Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

¿Una saga?: Barranca nuevamente en peligro de contaminación

 El origen de la actividad petrolera: un balance de cómo se encuentra Barrancabermeja, a tan sólo 22 kilómetros de la Cira Infantas “El pozo original”, pero también, epicentro del mayor desastre ambiental de la historia reciente del país.

Andrés Vargas Ferro
Andrés Vargas Ferro
Politólogo y periodista
183 Seguidores173 Siguiendo

0 Debates

29 Columnas

Columna

614

0

14 de Agosto de 2018

Barranca, capital petrolera del país, está en riesgo de sufrir nuevas afectaciones al ambiente. En el corregimiento El Centro, a las afueras de la Ciudad, cerca están en riesgo de ser víctimas, una vez más, del lodo y crudo que fue acopiado en la vereda Planta Nueva de la anterior tragedia ambiental “Lisama 158” y que por las lluvias torrenciales se saldría de control y podría afectar las quebradas de la Comunidad.

Es decir, vuelve y juega, en marzo de 2018 se presentó un afloramiento de crudo también a unos 40 minutos de Barranca, y del cual brotaron 550 barriles de petróleo, en las inmediaciones de un predio privado dedicado al cultivo de palma.

Pero con el perjuicio que más de 120.000 barriles de agua, lodo y aceite según publicó la , llegaron a los cuerpos de agua en la quebrada La Lisama, por las lluvias torrenciales que se presentaron y profundizaron la emergencia. Según la empresa pasó de un nivel “bajo” a uno de categoría “media”.

Seriedad con las comunidades para que no vuelva a ocurrir. Si ya se sabe que el agua lluvia puede afectar el territorio, en una delicada tensión por las emergencias ambientales, y que las cosas se pueden salir de control, por qué desgastar y poner en peligro la vida nuevamente de aproximadamente 400 personas y no asegurar la contención del desecho.

¿Dónde queda el mensaje que agua y petróleo pueden convivir cuándo el agua en los últimos meses está en riesgo? Pasó en Santander y en Boyacá en el Parque Natural Serranía de las Quinchas.

Estas fugas de hidrocarburos nunca han sido un lujo que el sector petrolero se pueda permitir y menos aún con el descontento en aumento de las comunidades de aceptar y apoyar la industria. ¿Cuántos golpes más espera la actividad de hidrocarburos para reventar la “licencia social”?

Otra vez podríamos contar esta historia, en la misma área de influencia en Barranca. ¿Se volverá esto una saga? Recordamos que en La Lisama se presentó un estado de emergencia ambiental que no se quiere repetir, el “agua lodo” bajó hasta las laderas de las quebradas Caño Muerto y La Lisama por unos 24 kilómetros manchando los cuerpos hídricos, hasta impactar el río Sogamoso y en donde murieron más de 2.400 animales, afectando gravemente la fauna y flora del lugar y cientos personas fueron reubicadas debido a la inestabilidad de la emergencia.

Profundiza sobre la emergencia "Lisama 158" y los 100 años del petróleo en Colombia en la crónica de investigación: