado que descarga el pasivo pensional de Colombia en forma más que proporcional y desarrolla mercado de capitales no le gusta pero pareciera que financiar al 40% mas rico de los pensionados con el 73% de los recursos si es justo.

La verdad me alcance a asustar de que el texto fuera escrito por un economista, claramente no lo es por eso fue que Andres Felipe trato infructuosamente de explicarle lo que para muchos es obvio, pero creo que la recomendación de nunca discutas con un politico en campaña debería ser algo que todas las abuelas deberían enseñar, por el simple hecho de que trataran de venderte algo que no son. Veo que en la coalición Colombia la línea de agresión de Claudia es la que domina, trate de ser como Fajardo, pero lamentablemente él también es de los Andes, como Robledo y Juanita.

Mateo Trujillo, CFA

07 de Mayo

28 Seguidores

Juan David, con mucho gusto le respondo sus comentarios, omitiendo también la...+ ver más

Juan David, con mucho gusto le respondo sus comentarios, omitiendo también la parte sarcástica y los argumentos ad hominen. Acepto y pido disculpas de que me equivoqué al mencionar en el anterior comentario lo del aumento del IVA. Lo tomé de una columna de opinión que desafortunadamente asumí como real por aparecer en un medio escrito bastante serio. De todos modos, las cifras del argumento principal sobre los beneficios tributarios otorgados siguen siendo válidas. En cuanto a lo del coeficiente de Gini, ciertamente es tan solo un indicador que tiene limitaciones como cualquier otro, pero que en principio ayuda a comparar y a realizar una primera aproximación. Se debe complementar con otros para no caer en interpretaciones como las que ud menciona del caso de Venezuela. Pero eso no quiere decir que se tenga que ignorar o despreciar. Por alguna razón lo utilizan instituciones como el Banco Mundial, el FMI y la CEPAL. Ahora bien, su desdén por la desigualdad como variable de análisis que "solo trasnocha a los de la trova cubana" porque a "los que aguantan hambre no les importa ser iguales sino tener para comer" es una caricaturización propio de la ortodoxia económica (y la economía vudú) que, basada en la teoría del bienestar y la hipótesis de Kuznets, considera que el mercado y la productividad conducen a la máxima producción y bienestar y es neutral en materia de distribución del ingreso, porque parte de la presunción de que la economía está en Pareto óptimo y por tanto es separable de la distribución del ingreso. Hoy en día, sin embargo, se ha superado esa concepción (entre otras cosas por el incumplimiento de la ley de Say). Muestra de ello es que, por ejemplo, uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas es la reducción de la desigualdad porque cada vez hay mayor consenso de que el solo crecimiento económico no es suficiente para reducir la pobreza si no es incluyente, porque la desigualdad i) puede inhibir el crecimiento y reducir el ritmo de disminución de la pobreza, ii) a menudo deteriora el proceso político, que puede impulsar políticas económicas erradas (recuerde la Gran Crisis Financiera del 2007) y iii) puede socavar la vida cívica y social, al dificultar cierto tipo de toma de decisiones colectivas (piense en la distribución de los recursos y la inversión en salud y educación pública, cuya carencia puede deteriorar el capital humano de ciertos sectores). Por algo el FMI, quien se ha desprendido en gran parte del dogma ciego de la ortodoxia económica, ha dicho que el aumento de la desigualdad es el desafío determinante (defining) de nuestra época. En relación a los beneficios al sistema financiero, me refiero a los $96,4 billones de ingresos no constitutivos de renta y los $20,6 billones de rentas exentas (más $10,9 al sector bancario) del 2010 al 2015. Para ese periodo la tasa promedio efectiva de tributación para el sector financiero fue de 9,8%, aunque en el 2015 fue de tan solo 7%, significativamente menores que las del sector industrial (21,6% y 19,4%, respectivamente). Por tanto, es una falacia pensar que cuestionar mayores beneficios tributarios para este tipo de sectores es oponerse al desarrollo del mercado de capitales. En fin, creo que el argumento principal y la evidencia presentados en el escrito no se han controvertido: la teoría del trickle down ha fracasado porque ha generado un aumento de la desigualdad que, a su vez, a deteriorado el crecimiento económico y aumentado los déficit fiscales en el mundo y en Colombia, en donde además las tasas efectivas de tributación son más bajas de lo que suelen reconocer los promotores de esta ideología, con sus dogmas que consideran como algo "obvio" y que han tratado de disfrazar de ciencia. Por último, yo también estudié en los Andes y respeto a sus profesionales y profesores al igual que el del resto de universidades. Por eso hice la salvedad de que afortunadamente no todos los que estudian economía tienen ese tufillo de iluminados, con sus sarcasmos llenos de prepotencia. (Y ni qué decir de cuando pertenecen a otra secta de fieles políticos. Puntillazo político).

Mateo Trujillo, CFA

04 de Mayo

28 Seguidores

Andrés Felipe, volvamos a los datos originales y al argumento central de mi a...+ ver más

Andrés Felipe, volvamos a los datos originales y al argumento central de mi artículo al que usted de entrada descalifica sin haber rebatido aquellos. No es mi intención hacer una revisión de las teorías y modelos neoclásicos desprestigiados después de la Gran Crisis Financiera del 2007. Con razón dijo Krugman que "la mayor parte de la macroeconomía de los últimos 30 años fue espectacularmente inútil en el mejor de los casos y positivamente perjudicial en el peor" o como dice Piketty "fue puramente especulación teórica y a menudo altamente ideológica". Los datos que presento de diferentes fuentes, tan respetables como el FMI (el mismo que promovía muchas de las teorías del Consenso de Washington, pero que después cambió de enfoque ante la evidencia contraria), reflejan que la narrativa del trickle down ha generado mayor desigualdad, menor crecimiento y mayores déficit fiscales en los países en donde se ha aplicado, incluyendo a Colombia. Ahí están las cifras. ¿Cuáles son falsas? ¿O qué otro factor o política explica ese resultado según usted? En cuanto a la propuesta de Duque, le comparto otro artículo en donde es más clara la posición que ha venido defendiendo en los diferentes debates y en la que claramente cuando habla de reducirle los impuestos a los privados se refiere principalmente a las grandes empresas y a los dueños del capital (http://www.centrodemocratico.com/?q=articulo/ivan-duque-presento-estrategia-para-bajar-impuestos-aumentar-la-inversion-y-reactivar-la) que fue la misma política que implementó Uribe (y Santos, de hecho), las cuales han profundizado la desigualdad. Por militar todavía en esta corriente dogmática de la economía es que propone entregar "10 años de incentivos tributarios para inversiones productivas que generen empleos permanentes y de calidad". Vale la pena aclararle que los contextos de Canadá y la mayor parte de países miembros de la OCDE son bastante diferentes al colombiano, en donde por nuestra historia la desigualdad de oportunidades se ve profundizada por la violencia y la exclusión social y, por tanto, se debe tener en cuenta. Andrés Felipe, estas son mis apreciaciones con respecto a lo que he tratado de estudiar desde diferentes puntos de vista y en las que me puedo estar equivocando. Por eso estoy abierto al debate respetuoso para corregir o enriquecer mis puntos de vista.

Gabriel Rodrigu...

05 de Mayo

0 Seguidores

A la gente se le olvida que Santos fue el primer elegido por Uribe y así supu...+ ver más

A la gente se le olvida que Santos fue el primer elegido por Uribe y así supuestamente se le volteo en la reelección , fue y sigue siendo el elegido, así no les guste de a mucho. Pasaran los años como dice el disco y lo veo difícil para que nos meta otro embuchado.

Mateo Trujillo, CFA

06 de Mayo

28 Seguidores

Gabriel, lo peor es que algunos no reconocen que en términos económicos los ...+ ver más

Gabriel, lo peor es que algunos no reconocen que en términos económicos los gobiernos de Uribe y Santos han sido prácticamente lo mismo, han implementado el mismo tipo de políticas. En cuanto a su predicción, yo diría que con los niveles de fanatismo y de pensamiento crítico en el país, cualquier cosa es posible. Un saludo.